GASTRONOMÍA

GASTROMANSO

Memorias de un cocinero anfibio

El holandés Hilbert Sluiter, residente en Mallorca, lideró los fogones del ABN Amro que ganó la Volvo Ocean Race de la edición 2005-06
MIGUEL MANSO

Grande como una marmita, Hilber Sluiter (1969) es un cocinero anfibio. Este gigante holandés ha recalado en Mallorca después de gobernar en el agua los fuegos de yates lujosos y, en tierra, los de restaurantes con estrella Michelin (Hotel Vreugd).



Pero si algo recuerda con entusiasmo es su paso por el ABN Amro I, el barco ganador de la regata Volvo Ocean Race en la edición de 2005-06. El equipo patroneado por Mike Sanderson contrató a Sluiter para equipar la cocina, elaborar los menús y apaciguar el estómago de un equipo compuesto por 180 personas, entre deportistas, personal de marketing y administración. “El equipo seguía el periplo del velero con tres camiones tráiler. Nosotros teníamos dos contenedores con sendas cocinas que se iban relevando por los puertos”, explica Hilbert.



Durante la travesía, la tripulación comía bolsas de alimentos deshidratados. Sólo cuando atracaban en los puertos podían degustar las delicias de Hilbert. Las dos semanas que permanecían en tierra se convertían en una fiesta para sus estómagos. Merece la pena recordar las palabras del navegante Stig Westergaard cuando se le preguntó por esos precocinados. “Estoy tan cansado de comida deshidratada congelada que no puedo describirlo. Me niego a comer más arroz y curry. Den a un convicto durante unos días arroz y curry y confesará cualquier cosa. Yo sólo pienso en la cocina francesa. Pueden ponerme cualquier cosa en el plato y les besaré los pies”, reconocía Stig Westergaard.



Cuando el chef holandés llegaba a Melbourne, Cape Town o Río de Janeiro, lo primero que hacía era arrasar con los supermercados ante la mirada atónita de los gerentes y reponedores. “De una tacada dejábamos desabastecida la carnicería, la frutería, la pescadería y el estante de los chocolates”, recuerda Hilber Sluiter. Luego montaba un buffet variado donde predominaban la proteína, los hidratos y la ensalada. “Un regatista puede consumir hasta 4.500 calorías al día. Uno solo devoraba el equivalente a cuatro raciones de lasaña”, afirma.



Aquella época al frente de la cocina del ABN Amro fue “apasionante”, dice con nostalgia. Pero también su participación en eventos de motor. En el asfalto ha trabajado para escuderías de coches en carreras de resistencia. “Cocinas durante 48 horas seguidas sin descansar. Empiezas el sábado a las seis y media de la mañana con el desayuno del equipo y luego con el de los invitados VIP. Los pilotos se relevan cada hora y media por el día y cada tres horas por la noche. Servía platos constantemente”, rememora.



Su paso por los yates de lujo no le ha dejado tan buen sabor de boca. “Trabajas desde las seis de la mañana hasta las once de la noche sin descansar. Te pagan bien pero al final no compensa porque no tienes días libres y trabajas un montón de horas. En el último yate cobraba 8.000 dólares. El barco medía más de 50 metros y sólo duré tres días. La dueña era muy caprichosa. Me obligó a tirar un montón de botes de ketchup Heinz porque, según decía, sabían raros. Yo los probaba y no encontraba ninguna diferencia. Otro día me hizo cocinarle unos espaguetis durante 30 minutos y todavía se quejaba de que estaban duros. Se los acabé metiendo en el microondas a máxima potencia con agua durante diez minutos. Y solo así se los comió”, relata a media sonrisa.



Después de montar su propio restaurante en Mallorca (Zee en Cala Estancia), ahora es el jefe de cocina en el restaurante de IKEA, donde disfruta de un horario más razonable y un éxito de público diario. Hasta tal punto que se prepara para dar cenas por las noches. Eso no es óbice para que, de vez en cuando, brote un hilo de nostalgia con sabor a regata y asfalto. A cocina para pilotos y regatistas. A hombres que consumen menús de cíclopes.



---



NOTA: Hilbert Sluiter ofrece un taller de cocina en el mercado del Olivar el día 25 de marzo organizado por Ventajon (Club de ventajas). Más información club.ventajon.com/eventos/tallerdecocina.