A BABOR Y A ESTRIBOR

BARTOMEU BESTARD

Soy el CEO de Alcudiamar. Tengo un grado en Derecho y formación superior en Administración y Dirección de Empresas. Llevo 40 años, toda mi vida profesional, dedicado a la creación y gestión de infraestructuras náuticas. He presidido la patronal FENIB cuando aglutinaba al sector náutico, y también ANADE representando a marinas y clubes náuticos. Mejor unidos que separados. Me gusta el mar, su gente y su cultura colaborativa, que respeta el criterio independiente para poder opinar a babor o a estribor.

La imprescindible seguridad jurídica (y II)

Parece justo y razonable favorecer la continuidad de aquellos concesionarios y gestores que han desarrollado en los puertos potentes infraestructuras turísticas e industriales

Imagen aérea del puerto deportivo Alcudiamar.

En la primera entrada  de este blog describíamos la situación jurídica tan compleja que se ha creado en torno a las concesiones administrativas en los puertos de competencia estatal en Baleares. ¿Y al otro lado del río qué ocurre? Es un hecho que en nuestra Comunidad Autónoma los legisladores y  gestores de Ports IB (puertos autonómicos) no están sometidos a la presión de ser autosuficientes financieramente. Salvo en los casos de Andratx y Calanova (el primero con sentencia del Tribunal Supremo en fase de solicitud de interpretación, y el segundo en la vía penal pendiente de juicio  y en la vía contencioso-administrativa pendiente de la sentencia penal), la administración autonómica ha optado con su propia Ley de Puertos por una política de continuidad en la gestión de los concesionarios primigenios. Esto se traduce en una política de cánones contenida, porque cuando sus necesidades de inversión exceden de su nivel de ingresos, éstas son financiadas con fondos provenientes del presupuesto general de la Comunidad Autónoma.

¿Qué hacer para dar coherencia y seguridad jurídica al sistema?  Es indiscutible que las infraestructura públicas promovidas y pagadas por los concesionarios mediante concesión revierten al dominio público a su vencimiento. Pero también es innegable que su rentabilidad la han propiciado los concesionarios (sean clubes náuticos o marinas)  atrayendo la demanda y consolidando lo que hoy es una oferta líder en el mundo. No fue siempre así: los que tenemos ya una edad y una larga trayectoria dentro del sector podemos recordar cómo la mayoría de concesiones pasaron calamidades en sus inicios para sobrevivir económicamente. Por tanto, cuando vence la concesión no solo pasan a la Administración las infraestructuras, sino que también revierte todo el negocio y el fondo de comercio generado (clientes, know-how, cuota de mercado, etc.). Lo habitual es que la Administración transfiera todo ello al nuevo concesionario por la vía del concurso.

Por este motivo parece justo y razonable favorecer de algún modo la continuidad de aquellos concesionarios y gestores que, de manera leal con la Administración y el interés público, han desarrollado estas potentes infraestructuras turísticas e industriales, que son un modelo de éxito y que, en el caso del modelo portuario estatal, contribuyen a su necesaria autosuficiencia financiera.

Por tanto, sería deseable que el legislador, con la necesaria e imprescindible implicación de Puertos del Estado y Autoridad Portuaria (recordemos que en los órganos de administración de esta última están representadas la Comunidad Autónoma, los Consells Insulares y los Ayuntamientos), mejorara la regulación de todo lo referido a las concesiones náutico deportivas, y en particular solventara algún agravio comparativo de la actual Ley de Puertos del Estado. Para ello sería necesario aumentar el carácter reglado y establecer un apartado específico en esta Ley para una actividad tan relevante como son las instalaciones náuticas, con el fin de blindar y garantizar jurídicamente las actuaciones de la administración portuaria. De esta manera se reduciría en gran parte el recurso a los tribunales de justicia para la interpretación y aplicación de esta Ley.

En conclusión, de lo que se trata es que Administración y administrados puedan alcanzar una estabilidad y serenidad en la gestión que les permita una óptima gobernanza del dominio público portuario, tan esencial en nuestra Comunidad Autónoma.

CONÉCTATE AL PODCAST DE GACETA NÁUTICA

La innovación en las instalaciones náuticas

La innovación debe ser algo más que un bonito discurso, y solo se alcanza a través de la libertad de empresa y la imaginación de sus gestores.

El REB y el sector náutico

La Ley del Régimen Especial de las Illes Balears. (Ley 30/1998) ya identificaba el sector náutico como clave para el futuro de la economía balear

La hora de la alta política para el sector náutico

La Constitución y el Estatuto de Autonomía contemplan la competencia autonómica de los puertos deportivos, pero la APB necesita los ingresos de este sector para garantizar su independencia financiera.

Los ‘fondos buitre’ del sector náutico

Han aparecido en escena “depredadores” que buscan quedarse con un fondo de comercio que ni les es propio ni han contribuido a crearlo

Alcudiamar, tres décadas de singladura hacia buen puerto (y II)

El objetivo la reforma integral de la instalaciones ha sido conjugar en todo momento el desarrollo del negocio con el cuidado del entorno

Alcudiamar, tres décadas de singladura hacia buen puerto (I)

Hemos mejorado en muchos aspectos, pero siguen latentes muchos de los demonios que atenazan a la sociedad y por ende al desarrollo de nuestro sector

Por una economía azul, sin excusas verdes

La larga tradición de los mestres d’aixa, fabricantes de llauts y embarcaciones hoy se imbrica con la actual industria de la reparación y mantenimiento, conformando un potente sector

La imprescindible seguridad jurídica (I)

Parece claro que algo está fallando en el diseño de las reglas de juego cuando se alcanzan unos niveles de litigiosidad tan elevados: es el momento de repensar el sistema