CÓDIGO AZUL

JOSÉ LUIS MIRÓ

Periodista desde 1991. Subdirector de Mallorca Press y de Gaceta Náutica. He sido redactor jefe y columnista de El Mundo de Baleares. Ejerzo de responsable de comunicación y jefe de prensa de varias entidades náuticas que nada tienen que ver con lo que aquí opino. Asesoro a empresas en materia de comunicación. Navego cuando puedo.

La APB sólo tiene que elegir el precio del café

Puertos no puede seguir tirando el balón hacia delante con todos los asuntos que tiene sobre la mesa. Que decida: o hace caja o garantiza el acceso a los puertos de las economías medias. No hay más.

Imagen del restaurante del Club Náutico de Ibiza por el que Puertos Sostenibles ofrece 27.195 euros al mes.

Entre las varias decisiones adoptadas en el último consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB), hay una que quizás ha pasado desapercibida y que, sin embargo, sirve para entender hasta qué punto se encuentra paralizada la gestión de la náutica en la zona de competencia del Estado. O sea, en Palma, Mahón, Ibiza, Formentera y Alcudia, nada menos.

Me refiero al aplazamiento de la decisión sobre el último concurso del Náutico de Ibiza (una simple ocupación temporal) mediante el otorgamiento de una prórroga cuyo plazo no podrá exceder la fecha del 28 de marzo de 2023. ¿Qué está pasando aquí? ¿Significa que los técnicos no tienen la cosa clara para elegir al ganador entre las dos opciones que hay sobe la mesa o es que se hallan enfrascados en la búsqueda de un pretexto para darle el estoque definitivo a la histórica entidad pitiusa?

Uno no sabe qué pensar, aunque cada vez son mayores los indicios de que existe una directriz estatal para expulsar a los clubes náuticos del mapa portuario español por el método de la asfixia lenta, consistente provocar su degradación a través de la incertidumbre.   

No pienso mal porque crea que así vaya a acertar, sin más. Pero son demasiados los casos de clubes acorralados por el staff técnico de la APB mientras, por lo bajini, se otorgan prórrogas y ampliaciones a otros concesionarios. Existe un patrón de comportamiento (Mahón, Ibiza, el Molinar y ahora el Náutico de Palma) que legitima la sospecha.

Pero no nos desviemos y vayamos al caso del Club Náutico de Ibiza y del concurso que la APB no quiere fallar todavía, aunque dispone de elementos más que suficientes para hacerlo. ¿Qué habrá cambiado entre el 27 de julio de 2022 –fecha del último consejo– y el 28 de marzo de 2023? Yo se lo digo: nada. Las ofertas están más que claras y lo único que debe hacer el organismo que otorga las concesiones de los puertos deportivos en el área de competencia del Estado es elegir qué modelo quiere: el inaccesible o el social; el económico o el caro; el que garantiza el acceso al mar de las economías medias o el que  terminará de gentrificar el puerto de Ibiza.

Esta decisión la pueden tomar los ingenieros de la comisión técnica hoy igual que el año que viene. Sólo tienen que comparar las tarifas propuestas por los licitantes para la explotación del restaurante. El Club Náutico de Ibiza ofrece 9,10 euros por metro cuadrado de local, frente a los 45 de su adversaria, la empresa Puertos y Litorales Sostenibles. No hace falta ser muy listo para saber qué ocurrirá con los precios de la carta según se decante la APB por una u otra opción. La diferencia está en la amortización de 5.500 o 27.195 euros al mes.  

Quizás los señores de los puertos “sostenibles” sean capaces de hacer algún milagro para que tomar un café o ejercer “el derecho de comer una paella junto al mar” (según declaración del abogado Jiménez Cisneros a la juez del caso Puertos) no salga por un ojo de la cara. Pero cuaquiera que no crea en fenómenos sobrenaturales tenderá a pensar que los cánones desorbitados, como los impuestos a la banca, terminan por repercutirse al cliente. Y ahí está la clave: ¿qué clase de cliente quiere la APB (y más concretamente los miembros de su Consejo de Administración) para la instalación del puerto de Ibiza? ¿Los que se toman un menú o los que le ponen pepinillo al gin tonic?

