CÓDIGO AZUL

JOSÉ LUIS MIRÓ

Periodista desde 1991. Subdirector de Mallorca Press y de Gaceta Náutica. He sido redactor jefe y columnista de El Mundo de Baleares. Ejerzo de responsable de comunicación y jefe de prensa de varias entidades náuticas que nada tienen que ver con lo que aquí opino. Asesoro a empresas en materia de comunicación. Navego cuando puedo.

El cartelito de los peces y la estafa de la sostenibilidad

El concierto de Los 40 pagado con la falsa ecotasa no tiene nada que ver con el medio ambiente, pero en el cartel hay delfines y medusas

Un tiburón, un cangrejo, una medusa, una tortuga, un delfín… Y en el centro del cartel, el logotipo de los 40 Music Awards Illes Balears, el concierto organizado por el Grupo Prisa al que el Govern balear habría destinado 991.736 euros procedentes de los fondos del Impuesto para el Turismo Sostenible (ITS), eso que algunos se empeñan en seguir llamando “ecotasa” a pesar de que no es necesariamente eco ni es desde luego una tasa.

Permítanme que en lugar de sumarme a la indignación más o menos generalizada que ha provocado el otorgamiento de la millonaria subvención gubernamental a un grupo mediático afín, echando para ello mano del cajón del controvertido ITS, ponga el acento de estas líneas en el cartelito de las especies marinas con el que nuestras autoridades han pretendido adornar el asunto.

Sabiendo por varias desgraciadas experiencias cómo funciona esto del marketing y la sostenibilidad, la cosa debió suceder más o menos de la siguiente manera:

-Oye, ¿y cómo justificamos destinar a dedo este pastizal con fondos del ITS?

-Diremos que es para promoción turística. Estará Rosalía y vamos a colocar la imagen de Baleares en todo el mundo. Hay que venderlo como una inversión.

-Vale, genial, ya tenemos arreglado lo del turismo. ¿Qué hacemos con lo de “sostenible”?

-He pensado que hagamos un cartel de color azul con muchos pececitos. ¿Qué te parece?

-Eres un genio.

Ríanse si quieren, pero no hay reunión de comunicación empresarial que no se desarrolle en parecidos términos y en la que no se trate como prioridad el “enfoque medioambiental” y/o la “perspectiva de género”. Da lo mismo si esa empresa organiza conciertos, vende depósitos bancarios, gasolina, coches, barcos o fabrica aparatos electrónicos con el coltán arrancado a sangre de las minas africanas. Lo importante es la sostenibilidad. Hay que dejar claro que se es sostenible y, por supesto, se está comprometido con el medio ambiente y la igualdad; o mejor dicho: hacer creer ambas cosas, por lo general falsas. Porque de lo que en realidad se trata es de pillar o repartir cacho entre los amigos, ya sea de los fondos europeos o, como en este caso, de una ecotasa fake. Nunca las plantas marinas y las mujeres habían sido tan groseramente manoseadas por la publicidad y los cazadores de subvenciones públicas.

El asunto del concierto de Prisa, que en el fondo no es tan distinto de lo que en su día significó soltarle un millón y pico a Urdangarin para que montara en Palma un congreso en el que solo se dijeron sandeces y vacuidades, parece haber irritado bastante a la rama ecosoberanista del gobierno balear. Digo parece, porque no puede ser verdad.

Més, al igual que Podemos, pretende hacer oposición desde el poder, caminar sobre moqueta con los andrajos del activismo, pero la pose ya no cuela. Los independentistas regionales son parte del ejecutivo (por mucho que amenacen cada dos días con romper el pacto) y, por tanto, corresponsables de las subvenciones que adjudican con cargo a la caja de la ecotasa o cualquier otra partida.  

Más aún si, como revela hoy el periodista Miguel Angel Font en OK Baleares, el contrato entre el Govern y la Cadena Ser lleva, entre otras, la firma nada más y nada menos que de la consellera de Asuntos Sociales, Fina Santiago, líder de Iniciativa-Els Verds, formación ecologistas integrada en la coalición llamada Més.

El rasgado de vestiduras ecosoberanista no puede ser otra cosa que una performance dirigida a la propia galería. Lo contrario significaría que no saben ni lo que rubrican. Es evidente que de no haberse destapado el escándalo gracias, primero, a la emisora Es Radio y posteriormente al resto de medios que le han dado cobertura, el cartelito de los peces y las medudas le hubiera parecido a Més un pretexto lo suficientemente “sostenible” como para no abrir la boca.

El ecologismo mercantil se queda sin el pretexto de la posidonia

Ante la evidencia de que los fondeos en posidonia son residuales, los ‘antibarcos’ se buscan otros argumentos: la “saturación” y el “ruido de origen antropogénico”.

Plan de Puertos: Baleares condena la navegación a vela

Sólo el 9% de los barcos matriculados son veleros porque no hay amarres. El Govern ha aprobado un plan de puertos que prohíbe ampliar las instalaciones y apuesta por las motoras. Todo muy sostenible.

La APB necesitá cambios más profundos

No basta con sustituir al director nueve meses después de la operación de la Fiscalía Anticorrupción

Més y el PP deciden no remover la mierda

Dos partidos que teóricamente están en las antípodas el uno del otro escenificaron un paripé para que no se note que están de acuerdo en no pisarse la manguera

El ninguneo de Yllanes a la feria náutica virtual

La Cámara de Comercio, dispuesta a sacar adelante el Balearic Yacht Show digital con independecia de lo que opine el IDI

Gracias, diputado Ferrá, nos anima usted a seguir

No exageremos. Ni la democracia ni la libertad de información están en peligro porque un político de segunda línea insulte a Gaceta Náutica. La cuestión es que el diputado Ferrá no puede refutar la veracidad de nuestras informaciones sobre los vertidos. Por eso las llama “campaña”

Si funciona, apuesta por ello

Baleares se ha dado de bruces abruptamente con las consecuencias de un modelo basado en el monocultivo del turismo y es preocupante que en lugar de buscar alternativas realistas, como la náutica, donde tanto tenemos que ofrecer, nuestros gobernantes ya hayan decidido que seguirán dándole la espalda al mar