CÓDIGO AZUL

JOSÉ LUIS MIRÓ

Periodista desde 1991. Subdirector de Mallorca Press y de Gaceta Náutica. He sido redactor jefe y columnista de El Mundo de Baleares. Ejerzo de responsable de comunicación y jefe de prensa de varias entidades náuticas que nada tienen que ver con lo que aquí opino. Asesoro a empresas en materia de comunicación. Navego cuando puedo.

El Govern debe exigir al Estado todas las competencias portuarias

La crisis del Covid-19 pone de manifiesto la discriminación que sufren las empresas náuticas que operan bajo competencia de Puertos del Estado

Creo que soy una de las personas menos sospechosas de nacionalismo que hay en Mallorca. A lo largo de mi vida he cambiado de opinión en muchas cosas, salvo en una: sigo pensando que el nacionalismo es el más peligroso enemigo de la democracia. De ahí no me he movido ni creo que lo haga jamás. Tanto es así que no veo el momento de escribir la conjunción adversativa sobre la que se ha de resolver la argumentación de esta pieza. Asumo que mis principios se enfrentan a una irresoluble paradoja.

Porque, en efecto, no soy nacionalista, ni siquiera regionalista, pero me declaro firme defensor de que las competencias portuarias de Baleares sean transferidas en su totalidad a la comunidad autónoma. Hace unos años me hubiera conformado con que ese traspaso se limitara a la náutica de recreo (que nada pinta en el Ministerio de Fomento, o como se llame ahora), pero la gestión de esta maldita pandemia que amenaza nuestra forma de vida, incluso nuestro sistema de libertades, me lleva concluir que también el tráfico marítimo de mercancías y pasajeros debería ser gestionado por el gobierno regional; que el concepto “interés general” es perfectamente defendible mediante una dirección descentralizada que tenga en cuenta no ya la realidad más inmediata, sino la “realidad” a secas.

La discriminación que sufren algunos puertos, empresas y navieras solo por tener que operar en el área de competencia estatal se ha revelado insostenible en los dos últimos meses. El Govern balear ha demostrado tener mayor consciencia de la gravedad de los hechos y ha ido mucho más lejos que la autoridad central en la adopción de medidas destinadas a garantizar el suministro de las islas por vía marítima y a evitar el cierre masivo de empresas dedicadas al turismo náutico.  

Mientras los dirigentes de Ports IB han actuado con presteza, los gestores de la APB –cuyas ganas de ayudar son idénticas a las de sus homónimos autonómicos, no me cabe la menor duda– se han visto encorsetados por esa especie de Leviatán burocrático llamado Ley de Puertos del Estado, que impide, según se ha visto, tomar decisiones acordes a la trascendencia del momento. Ya ven que no es ésta una crítica a las personas, ni siquiera a la institución que representa al Gobierno de la nación en los puertos de interés general de las Islas, sino una mera constatación fáctica de que nos iría mejor si todos los puertos estuvieran bajo el control de la administración autonómica.

La Conselleria de Transportes, Movilidad y Vivienda anunció ayer una reducción del 50% de todas las tasas que pagan las navieras y las empresas que realizan actividades de turismo náutico. Esta norma afecta a los puertos deportivos autonómicos y al dique de Son Blanc, en Ciutadella, lo cual es lo mismo que decir que no es de aplicación en los muelles de  Palma, Alcúdia, Mahón, Ibiza y Formentera, ni en ninguna de las instalaciones abrigadas en sus dársenas, que es donde realizan la mayor parte de sus operaciones las compañías navieras y casi todas las empresas de chárter náutico.

El significado de este agravio es elocuente: la salvación de una empresa náutica, y del consiguiente empleo que genera, puede depender de algo tan aleatorio como si se encuentra ubicada en un puerto estatal o autonómico, aunque ambos pertenezcan al mismo país. Si ni la crisis del coronavirus es capaz de evitar semejantes disparates, estamos apañados.

