SECTOR NÁUTICO

MANTENIMIENTO

Los 7 mágicos para ahorrar en velas

Viento, sol, lluvia de barro, hongos, polución, óxido, roces contra el aparejo destruyen sus velas y otros textiles expuestos a la intemperie. Se puede ahorrar dinero siguiendo estos siete puntos. Puede hacerlo personalmente o pedir ayuda profesional, pero hágalo.
JUAN JOSÉ MERAYO

1. Lave las velas con agua dulce. Saque cuidadosamente la sal y suciedad que agreden las costuras. Debería hacerlo, por lo menos en la mayor, una vez al año, con los genovas dos veces. Se hace con abundante agua, jabón y un cepillo suave. Esto mantendrá las costuras fuertes y flexibles.



2. Mantenga las velas secas. Seque muy bien sus velas antes de cubrirlas o guardarlas en un saco. Los hongos son felices en la humedad y oscuridad. No utilice cubre velas de telas plásticas o impermeables pues retienen la humedad. En velas de Dacron puede utilizar un poco de lejía para sacar las esporas y prevenir su crecimiento. Jamás use lejía en velas de Kevlar o de Nylon, como spinnakers.



3. Enrolle o doble las velas correctamente. Las buenas velas de Dacron mantienen su forma, en parte por su rigidez, por lo que deben ser dobladas y guardadas con cuidado. Lo mismo vale para las velas laminares y menbranas. También es cierto que las vela de crucero, en general, son enrolladas o plegadas sobre la botavara por lo que en condiciones de navegación no sufren nada.



4. Si no navega, quite las velas. Si en invierno no navega o si por alguna razón va estar una temporada inactivo, no las deje a la intemperie sin razón.



5. Revise bien los sobres de sables. Su primera parada cuando revise sus velas debe ser los extremo de lo sobres de sables, tanto de mayor o los, ahora más comunes, verticales en los genovas enrollables. Hágalos reforzar por su velero si es necesario.



6. Con paciencia revise costura por costura. Busque descosidos, hilos quemados y, por supuesto, roturas. Las zonas más comunes son la balumas expuestas al flameo y al sol en los génovas. También los lugares en contacto con el aparejo, marque el sector con un circulo para un futuro parche.



7. Revise los herrajes y su fijación con la vela. Tablilla, contenedores de sables, garruchos, carros de sables forzados, anillas, mosquetones, no solo busque roturas sino también deformidades



Los materiales para fabricación de velas se dividen en dos grupos básicos: las telas tejidas y otras que son un sándwich de distintos materiales pegados, básicamente fibras, dispuestas en varios ángulos, contenidas entre dos láminas.



Las telas laminares son más livianas y se estiran menos que las tejidas pero requieren un cuidado especial para mantener sus capacidades. Controle sus velas laminares periódicamente, ponga pequeños parches adhesivos para evitar males mayores y/o consulte su profesional velero.



Todas las velas no pueden estar en el mismo saco, las fabricadas con materiales baratos, duran menos o nada. Hay una gran diferencia en la vida útil de la buenas velas con las otras, de las que mejor no hablar.