CÓDIGO AZUL

JOSÉ LUIS MIRÓ

Periodista desde 1991. Subdirector de Mallorca Press y de Gaceta Náutica. He sido redactor jefe y columnista de El Mundo de Baleares. Ejerzo de responsable de comunicación y jefe de prensa de varias entidades náuticas que nada tienen que ver con lo que aquí opino. Asesoro a empresas en materia de comunicación. Navego cuando puedo.

El caso vertidos y las cartas marcadas de Més

Es imposible que el partido político Més (y en general toda la izquierda española) pierda la partida: si un juez le da la razón, bien; si no, la Justicia es una cloaca. Y así con todo.

Neus Truyol. Fiscalía le pide 4 años por delito contra el medio ambiente, pero la culpa es de la ultraderecha.

Josep Castells es un diputado balear del partido Més per Menorca que cobra del erario 67.449,90 euros anuales, bastante más de lo que seguro se embolsan la mayoría de lectores de esta columna. Este buen hombre escribió el siguiente mensaje en su perfil de Twitter tras conocerse la solicitud de cuatro años de cárcel de la Fiscalía para la regidora de Urbanismo de Palma, Neus Truyol, por los vertidos contaminantes de EMAYA: «Consternado por la injusticia de la que está siendo víctima la compañera Neus Truyol. Un poder judicial podrido se permite el cinismo de perseguir por delito medioambiental a las personas que se rompen la cara por el medio ambiente. Siempre a tu lado, Neus».

Han leído bien: un diputado, que lo desconoce todo sobre el caso y que, por supuesto, no ha leído el escrito de la Fiscalía,  acusa al poder judicial de estar «podrido» y actuar con «cinismo». De prevaricar, vamos.

El mismo día en que esto ocurría, otro dirigente de Més, Antoni Alorda, presidente de la Comisión Balear de Medio Ambiente (56.317,46 euros anuales, sin contar las dietas como miembro del consejo de Administración de la Autoridad Portuaria), escribía una tribuna en el diario Última Hora atacando a los navegantes y elogiando la decisión del titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Palma, Antoni Garcías, de archivar la causa que investigaba la inexistencia de cualquier expediente administrativo contra la contaminación provocada por EMAYA. En este caso, la justicia no estaba podrida ni actuaba con cinismo, sino que ejercía con toda corrección el papel que tiene asignado como poder del Estado.

Més per Mallorca o Menorca, tanto monta, es un partido que representa a un exiguo 13% del electorado balear y que puede ser prosistema o antisistema el mismo día, según le convenga. Ya no hace falta ni preguntarse qué harían los Castells y Alordas de turno si la concejal acusada (inocente mientras no se demuestre lo contrario) perteneciera al PP o cualquier otro partido situado fuera de la barrera protectora del mal llamado progresismo; o si el imputado por delito contra el medioambiente fuese un navegante que ha vertido al mar, pongamos por caso, las aguas de la sentina. Lo sabemos de sobra: la izquierda nacionalista balear se encuentra entre los inventores del linchamiento político.

Lo que no teníamos tan claro –al menos yo– es que su caradurismo llegara al extremo de sostener una cosa y la contraria respecto a la consideración que merece el poder judicial en un mismo día y sobre dos asuntos tan estrechamente relacionados. Que el bienpagado diputado Castells acuse de cinismo a la fiscal no es tanto un sarcasmo como una infamia, propia de un exaltado. Que Alorda defienda en paralelo la acción de la justicia porque le va bien demuestra que Més, como la izquierda en general, juega con las cartas marcadas: si los jueces o fiscales me dan la razón, son buenos; si no, la justicia es una «cloaca»; si un juez imputa a un adversario, es un adalid contra la corrupción; si otro acusa a uno de los míos, es un franquista decrépito.

Y así con todo.

La APB sólo tiene que elegir el precio del café

Puertos no puede seguir tirando el balón hacia delante con todos los asuntos que tiene sobre la mesa. Que decida: o hace caja o garantiza el acceso a los puertos de las economías medias. No hay más.

Ataque a los clubes: así se gentrifica la náutica de recreo en España

Todo el mundo en nuestro sector sabe que existe una trama organizada para acabar con los clubes náuticos y convertirlos en aparcamientos de yates

El PP también criminaliza a los navegantes

El portavoz popular compra el relato de Més y pide más vigilancia para evitar que "se tiren anclas sobre posidonia" en Ibiza y Formentera

Ibiza y el caso Puertos

La cuestión nuclear de esta nueva pieza separada está en la presunta extorsión al club náutico y la APB

Lío monumental en el varadero

La burocracia amenaza con liquidar a las empresas de mantenimiento de yates

La alargada sombra de la posidonia

La sorprendente revelación científica de que existen hábitats que necesitan «mucha más protección» y a los que nadie presta atención

El cartelito de los peces y la estafa de la sostenibilidad

El concierto de Los 40 pagado con la falsa ecotasa no tiene nada que ver con el medio ambiente, pero en el cartel hay delfines y medusas

El ecologismo mercantil se queda sin el pretexto de la posidonia

Ante la evidencia de que los fondeos en posidonia son residuales, los ‘antibarcos’ se buscan otros argumentos: la “saturación” y el “ruido de origen antropogénico”.

Plan de Puertos: Baleares condena la navegación a vela

Sólo el 9% de los barcos matriculados son veleros porque no hay amarres. El Govern ha aprobado un plan de puertos que prohíbe ampliar las instalaciones y apuesta por las motoras. Todo muy sostenible.

La APB necesitá cambios más profundos

No basta con sustituir al director nueve meses después de la operación de la Fiscalía Anticorrupción

Més y el PP deciden no remover la mierda

Dos partidos que teóricamente están en las antípodas el uno del otro escenificaron un paripé para que no se note que están de acuerdo en no pisarse la manguera

El ninguneo de Yllanes a la feria náutica virtual

La Cámara de Comercio, dispuesta a sacar adelante el Balearic Yacht Show digital con independecia de lo que opine el IDI

Gracias, diputado Ferrá, nos anima usted a seguir

No exageremos. Ni la democracia ni la libertad de información están en peligro porque un político de segunda línea insulte a Gaceta Náutica. La cuestión es que el diputado Ferrá no puede refutar la veracidad de nuestras informaciones sobre los vertidos. Por eso las llama “campaña”

Si funciona, apuesta por ello

Baleares se ha dado de bruces abruptamente con las consecuencias de un modelo basado en el monocultivo del turismo y es preocupante que en lugar de buscar alternativas realistas, como la náutica, donde tanto tenemos que ofrecer, nuestros gobernantes ya hayan decidido que seguirán dándole la espalda al mar

Gual y la teoría de la conspiración

La Fiscalía, la Guardia Civil y el Juzgado habrían actuado al dictado de una supuesta mafia, según la tesis que han puesto a circular personas allegadas al ex presidente

Son de secano

Podemos estigmatiza a la náutica con su campaña de impuestos a los ricos mientras su líder en Baleares dirige el Palma Boat Show y subvenciona a las asociaciones de grandes yates

El Govern debe exigir al Estado todas las competencias portuarias

La crisis del Covid-19 pone de manifiesto la discriminación que sufren las empresas náuticas que operan bajo competencia de Puertos del Estado

La unión (de la náutica) hace la fuerza

El sector está demostrando desde hace dos meses su fortaleza gracias a la suma de todos sus actores, desde la industria más grande hasta el más humilde navegante. Ojalá este espíritu de equipo perdure más allá de la pandemia