CARTA DE LA DIRECTORA

ELENA PIPÓ

Elena Pipó, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, es la directora de Mallorca Press, empresa editora de Gaceta Náutica, Diario de Regatas y Gaceta Náutica Radio. También es la directora de todas estas publicaciones y de sus versiones digitales. Cada mes escribe la "Carta de la directora", dirigida a los lectores de GN, en la que opina sobre los temas de actualidad que afectan a la náutica española.

El fin de las AOT amenaza la industria náutica a corto plazo

La APB debe explorar una fórmula legal que impida que embarcaciones que tienen reserva para reparar en Mallorca busquen otro destino, lo que, de hecho, ya está pasando

La reparación de yates es una de las industrias más potentes de Mallorca, hay que cuidarla.

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha dejado de renovar las autorizaciones de ocupación temporal de la manera casi automática en que lo ha estado haciendo durante años, lo que ha permitido que ciertas concesiones siguieran funcionando. El caso más paradigmático, pero no el único, es el del Club Náutico de Ibiza, que llegó a acumular diez años de permisos provisionales. La Abogacía del Estado advirtió al órgano gestor de los puertos de que podía seguir actuando de esta manera y, desde entonces, cada vez que hay que adjudicar una AOT se tiene que convocar un concurso público, lo cual –como se está viendo– no es ni operativo ni una buena solución a un problema que debe afrontarse pensando en el futuro a varios años y con el objetivo de garantizar la estabilidad empresarial y la seguridad jurídica.

En las últimas semanas se ha generado una situación de bastante tensión a raíz de la imposibilidad de renovar las AOT del varadero de Palma. La industria de reparación y mantenimiento ha crecido de tal manera en los últimos años en Mallorca que los espacios concesionados en el Moll Vell de la capital se han quedado pequeños. La solución provisional fue otorgar autorizaciones temporales al concesionario (STP) para que pudiera ampliar la superficie de varada, y la verdad es que ha funcionado. Desde hace años las empresas han podido disponer de esta explanada ‘extra’ para dar respuesta a la demanda. Pero, por las circunstancias jurídicas antes citadas, el escenario ahora es otro. Y la posibilidad de convocar un concurso cada dos años no parece que sea una buena opción.

¿Qué se puede hacer? A corto plazo, la APB debe explorar una fórmula legal que impida que las embarcaciones que tienen reserva para reparar en Mallorca busquen otro destino (cada vez suena más fuerte el nombre de Vilanova, donde no hay precisamente problemas de espacio), ya que podría significar la pérdida de estos clientes. 
Primero lo urgente, para proteger la industria local, pero luego, y sin demoras, lo importante. Y lo importante es planificar a medio y largo plazo para que, dentro de sus límites, Mallorca pueda como mínimo mantener su posición de liderazgo en el refit de determinado tipo de embarcaciones e incluso desarrollar esta actividad con esloras superiores. Es muchísimo lo que está en juego.

En realidad, Palma dispone de varios espacios portuarios que hoy por hoy están en desuso. Uno está en el extremo del propio Moll Vell, pero hay más, en la zona de los silos del Dique del Oeste. No voy a entrar aquí en el debate de cuál de los dos sitios es más adecuado (aunque no me gusta personalmente que los astilleros de reparación disfruten de la zona noble del puerto, frente a la Catedral); de lo que se trata es de instar a las autoridades competentes (APB y Govern balear) a que le pongan cuanto antes el cascabel al gato. Un sector «estratégico» como la náutica de recreo no puede estar inmerso en una mar de permanente incertidumbre. Acuerden un plan, pónganlo en práctica y que las ocupaciones temporales sean eso, temporales, y no la solución mágica para otorgar en gestión el espacio público portuario. Y menos ahora que requieren de un concurso y una tramitación farragosa.
No se puede perder ni un minuto. La competencia en la Península y en el extranjero se está poniendo las pilas. Mallorca es muy atractiva para los armadores y capitanes, pero todo tiene un límite.

Conciencia por el patrimonio

"Seamos positivos: en pocos años hemos visto nacer dos museos marítimos y ahora el Gobierno habla de proteger barcos históricos"

Incivismo en el mar

«La náutica debe marcar distancia frente a quienes no merecen ser considerados navegantes, aunque se desplacen en barco»

Nueva imagen, mismo rumbo

Estrenamos edición digital y abrimos nueva etapa en una época de incertidumbre pero también de grandes oportunidades

El ‘caso atunes’ exige una investigación

«La diputada Marí ha dicho en el Parlament que ‘cada año pasa lo mismo’, señal de que se sabe lo que ocurre y no se hace nada»

Un peligro real para la náutica social

«No se puede proteger una especie sin antes reconocer su existencia. La ley tiene que proteger de una vez a los clubes náuticos»

El conseller Mir haría bien en callarse

«Es muy deshonesto que la justicia te meta un varapalo y salgas al día siguiente sacando pecho en los medios de comunicación»

El papelón que nos ha endosado el alcalde a cuenta de los almirantes

El triste episodio nacional de las calles de Palma es la suma de una peligrosa mezcla de sectarismo e ignorancia, los dos ingredientes esenciales del totalitarismo

Dar la batalla para cambiar el relato

«La náutica está mal vista por la sociedad porque algunos políticos abusan de su poder para que sea así sin apenas oposición»