PUERTOS

TRIBUNALES

El juez del caso Mar Blau acusa a un empresario de Formentera de "empozoñar" el proceso

El instructor de la causa que investiga el amaño de concursos portuarios afirma en una providencia que Angel Bustos actúa con "mala fe" para "dilatar" el sumario
JOSÉ LUIS MIRÓ

El titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Palma, Antoni Rotger, ha desestimado los recursos presentados por varios de los investigados en el caso Mar Blau solicitando que se retiraran los cargos contra ellos.  El juez ha comunicado que no ha lugar, entre otras, a las peticiones del ex presidente de la patronal española, Gerardo Díaz Ferrán; el ex presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares, Francesc Triay, y el ex secretario y asesor jurídico de este organismo, Jaume Ferrando, a los que se imputan diversos delitos relacionados con la alteración de concursos públicos de instalaciones portuarias.



En la mayoría de las providencias, el juez se limita a considerar que no hay razones para atender el recurso, sin más, pero en otras utiliza expresiones bastante contundentes. Es el caso, por ejemplo, del empresario afincado en Formentera Angel Bustos, responsable de la concesión  del puerto denominado Marina Formentera, al que Rotger atribuye “mala fe procesal” y el “ánimo de empozoñar y dilatar aún más la tramitación de este proceso”.



Bustos, a quien Rotger solicita que se juzgue por un presunto soborno a un funcionario, había pedido que se expulsara del procedimiento a la acusación particular ejercida por la entidad Formentera Mar, de la que es propietario el empresario Nicolás Mayol, en atención a la animadversión que éste le tiene. Rotger señala que Formentera Mar está personada en la causa desde finales de 2010 y ha participado “en todas las actuaciones que le han interesado a la vista, ciencia y paciencia del resto de las partes”.



Mar Blau es uno de los asuntos de corrupción más graves que se han descubierto en Baleares, si bien no ha gozado de la repercusión que sí han tenido en los medios asuntos de menor envergadura pero con protagonistas más notables. El juez Rotger consideró en su auto de cierre de la investigación que la corrupción en la APB fue sistémica durante los años en los que el ingeniero Angel Matías estuvo al frente de su dirección y habla incluso de que varios de los investigados en el sumario actuaban como una “organización criminal”.



Las acusaciones particulares ya han presentado sus escritos y solicitado penas de prisión para los acusados. La Fiscalía Anticorrupción aún no se ha pronunciado.