NAVEGAR FÁCIL

JUAN JOSÉ MERAYO

Comencé a navegar y participar en regatas allá por 1957. Me inicié como profesional velero en 1975, trabajando para North Sails y Hood Sailmaker. Actualmente dirijo la velería Quantum en Mallorca.He inventado y patentado el Sock-Jib®, un tormentin que puede ser izado sin arriar el génova de enrollar. Aprovecho mi experiencia de miles de millas y miles de metros de velas construidas para recomendar las velas que mejor se adaptan al barco y manera de navegar de cada proyecto.

Enrollando seguro

¡Cuidado! Las ventiscas propias de otoño o invierno pueden desenrollar y posiblemente destruir un génova mal enrollado o sin la tensión suficiente

Cuando regresamos de una navegada de fin de semana y ordenamos el barco mecánicamente, entre otras cosas, enrollamos el génova. Como estamos protegidos y no hay viento, podemos no prestar la debida atención para un enrollado seguro. Porque, ¡cuidado!, las ventiscas propias de otoño o invierno pueden desenrollar y posiblemente destruIr un génova mal enrollado o sin la tensión suficiente
 

A las primeras rachas fuertes, la catástrofe comienza con un desenrrollado parcial a la que le suceden sostenidos gualdrapazos que desenrollan el resto. Esto destruye, sin prisa pero sin pausa, la protección de baluma, costuras y paños.

Se trata de una realidad, no historias escuchadas en el bar de un club náutico. Por experiencia, sé que se ensañan particularmente con los yates del Puerto de Andratx. En algunos casos, son tormentas perfectas y varios genovas enrollables son reducidos a jirones de tela y flecos. También es de destacar que las velas nuevas se enrollan de forma compacta sin dejar espacios sueltos, pero en las viejas o sin mantenimiento, con balumas estiradas y bandas de protección descosidas, las posibilidades de un desenrollado en un ventarrón aumentan.

Mejor entre dos personas

Esto puede evitarse dando unas vueltas extra de manera que las escotas se enrollen un poco más en la vela. Es más práctico hacer esto en la amarra entre dos personas, pues una sola no puede mantener tensión en la escota y el cabo del enrollador a un mismo tiempo. El enrollado en navegación, a veces, no tiene la tensión apropiada para que el génova quede bien apretado. Las escotas deben tirar hacia atrás y trincarse bien con el winche de escota de génova. Lo mismo con el cabo del enrollador para que el circuito quede cerrado. No es conveniente hacer firme las escotas en el púlpito de proa, ya que es más fàcil que el génova se desenrolle.

Si el pronóstico anuncia vientos fuertes o si usted va a dejar su barco desatendido por algún tiempo, un par de tomadores alrededor del cubre mayor le hará dormir tranquilo, sobre todo con los actuales lazy covers que ofrecen más superficie al viento.  Si su cremallera no está en buen estado, con más razón. 

Estas son soluciones para barcos que mantienen su actividad todo el año, pero si no navega en invierno la regla de oro es sacar  las velas y guardarlas, lo haga usted mismo o con ayuda de un profesional.

Después de una temporada en la que las velas le han llevado a calas  memorables, puertos lejanos y le han proporcionado horas de disfrute, haga una buena inversión y protéjalas de la intemperie. Guárdelas, si es posible no a bordo, pues la condensación las mantendrá siempre húmedas. Por experiencia, tengo clientes que hacen estas rutinas de invierno y mantienen sus velas en perfectas condiciones durante años, con sus costuras menos afectadas por UV, secas, limpias y libres de hongos, los que no, así les va.

 

Génovas enrollables: ventajas pero no todas

Con el Sock-Jib no es necesario ningún estay alternativo ni modificación en el aparejo o instalación previa

Navegando para atrás

Vieja pero imprescindible como la navaja marinera, esta efectiva maniobra utilizada durante siglos por la marina clásica para virar por avante, puede sacarlo de un imprevisto si la máquina no se decide a cooperar.

El duende de a bordo

La Asociación de Navegantes Racionalistas (ANR) niega rotundamente todo lo que aquí expongo y le opone una explicación científica, más aburrida que desmitificadora, atribuyéndolo a un efecto curioso entre las burdas y el viento de levante

Tablilla versus ollaos

Un punto que distingue el ollao prensado como la mejor opción para velas de crucero es que su tope redondo es mucho más fácil para cubrir con la funda de vela

‘Dory’, el bote absoluto

Esta pequeña embarcación era usada por pescadores norteamericanos y europeos que faenaban el bacalao en los bancos desde hacía siglos. Los carpinteros de ribera que producían esta maravilla lo fabricaban a gran velocidad montando las tablas, doblándolas a mano sobre una rústica cuaderna central, todo con clavos.  

La trampa de Euclides

Cuando tenemos dificultades en la maniobra de las velas, nuestra primera intención es agregar. Conviene pensar que, a veces, puede haber otra solución que esté basada en sacar y no poner.

Gennakers: ¿enrollarlos o no?

La nueva tendencia es tratar de enrollarlo todo, desde un tormentín o una trinquetilla, hasta cualquier vela de vientos portantes. Es cierto que los sistemas de enrollado encarecen la navegación, pero por otro lado la hacen más fácil, segura y, sobre todo, nos anima a izar velas cuando buscábamos cualquier excusa para no lo hacerlo.

El origen holandés de la navegación por placer

Los «jaght», o cazadores de piratas, nacieron en el siglo XVI y pronto derivaron en embarcaciones de recreo. Carlos II de Inglaterra, exiliado en los países bajos, adoptó la navegación por placer y adaptó la palabra «yacht». Allí empezó todo.