REPORTAJES

PLAN ADB2020

Cómo obtener el 90% de deducción fiscal por apoyar a deportistas

El Consejo Superior de Deportes (CSD) ha puesto en marcha un plan de soporte al deporte base que contempla importantes desgravaciones en los patrocinios privados.
Pepe Quiroga

La medida, que se podría aplicar a disciplinas como la vela o el piragüismo, en las que Baleares cuenta con muchas posibilidades olímpicas, aparece contemplada en la Ley de Presupuestos Generales del  Estado y su objetivo es aumentar el número de practicantes de deporte en la población escolar y universitaria, mejorar la tecnificación y lograr una mayor motivación de los deportistas en las diferentes etapas de su carrera.



Según las especificaciones del CSD, las empresas podrán destinar el 15% de su gasto publicitario a la ayuda del deporte base y deducirse el 90% de dicha «donación» en la cuota del impuesto sobre sociedades. Esto significa que si, por ejemplo, una sociedad destina 400.000 euros anuales a publicidad, podría donar 60.000 a uno o varios proyectos de deporte base y recuperar 45.000. Para ello es necesario que la publicidad sea declarada como «esencial»  y cumplir con las estrictas normas del manual de marca del plan ADB 2020, cuyo logotipo oficial deberá aparecer en todos los soportes objeto de la campaña.



Pere Antoni Borrás, profesor del área de Educación Física y Pedagogía de la Universitat de les Illes Balears (UIB), entiende que el plan «está pensado para apoyos genéricos a una sección o a un club» y que el acceso a las ayudas debe hacerse a través de proyectos de desarrollo del deporte base en clubes, federaciones o ayuntamientos. De este modo quedarían fuera los patrocinios de regatas, que «podrían entrar como propuesta pero que no responden al objeto principal del plan».



Tanto la Federación Balear de Vela (FBV) como la Asociación de Clubes Náuticos de Baleares (ACNB) están al corriente de la puesta en marcha del plan, pero de momento se debaten entre la prudencia y el escepticismo. Chimo González Devesa, presidente de la FBV, considera que hay varios aspectos que deberían aclararse, como qué requisitos ha de reunir el apoyo al deporte de base para ser considerado «de excepcional interés público». «Lo ideal –afirma– sería que los campeonatos y copas de España de vela, así como las regatas internacionales, entraran en este capítulo, y también los proyectos de tecnificación que ya estamos desarrollando con la base».



Rafael Palmer, gerente de la ACNB, considera por su parte que «todo dependerá de lo que pase con los presupuestos», pero no ve claro que el plan ADB 2020 sea un «sustituto válido» a la Ley de Mecenazgo Deportivo que la Confederación Española de Asociaciones de Clubes Náuticos (CEACNA) viene solicitando desde hace varios años. «Existe el riesgo de que todo esto quede en humo, pero en cualquier caso hemos decidido analizar el plan en el próximo simposio de clubes náuticos del año que viene», añade Palmer.



Uno de los aspectos controvertidos de la propuesta del Gobierno es que las sociedades sólo puedan destinar un 15% de su presupuesto publicitario al deporte de base. Ello impide el acceso a las ayudas a empresas pequeñas que tradicionalmente han venido centrando sus estrategias de imagen y publicidad en ayudar a jóvenes deportistas. Las vela y el piragüismo son un claro ejemplo de este micromecenazgo privado que, tal y como está planteado el proyecto del Gobierno, no obtendría beneficio alguno.



De hecho, las donaciones no se pueden realizan directamente al club o la federación, sino que se canalizan a través de la Fundación Deporte Joven, adscrita al CSD, que es quien recibe el dinero y luego lo distribuye «entre los proyectos aprobados con arreglo a los objetivos del plan» y que deben estar orientados al deporte escolar y universitario.



La web oficial del CSD ya tiene operativa toda la información del plan ADB2020, incluidos los tipos de formularios a presentar, con un Manual de Marca ADB de 140 páginas en el que se explica cuáles son los requisitos para poder optar a las desgravaciones.