CÓDIGO AZUL

JOSÉ LUIS MIRÓ

Periodista desde 1991. Subdirector de Mallorca Press y de Gaceta Náutica. He sido redactor jefe y columnista de El Mundo de Baleares. Ejerzo de responsable de comunicación y jefe de prensa de varias entidades náuticas que nada tienen que ver con lo que aquí opino. Asesoro a empresas en materia de comunicación. Navego cuando puedo.

Ataque a los clubes: así se gentrifica la náutica de recreo en España

Todo el mundo en nuestro sector sabe que existe una trama organizada para acabar con los clubes náuticos y convertirlos en aparcamientos de yates

Un monitor da sus primeras lecciones a un niño en la escuela del RCNP. © Laura G. Guerra.

Que el Real Club Náutico de Palma no tenga garantizada su continuidad tras 74 años de historia y todo lo que en este tiempo ha aportado a la sociedad y a la cultura marítima de Mallorca es demencial. No hay que darle más vueltas al asunto. Ningún país civilizado dejaría que se echara a perder un patrimonio de estas características. Pero que eso pueda ocurrir, encima, por una cuestión puramente formal (¡qué más da “concesión” que “contrato de servicios” si ni siquiera la administración portuaria es capaz de distinguir una cosa de la otra!) es aún peor: es ser del género idiota.

Podrían los más insignes hombres y mujeres de leyes -abogados del Estado, miembros del consejo de ídem y asesores jurídicos- teñir los cinco océanos con la tinta de su prosa infumable, que nada, absolutamente nada, justificaría la desaparición del RCNP, la entidad de su clase más prestigiosa y respetada de España, y posiblemente del mundo.

Esto último lo sabe cualquier persona con unos mínimos conocimientos de cultura náutica. Pero lo desconocen todos esos letrados gozosos de bucear en las disposiciones, adiciones y demás minas de profundidad incrustadas en la Ley de Puertos del Estado sin dedicar una milésima de segundo de su proceso intelectual a valorar las consecuencias subyacentes de sus actos. Qué triste que tan altas instancias tengan semejante desapego de la realidad.

¿A quién puede importarle lo que ponga el título concesional del RCNP si hay pruebas demoledoras de que lleva dos décadas siendo tratado como una concesión y tiene, por tanto, todo el derecho del mundo a una prórroga? ¿Cómo pueden la abogada del Estado y los políticos aparcados en el Consejo de Estado ignorar en sus dictámenes 20 años de tolerancia administrativa y el valor capital que eso tiene como acto propio y vinculante, tal y como se verá en los tribunales? ¿Estos son los juristas de referencia, la élite de las leyes? Qué Dios nos pille confesados.

Seamos claros, por favor, y no nos dejemos narcotizar por debates insustanciales. Veamos, en primer lugar, quién y con qué intenciones está tratando de dinamitar la renovación de los principales clubes náuticos del archipiélago.

Del sujeto nos consta que es un “reputado abogado madrileño” con contactos en las esferas ministeriales y una capacidad de empozoñar expedientes verdaderamente prodigiosa. Nos ahorramos dar aquí su nombre porque no es un tipo famoso y a nadie le diría nada, pero sí podemos revelar, por ejemplo, que ha tenido trámite de audiencia en el Consejo de Estado (lo que se le ha negado al RCNP) y que es uno de los instigadores del caso judicial que tiene paralizada a la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) desde hace casi dos años.

Sería muy preocupante que la juez que investiga el asunto se creyera las patrañas que, a buen seguro, le habrá contado el citado individuo sobre la naturaleza de los clubes náuticos. Llevo oyendo esas mismas mentiras desde que empecé a informar sobre este sector hace más de 20 años. Casi siempre en boca de personajes con avidez de lucro, en cuyas cabezas no entra que alguien pueda realizar un servicio a la comunidad por razón ajena al dinero.

Ahora vayamos al objeto, al móvil. ¿Qué pretende el reputado letrado en cuestión? Pues muy simple: allanar el terreno para que sus clientes, sociedades mercantiles interesadas en el negocio portuario, se hagan con el control de los clubes náuticos para transformarlos en rentabilísimas marinas.

Ah, es usted uno de los millones de españoles que no sabe distinguir un club de una marina. No se preocupe, yo le ayudo: lo que persigue la operación de derribo de los náuticos y marítimos, entidades sin ánimo de lucro dedicadas a la promoción del deporte regulado por las federaciones deportivas, es convertir sus instalaciones en aparcamientos de embarcaciones inalcanzables para los residentes locales. Yates de verdad, no esos veleros de 40 pies a los que usted, seguramente, también llama “yate” en tono peyorativo.

