MEDIO AMBIENTE

GESTIÓN DEL LITORAL

Baleares prohíbirá el fondeo sobre posidonia por decreto

​​​​​​​El Govern balear presenta su borrador de decreto de protección de esta especie protegida, que garantiza el uso del ancla sobre arena y establece la obligatoriedad de usar las boyas en las zonas sometidas a control
MALLORCA PRESS

El borrador del decreto de protección de la posidonia del Govern balear contempla la prohibición de fondear sobre esta planta marina, así como la obligatoriedad de hacer uso de las boyas en las zonas habilitadas con dicho mecanismo. En el supuesto de que haya posidonia en las cercanías, el texto afirma que se “se ha de evitar que la cadena del ancla u otros elementos del  fondeo la puedan afectar”. El no cumplimiento de estas normas se sancionará con multas cuya cuantía no se ha especificado. Se considerará infracción leve destruir menos de un metro de posidonia, grave más de un metro y muy grave más de diez metros.



El proyecto de decreto, que será sometido a un periodo legal de alegaciones antes de su aprobación por el Consell de Govern, ha sido presentado esta tarde en el Aula del Mar por el conseller de Medio Ambiente, Vicenç Vidal, y por el director general de Espacios Naturales y Biodiversidad del gobierno balear, Miquel Mir.



Vidal no ha concretado si los futuros campos de boyas destinados a evitar el fondeo sobre posidonia serán gratuitos o de pago, ni si su gestión se llevará de manera directa o a través de concesionarios, ya que el control de estas zonas delimitadas puede ser solicitado por los ayuntamientos u otras administraciones a la Demarcación de Costas. En cualquier caso, ha asegurado, la gestión deberá regirse por lo que señale el decreto definitivo, que ha calificado de “pionero”.



Por su parte, Mir ha dado a entender que el fondeo sobre arena no estará sujeto a restricción “siempre y cuando la cadena del ancla no dañe la posidonia”, incluso dentro de las áreas delimitadas para las boyas.



En el preámbulo del borrador de decreto se recuerda que la posidonia oceánica es una especie protegida por la ley y que Baleares cuenta con el 50% del total de esta planta inventariado en España, “lo que da idea de su buen estado de conservación”; con todo, advierte de la existencia de “indicios sobre impactos que pueden poner en peligro su estado óptimo de conservación”.



El texto reconoce que las amenazas para la posidonia proceden tanto de tierra, y hace mención expresa a la problemática de los emisarios, como de las actividades en el mar, donde se refiere en concreto a la pesca y la navegación recreativa.



La presentación de esta tarde ha estado dirigida en exclusiva a los medios de comunicación y se ha impedido la entrada del presidente de la Asociación de Navegantes Mediterráneo, Biel Dols, y otros miembros de esta entidad que se han enterado de la convocatoria y querían conocer el borrador de primera mano. Dols ha lamentado que “al sector náutico representado por ADN le vetan la entrada en un acto con el conseller”.