CÓDIGO AZUL

JOSÉ LUIS MIRÓ

Periodista desde 1991. Subdirector de Mallorca Press y de Gaceta Náutica. He sido redactor jefe y columnista de El Mundo de Baleares. Ejerzo de responsable de comunicación y jefe de prensa de varias entidades náuticas que nada tienen que ver con lo que aquí opino. Asesoro a empresas en materia de comunicación. Navego cuando puedo.

La APB necesitá cambios más profundos

No basta con sustituir al director nueve meses después de la operación de la Fiscalía Anticorrupción

Juan Carlos Plaza, Juan Gual y José Llorca.

Según la teoría de la conspiración que tanto le gusta propagar al ex presidente de la APB, Juan Gual, el caos en el que está inmersa esta institución pública desde hace años (décadas, tal vez) es responsabilidad de poderes ocultos y empresarios malvados. Todo el mundo tiene derecho a defenderse, incluso diciendo tonterías y mentiras, o aflorando manías persecutorias. La ley lo permite. 

La realidad, sin embargo, es muy distinta. La crisis perpetua de la APB no tiene otro responsable que la propia APB, y nada cambiará mientras las personas que la han llevado a la situación actual de confusión y desprestigio sigan ocupando cargos de la máxima responsabilidad.

La destitución de Plaza llega tarde y mal. Y no porque se le deba considerar culpable de nada –esa es función que corresponde, exclusivamente, a los tribunales–, sino porque no se puede pretender que una persona que ha sido puesta bajo sospecha (con o sin razón) y está sometida a la presión que ésta conlleva dirija  un ente público del tamaño y la importancia de la Autoridad Portuaria, que ingresa 84 millones de euros al año y ejerce un poder cuasi absoluto sobre el espacio de su competencia.

No es coherente la destitución del presidente y el vicepresidente por su imputación en una causa de presunta corrupción, mientras los tres funcionarios que fueron detenidos en su día por idéntica razón han permanecido en sus puestos, como si nada, ejerciendo sus funciones habituales e incluso –ojo al dato– instruyendo expedientes sancionadores contra concesionarios.

Los tres debieron ser apartados cautelarmente de sus responsabilidades hasta que se levante el secreto del sumario y se conozcan los cargos (si es que existen) en su contra. Por su propio bien. A Plaza no le ha beneficiado permanecer bajo el foco durante estos últimos nueve meses en que, pese a la ausencia total de filtraciones sobre la investigación judicial, la Autoridad Portuaria no ha dejado de generar noticias negativas vinculadas a su pasado reciente. 

En este tiempo han aflorado datos y comportamientos que la APB prefería mantener alejados del escrutinio público. Dos ejemplos: la dudosísima tramitación urgente del puerto del Molinar (obra que Juan Gual pretendía incorporar como legado a la ciudad y en la que ya sabemos que se prescindió de informes ambientales y del CEDEX, por no hablar de que ha supuesto la muerte de un club centenario) y el proceso de renovación del Real Club Náutico de Palma, sometido a constantes vaivenes y largos periodos de inacción, y que ahora se topa con el «extemporáneo» muro de un dictamen negativo de la Abogacía General del Estado.

Añádanle a esto varias decenas de empresas rechazadas en concursos por errores subsanables, la expiración del plazo de la Lonja del Pescado, el lío del Moll Vell o el rosario de irregularidades denunciadas en una larga y documentada serie de artículos en el Periódico de Ibiza y tienen los ingredientes para un perfecto desastre. Es muy difícil hacer las cosas peor. 
Haría bien el nuevo presidente, Francesc Antich, en prescindir de quien aún no lo ha hecho ­–y no hablo sólo de los imputados– y, lo más importante, no asumir la rocambolesca tesis de que la culpa de todo es de los concesionarios, o «de los clubes», o de la prensa, que eso ya es para echarse a reír. O llorar.

No huya usted hacia adelante, presidente. Sea valiente.

Lío monumental en el varadero

La burocracia amenaza con liquidar a las empresas de mantenimiento de yates

La alargada sombra de la posidonia

La sorprendente revelación científica de que existen hábitats que necesitan «mucha más protección» y a los que nadie presta atención

El cartelito de los peces y la estafa de la sostenibilidad

El concierto de Los 40 pagado con la falsa ecotasa no tiene nada que ver con el medio ambiente, pero en el cartel hay delfines y medusas

El ecologismo mercantil se queda sin el pretexto de la posidonia

Ante la evidencia de que los fondeos en posidonia son residuales, los ‘antibarcos’ se buscan otros argumentos: la “saturación” y el “ruido de origen antropogénico”.

Plan de Puertos: Baleares condena la navegación a vela

Sólo el 9% de los barcos matriculados son veleros porque no hay amarres. El Govern ha aprobado un plan de puertos que prohíbe ampliar las instalaciones y apuesta por las motoras. Todo muy sostenible.

Més y el PP deciden no remover la mierda

Dos partidos que teóricamente están en las antípodas el uno del otro escenificaron un paripé para que no se note que están de acuerdo en no pisarse la manguera