El GOB se hace trampas al solitario (y la prensa le sigue la corriente)

​​​​​​​A los ecologistas subvencionados con 281.000 euros por el Govern no les gustan los datos de las inspecciones de pesca porque contravienen su relato. Los medios, en lugar de ceñirse a las cifras, prefieren divulgar las impresiones percibidas “boca-oreja” por esta entidad.

La APB sólo tiene que elegir el precio del café

Puertos no puede seguir tirando el balón hacia delante con todos los asuntos que tiene sobre la mesa. Que decida: o hace caja o garantiza el acceso a los puertos de las economías medias. No hay más.

Ataque a los clubes: así se gentrifica la náutica de recreo en España

Todo el mundo en nuestro sector sabe que existe una trama organizada para acabar con los clubes náuticos y convertirlos en aparcamientos de yates

El caso vertidos y las cartas marcadas de Més

Es imposible que el partido político Més (y en general toda la izquierda española) pierda la partida: si un juez le da la razón, bien; si no, la Justicia es una cloaca. Y así con todo.

El PP también criminaliza a los navegantes

El portavoz popular compra el relato de Més y pide más vigilancia para evitar que "se tiren anclas sobre posidonia" en Ibiza y Formentera

Ibiza y el caso Puertos

La cuestión nuclear de esta nueva pieza separada está en la presunta extorsión al club náutico y la APB

Lío monumental en el varadero

La burocracia amenaza con liquidar a las empresas de mantenimiento de yates

La alargada sombra de la posidonia

La sorprendente revelación científica de que existen hábitats que necesitan «mucha más protección» y a los que nadie presta atención

El cartelito de los peces y la estafa de la sostenibilidad

El concierto de Los 40 pagado con la falsa ecotasa no tiene nada que ver con el medio ambiente, pero en el cartel hay delfines y medusas

El ecologismo mercantil se queda sin el pretexto de la posidonia

Ante la evidencia de que los fondeos en posidonia son residuales, los ‘antibarcos’ se buscan otros argumentos: la “saturación” y el “ruido de origen antropogénico”.

Plan de Puertos: Baleares condena la navegación a vela

Sólo el 9% de los barcos matriculados son veleros porque no hay amarres. El Govern ha aprobado un plan de puertos que prohíbe ampliar las instalaciones y apuesta por las motoras. Todo muy sostenible.

La APB necesitá cambios más profundos

No basta con sustituir al director nueve meses después de la operación de la Fiscalía Anticorrupción

Més y el PP deciden no remover la mierda

Dos partidos que teóricamente están en las antípodas el uno del otro escenificaron un paripé para que no se note que están de acuerdo en no pisarse la manguera

El ninguneo de Yllanes a la feria náutica virtual

La Cámara de Comercio, dispuesta a sacar adelante el Balearic Yacht Show digital con independecia de lo que opine el IDI

Gracias, diputado Ferrá, nos anima usted a seguir

No exageremos. Ni la democracia ni la libertad de información están en peligro porque un político de segunda línea insulte a Gaceta Náutica. La cuestión es que el diputado Ferrá no puede refutar la veracidad de nuestras informaciones sobre los vertidos. Por eso las llama “campaña”

Si funciona, apuesta por ello

Baleares se ha dado de bruces abruptamente con las consecuencias de un modelo basado en el monocultivo del turismo y es preocupante que en lugar de buscar alternativas realistas, como la náutica, donde tanto tenemos que ofrecer, nuestros gobernantes ya hayan decidido que seguirán dándole la espalda al mar

Gual y la teoría de la conspiración

La Fiscalía, la Guardia Civil y el Juzgado habrían actuado al dictado de una supuesta mafia, según la tesis que han puesto a circular personas allegadas al ex presidente

Son de secano

Podemos estigmatiza a la náutica con su campaña de impuestos a los ricos mientras su líder en Baleares dirige el Palma Boat Show y subvenciona a las asociaciones de grandes yates

La unión (de la náutica) hace la fuerza

El sector está demostrando desde hace dos meses su fortaleza gracias a la suma de todos sus actores, desde la industria más grande hasta el más humilde navegante. Ojalá este espíritu de equipo perdure más allá de la pandemia