PUERTOS

INFRAESTRUCTURAS

El Govern da luz verde a las marinas secas y los campos de boyas

El conceller Marc Pons presentó la propuesta del Plan General de Puertos de las Islas Baleares para los próximos 15 años
M.P.

Reordenación del espejo de agua al abrigo o del espacio en tierra para ubicar nuevos amarres, creación de campos de boyas adyacentes a las instalaciones portuarias, mejora de la red de marinas secas y mejora de la actual red de rampas de varada para facilitar el acceso al mar. Esas son las cuatro líneas principales de actuación del Plan General de Puertos de las Islas Baleares 2018-33 que presentó ayer el conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons.



El documento, que planifica el futuro de los puertos de las Islas, se encuentra ahora mismo en fase de consultas con entidades y asociaciones y pretende aportar una visión global de los puertos de las Islas, partiendo de un estudio y diagnosis del sector náutico para detectar las necesidades de futuro y poder atender la demanda.



Marc Pons destacó que la propuesta de este Plan es una de las tres patas que han marcado la política en materia portuaria del Govern. “Primero, se ha consolidado económicamente el ente Puertos de las Islas Baleares, a partir de una gestión que refuerza la empresa pública y le garantiza un futuro económico viable. En segundo lugar, se han replanteado las concesiones portuarias, de tal manera que se han asegurado unos ingresos anuales superiores a los 10 millones de euros anuales. Y en tercer lugar, hacía falta planificar las infraestructuras portuarias de la comunidad para los próximos 15 años una tarea que cubre el Plan General de Puertos” afirmó Pons.



Algunas de las actuaciones propuestas en Mallorca por este Plan son la reordenación de la dársena sur del puerto de Andratx, la reordenación de la zona interior del varadero de Punta Portals y la reordenación del puerto de Palma, habilitando nuevas zonas para la náutica deportiva y para atraer a embarcaciones de mayor eslora.



Además propone la ampliación del dique de abrigo de la Colonia de Sant Jordi, con posibilidad de crear más amarres estivales para la época estival, la remodelación de la dársena interior del puerto de Cala Gamba, la creación de amarres estivales en Porto Cristo, la reordenación de la lámina de agua del puerto de Alcúdia y la ampliación de pantalanes del Club Náutico de Pollença.



El Plan rechaza la posibilidad de crear nuevos puertos deportivos o de ampliar los existentes, por lo que ante la demanda de amarres apuesta por la creación de campos de boyas en Port Adriano, Puerto Portals, Colonia de Sant Jordi, Cala Figuera, Porto Petro, Porto Colom, Porto Cristo, Puerto de Pollença y Puerto de Sóller.



Las marinas secas serán otra de las posibilidades que apunta el documento que propone habilitarlas en el puerto de Alcúdia, Santa Ponça, Sant Antoni de la Playa, Sa Ràpita, Cala d’Or, Porto Cristo, Colonia de Sant Pere, Can Picafort, Puerto de Bonaire y Puerto de Pollença. También realizará actuaciones en las rampas de varada de Palmanova, Cala Gamba, S’Estanyol, Se Estanyol, Sa Ràpita, Porto Colom, Cala Bona, Pollença, Sóller, Estellencs, S’Oberta (Muro) y Es Barcarès (Alcúdia).



El Plan General de Puertos de las Islas Baleares contempla actuaciones en los puertos de gestión autonómica, pero apuesta por una visión global del sector náutico y por eso también incluye aquellas intervenciones que ya contemplan las administraciones competentes en otros puertos y que ayudan a dar salida a la demanda del sector náutico.



Los criterios que marcan esta propuesta son el mantenimiento de la gestión pública de los puertos de las Islas, la optimización de las infraestructuras portuarias existentes sin necesidad de hacer ampliaciones ni construir nuevos puertos, la necesidad de integrar cada zona portuaria con los cascos urbanos, y facilitar el acceso universal al mar por parte de residentes y visitantes.



En este sentido, se apuesta por una nueva cultura de gestión de los amarres, sobre todo los de gestión directa, para incentivar el uso compartido de un mismo punto de amarre y también favorecer el uso compartido de embarcaciones.