MEDIO AMBIENTE

PRIVATIZACIÓN DEL MAR

Sóller tendrá boyas de pago

El Ayuntamiento desoye las advertencias sobre la contaminación y dice que se acogerá al “decretazo” de la posidonia para prohibir el fondeo porque "hay demasiados barcos"
JUAN POYATOS

El alcalde de Sóller, Jaume Servera, de MES, pretende “regular el fondeo” y pedir urgentemente la instalación de boyas de pago. El Consistorio se acogerá al “decreto de la posidonia” de la Consellería de Medi Ambient.



Según explicó el alcalde en una reunión con José María Jiménez, portavoz de las empresas de chárter, y un representante de la UIB, “en verano hay demasiados barcos fondeados y hay que reducir las anclas para evitar el deterioro de la posidonia en el fondo del Port”.



En este  momento el biólogo de la UIB Antonio Busquets intervino y dijo que “el problema de la posidonia no son las anclas, es la contaminación, en especial la proliferación de aguas fecales, que enturbian el agua e impiden que la luz solar llegue a las plantas del fondo. Para mejorar la salud de los fondos lo que se debería hacer es, en primer lugar, evitar los aportes de fecales y otros elementos contaminantes”.



En ese punto de la conversación el alcalde, y su regidor de Medio Ambiente Pep Lluís Puig, afirmaron que “en cualquier caso hay demasiados barcos”, zanjando el tema científico y medioambiental.



José María Jiménez, en representación del sector del chárter, explicó al alcalde que “el Port de Sóller es el único lugar de resguardo en la Tramontana; sería una imprudencia impedir un día a un barco, en especial a un chárter, que entre en el Port a refugiarse por mal tiempo o cansancio”. El alcalde respondió que, “en ningún caso se impedirá la entrada en el Port por motivos de seguridad”.



José María Jiménez sugirió que en cualquier caso se contara con el sector antes de tomar decisiones que afectan a la seguridad y subrayó que “el modelo de gestión de las boyas de Cabrera es el menos malo". Es decir, gestión directa de la administración. Jiménez explicó al alcalde que “dar las boyas en concesión a una empresa privada sólo aumenta los problemas, ya que se acaba gestionando un espacio público para uso privado y hacer negocio, olvidando el principal objetivo, proteger la posidonia y dar seguridad a los barcos con un buen tenedero”.



Análisis / J.P.



Lo que no entiende el alcalde Servera



Lo que tal vez no ha tenido en cuenta el alcalde de Sóller, y es un tema muy importante, es que la gran mayoría de embarcaciones que hay fondeadas en verano en el Port son propiedad de vecinos del lugar. Mucha gente tiene o busca un pequeño muerto en el fondo del Port al llegar el verano y allí coloca su barca. Esto es casi una tradición para mucha gente del pueblo. La barca, remolcable normalmente, pasa el invierno en una finca o en una cochera y en un muerto en el Port durante el verano. Prohibir el fondeo sin un estudio científico previo, como le ofreció en esa reunión la UIB; ignorar o pasar por alto el problema real de la posidonia, el aporte de fecales, es fatal para todos, pero desconocer la idiosincrasia, las costumbres y las tradiciones de los habitantes de Sóller es realmente triste.