Me pregunto qué votará, llegado el caso, el consejero Antoni Alorda y si seguirá con su habitual discurso contra los clubes náuticos. Cualquier cosa es posible: él también sabe lo que es manosear la palabra “sostenible”. Vive de ello.

Ataque a los clubes: así se gentrifica la náutica de recreo en España

Todo el mundo en nuestro sector sabe que existe una trama organizada para acabar con los clubes náuticos y convertirlos en aparcamientos de yates

El caso vertidos y las cartas marcadas de Més

Es imposible que el partido político Més (y en general toda la izquierda española) pierda la partida: si un juez le da la razón, bien; si no, la Justicia es una cloaca. Y así con todo.

El PP también criminaliza a los navegantes

El portavoz popular compra el relato de Més y pide más vigilancia para evitar que "se tiren anclas sobre posidonia" en Ibiza y Formentera

Ibiza y el caso Puertos

La cuestión nuclear de esta nueva pieza separada está en la presunta extorsión al club náutico y la APB

Lío monumental en el varadero

La burocracia amenaza con liquidar a las empresas de mantenimiento de yates

La alargada sombra de la posidonia

La sorprendente revelación científica de que existen hábitats que necesitan «mucha más protección» y a los que nadie presta atención

El cartelito de los peces y la estafa de la sostenibilidad

El concierto de Los 40 pagado con la falsa ecotasa no tiene nada que ver con el medio ambiente, pero en el cartel hay delfines y medusas

El ecologismo mercantil se queda sin el pretexto de la posidonia

Ante la evidencia de que los fondeos en posidonia son residuales, los ‘antibarcos’ se buscan otros argumentos: la “saturación” y el “ruido de origen antropogénico”.

Plan de Puertos: Baleares condena la navegación a vela

Sólo el 9% de los barcos matriculados son veleros porque no hay amarres. El Govern ha aprobado un plan de puertos que prohíbe ampliar las instalaciones y apuesta por las motoras. Todo muy sostenible.

La APB necesitá cambios más profundos

No basta con sustituir al director nueve meses después de la operación de la Fiscalía Anticorrupción

Més y el PP deciden no remover la mierda

Dos partidos que teóricamente están en las antípodas el uno del otro escenificaron un paripé para que no se note que están de acuerdo en no pisarse la manguera

El ninguneo de Yllanes a la feria náutica virtual

La Cámara de Comercio, dispuesta a sacar adelante el Balearic Yacht Show digital con independecia de lo que opine el IDI

Gracias, diputado Ferrá, nos anima usted a seguir

No exageremos. Ni la democracia ni la libertad de información están en peligro porque un político de segunda línea insulte a Gaceta Náutica. La cuestión es que el diputado Ferrá no puede refutar la veracidad de nuestras informaciones sobre los vertidos. Por eso las llama “campaña”

Si funciona, apuesta por ello

Baleares se ha dado de bruces abruptamente con las consecuencias de un modelo basado en el monocultivo del turismo y es preocupante que en lugar de buscar alternativas realistas, como la náutica, donde tanto tenemos que ofrecer, nuestros gobernantes ya hayan decidido que seguirán dándole la espalda al mar

Gual y la teoría de la conspiración

La Fiscalía, la Guardia Civil y el Juzgado habrían actuado al dictado de una supuesta mafia, según la tesis que han puesto a circular personas allegadas al ex presidente

Son de secano

Podemos estigmatiza a la náutica con su campaña de impuestos a los ricos mientras su líder en Baleares dirige el Palma Boat Show y subvenciona a las asociaciones de grandes yates

El Govern debe exigir al Estado todas las competencias portuarias

La crisis del Covid-19 pone de manifiesto la discriminación que sufren las empresas náuticas que operan bajo competencia de Puertos del Estado

La unión (de la náutica) hace la fuerza

El sector está demostrando desde hace dos meses su fortaleza gracias a la suma de todos sus actores, desde la industria más grande hasta el más humilde navegante. Ojalá este espíritu de equipo perdure más allá de la pandemia