CONCESIONES

Baleares, única comunidad que ha solucionado la caducidad de concesiones

El Club Náutico de Can Picafort ha firmado su renovación por 35 años y ha sido la última instalación en adaptarse a la Ley de Puertos de 2005.
M.P.

La Conselleria de Territorio, Energía y Movilidad ha otorgado un nuevo título concesional, por 35 años, al Club Náutico de Can Picafort a raíz de la adaptación de este puerto a la Ley de Puertos 10/2005, que fue aprobada por el consejo de administración de PortsIB.



El Club Náutico de Can Picafort, al igual que otros 24 puertos que han visto renovada la autorización entre el 2005 y el 2017, disponía de una concesión que finalizaba de acuerdo con el previsto a la Ley de Costas de 1988 el 30 de junio del 2018.



Con su renovación, el Club Náutico ha adquirido el compromiso de ejecutar una inversión de 3.444.687,65 euros. Antes del verano, la entidad tendrá que presentar un proyecto de mejoras a realizar al puerto. Además, el club pagará un canon anual de 153.670 euros frente a los 4.128 euros que abonaba hasta ahora.



El conseller de Territorio, Movilidad y Energía del Gobierno de las Islas Baleares, Marc Pons, ha presentado estas cifras en una rueda de prensa acompañado del director general de Puertos y Aeropuertos, Xavier Ramis, y del presidente de la Asociación de Clubes Náuticos de las Islas Baleares, Miquel Suñer; del presidente del Club Náutico de Can Picafort, Antoni Monserrat, y de los vocales de la Federación de Asociación de Amarristas de las Islas Baleares, Antoni Palos (presidente de la asociación de amarristas la Colonia de Sant Jordi) y José Luis Karsi (presidente de la asociación de amarristas del Puerto de Pollença).



Con esta firma ha finalizado el proceso de adaptación de instalaciones portuarias a la ley autonómica. Las Islas Baleares es la primera y única comunidad autónoma que ha dado solución efectiva al problema de la caducidad de concesiones previstas a la Ley de Costas del 1988.



El conseller Marc Pons ha valorado el buen resultado que han supuesto estos acuerdos para los clubes náuticos “que hacen un trabajo fundamental en gestión, promoción y formación, de donde sale una buena parte de nuestra cantera de deportistas”.



Igualmente, ha añadido que “además de los clubes náuticos, que ganan seguridad jurídica, ganamos todos porque desde el 2005 hemos pasado de ingresar en cañones 124.000 euros a 9,87 millones, con el que supone para la viabilidad económica de una empresa pública como es Ports de les Iles Balears”.



Pons ha apuntado que, con este proceso, PortsIB ha dotado de seguridad jurídica a los concesionarios, y ha actualizado los cánones, mejorando los ingresos de la administración autonómica y permitiendo presupuestar nuevas inversiones, reducir deuda, y mejorando la calidad de los servicios para los usuarios.



Miquel Suñer ha recordado que el proceso de adaptación a la Ley de Puertos ha sido largo, pues se inició en 2005, y ha asegurado que “cuando la administración pública lleva una continuidad se hace un buen trabajo”.



El presidente de la Asociación de Clubes Náuticos de las Islas Baleares ha destacado que se debe “conservar el aspecto social de la náutica para que la gente de aquí pueda disfrutar del mar”. Suñer ha aclarado que esta afición “no se tiene que regalar pero el precio debe ser razonable”.



En esta legislatura, PortsIB ha cerrado y firmado cuatro acuerdos de renovación con los gestores de Santa Ponça, Puerto Portals, el Port de Pollença y el Can Picafort y ha pasado de una recaudación anual de 5,9 millones euros anuales a 9,86 millones de euros.



El director general de Puertos y Aeropuertos, Xavier Ramis, ha señalado que esta cifra de recaudación irá aumentando, pues los cánones que pagan los concesionarios se actualizan con el IPC y se hace una revisión cada diez años para que no haya distorsiones.



La inversión comprometida por los concesionarios en la mejora de las instalaciones portuarias de los puertos de gestión indirecta es de 107.146.627,28 euros, de los cuales 41 millones han sido comprometidos para ejecutar esta legislatura.