Lo que busca la trama, en definitiva, no es otra cosa que expulsar a la clase media del mar como espacio de recreo. Lo que vendría a ser la gentrificación de los puertos. Lo hace aprovechándose de ese prejuicio tan embutido en la opinión pública y en las clases dirigentes españolas según el cual todos los aficionados a la náutica son poco menos que unos millonarios excéntricos. Y valiéndose, también, del desconocimiento supino que periodistas, políticos, funcionarios, abogados del Estado y demás órganos informantes tienen sobre todo lo que concierne al mar y sus gentes.

Qué tragedia que algo así ocurra en una isla cuyos primeros pobladores fueron necesariamente navegantes.

El GOB se hace trampas al solitario (y la prensa le sigue la corriente)

​​​​​​​A los ecologistas subvencionados con 281.000 euros por el Govern no les gustan los datos de las inspecciones de pesca porque contravienen su relato. Los medios, en lugar de ceñirse a las cifras, prefieren divulgar las impresiones percibidas “boca-oreja” por esta entidad.

La APB sólo tiene que elegir el precio del café

Puertos no puede seguir tirando el balón hacia delante con todos los asuntos que tiene sobre la mesa. Que decida: o hace caja o garantiza el acceso a los puertos de las economías medias. No hay más.

El caso vertidos y las cartas marcadas de Més

Es imposible que el partido político Més (y en general toda la izquierda española) pierda la partida: si un juez le da la razón, bien; si no, la Justicia es una cloaca. Y así con todo.

El PP también criminaliza a los navegantes

El portavoz popular compra el relato de Més y pide más vigilancia para evitar que "se tiren anclas sobre posidonia" en Ibiza y Formentera

Ibiza y el caso Puertos

La cuestión nuclear de esta nueva pieza separada está en la presunta extorsión al club náutico y la APB

Lío monumental en el varadero

La burocracia amenaza con liquidar a las empresas de mantenimiento de yates

La alargada sombra de la posidonia

La sorprendente revelación científica de que existen hábitats que necesitan «mucha más protección» y a los que nadie presta atención

El cartelito de los peces y la estafa de la sostenibilidad

El concierto de Los 40 pagado con la falsa ecotasa no tiene nada que ver con el medio ambiente, pero en el cartel hay delfines y medusas

El ecologismo mercantil se queda sin el pretexto de la posidonia

Ante la evidencia de que los fondeos en posidonia son residuales, los ‘antibarcos’ se buscan otros argumentos: la “saturación” y el “ruido de origen antropogénico”.

Plan de Puertos: Baleares condena la navegación a vela

Sólo el 9% de los barcos matriculados son veleros porque no hay amarres. El Govern ha aprobado un plan de puertos que prohíbe ampliar las instalaciones y apuesta por las motoras. Todo muy sostenible.

La APB necesitá cambios más profundos

No basta con sustituir al director nueve meses después de la operación de la Fiscalía Anticorrupción

Més y el PP deciden no remover la mierda

Dos partidos que teóricamente están en las antípodas el uno del otro escenificaron un paripé para que no se note que están de acuerdo en no pisarse la manguera

El ninguneo de Yllanes a la feria náutica virtual

La Cámara de Comercio, dispuesta a sacar adelante el Balearic Yacht Show digital con independecia de lo que opine el IDI

Gracias, diputado Ferrá, nos anima usted a seguir

No exageremos. Ni la democracia ni la libertad de información están en peligro porque un político de segunda línea insulte a Gaceta Náutica. La cuestión es que el diputado Ferrá no puede refutar la veracidad de nuestras informaciones sobre los vertidos. Por eso las llama “campaña”

Si funciona, apuesta por ello

Baleares se ha dado de bruces abruptamente con las consecuencias de un modelo basado en el monocultivo del turismo y es preocupante que en lugar de buscar alternativas realistas, como la náutica, donde tanto tenemos que ofrecer, nuestros gobernantes ya hayan decidido que seguirán dándole la espalda al mar

Gual y la teoría de la conspiración

La Fiscalía, la Guardia Civil y el Juzgado habrían actuado al dictado de una supuesta mafia, según la tesis que han puesto a circular personas allegadas al ex presidente

Son de secano

Podemos estigmatiza a la náutica con su campaña de impuestos a los ricos mientras su líder en Baleares dirige el Palma Boat Show y subvenciona a las asociaciones de grandes yates

El Govern debe exigir al Estado todas las competencias portuarias

La crisis del Covid-19 pone de manifiesto la discriminación que sufren las empresas náuticas que operan bajo competencia de Puertos del Estado

La unión (de la náutica) hace la fuerza

El sector está demostrando desde hace dos meses su fortaleza gracias a la suma de todos sus actores, desde la industria más grande hasta el más humilde navegante. Ojalá este espíritu de equipo perdure más allá de la pandemia