CÓDIGO AZUL

JOSÉ LUIS MIRÓ

Periodista desde 1991. Subdirector de Mallorca Press y de Gaceta Náutica. He sido redactor jefe y columnista de El Mundo de Baleares. Ejerzo de responsable de comunicación y jefe de prensa de varias entidades náuticas que nada tienen que ver con lo que aquí opino. Asesoro a empresas en materia de comunicación. Navego cuando puedo.

Lío monumental en el varadero

La burocracia amenaza con liquidar a las empresas de mantenimiento de yates

Las pequeñas y medianas empresas de reparación y mantenimiento de yates en Mallorca han advertido por dos veces de la grave crisis que atraviesa su sector por la falta de espacio en el puerto de Palma. El primer aviso lo dieron en diciembre con una manifestación a las puertas del varadero y el segundo, el mes pasado, en el transcurso de una rueda de prensa junto a la inmensa superficie de explanada que la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) mantiene improductiva a falta de decidir qué hace con ella: si resolver la competencia de proyectos convocada en su día a instancias de Astilleros de Mallorca o redactar las bases para un concurso abierto. 

La realidad, sin embargo, es que los industriales de la reparación no reclaman ese espacio yermo y de incierto futuro situado en el extremo del Moll Vell, sino un suelo que estuvieron utilizando hasta hace muy poco en virtud de las ocupaciones temporales (AOT) que la APB otorgaba al concesionario del varadero, la empresa Serveis Tècnics Portuaris (STP).

Palma ofrece hoy menos superficie de varada que hace seis meses y, como consecuencia de ello, se está viendo desplazada del liderazgo de un sector industrial que el gobierno autonómico considera «estratégico» para la economía balear. ADNEA-PIMEM, la patronal que denuncia la situación, cifra la pérdida anual de ingresos en unos 80 millones de euros. Las empresas (aquellas que pueden) se están desplazando con su personal y su know how a puertos de la competencia, como Valencia o Vilanova, donde son recibidas con alfombra roja. 

La pregunta que seguro se está haciendo usted, querido lector, es ¿cómo es posible que nuestras autoridades digan que apuestan por una industria y a la vez la priven de su principal materia, que en este caso no es otra que el suelo de varada? La respuesta es seguramente más sencilla de lo que parece: los políticos de nuestro tiempo hablan por hablar, son puras figuras retóricas; la mayoría de las veces repiten como loros el mensaje que sus asesores les han escrito sobre un folio reciclado apenas unos minutos antes de tener que verbalizarlo. No saben nada. Y, por supuesto, no hacen nada. 

La APB ya ha dejado claro –y razón no le falta– que las ocupaciones temporales no pueden convertirse en eternas ni renovarse sin más trámite que la solicitud del concesionario. Bueno, en realidad está conclusión perogrullesca no ha surgido del organismo portuario, sino de la Abogacía del Estado: las AOT, como su nombre indica, tienen por objeto dar respuesta a situaciones transitorias o provisionales;  en ningún caso pueden servir de base para el desarrollo de una industria «estratégica» que requiere estabilidad y seguridad jurídica

La responsabilidad de la situación no es achacable a la cúpula actual de la APB, que cumple la ley, sino a los amaños de su predecesora y, por qué no decirlo, a la falta de previsión de los empresarios que ahora se quejan. Si uno pretende ser «estratégico», lo primero que debe hacer es adelantarse a los acontecimientos y no aceptar que un negocio se sustente sobre cimientos carcomidos. Debieron ser ellos los primeros en exigir el cumplimiento de la ley y en detectar la anomalía que suponía la ampliación de la superficie concesionada del varadero mediante un sistema cuyo principio básico es la temporalidad. En su descargo cabe decir que no estaban asociados hasta hace muy poco y la mayoría no eran conscientes de la debilidad de su posición.

La herida abierta en el puerto tiene difícil cura en el corto plazo. Las empresas de mantenimiento lo saben y por eso, ante la falta de mejores opciones, piden a la APB que se pliegue a las exigencias de la concesionaria, dispuesta a asumir la gestión de la superficie ahora en desuso siempre y cuando, además del espacio, se le concedan más años de explotación para amortizar inversiones que, como es lógico, no había realizado mientras disfrutaba de las ocupaciones temporales y que ahora, sin embargo, considera «imprescindibles». 

Pero Francesc Antich, presidente del puerto que ha visto como su antecesor pasaba una noche en el calabozo acusado de tomar atajos, no hará nada que no esté avalado por una legión de asesores jurídicos. El callejón, a simple vista, no tiene salida y ya se da por sentada la fuga de numerosos yates que habían previsto realizar sus reparaciones en Mallorca y han tenido que buscar anfitriones más hospitalarios. «La crisis de fondo no es de espacio, que terminará por resolverse, sino reputacional. Muchos de estos barcos ya no volverán», vaticina un empresario del ramo. 

¿Existe alguna alternativa a las opciones planteadas por la APB (espacio sin ampliación de plazo) y la empresa gestora del varadero (espacio y más años de concesión)? Sí, claro, hay más de una, pero no sirven para resolver el problema urgente. Las explanadas podrían sacarse a concurso público para una nueva concesión (lo que de hecho generaría competencia y la subsiguiente bajada de precios). Otra posibilidad es que la APB gestione el negocio de forma directa, pero la burocracia sería probablemente peor que el monopolio vigente

Hay quien habla de una tercera vía: la creación de un pool por parte de las pequeñas y medianas empresas que realizan las labores de mantenimiento para gestionar su propio espacio, sin depender de un intermediario cuya labor consiste en varar el barco. «Podríamos hacerlo nosotros mismos sin ningún problema». Sí, pero no hay que olvidar que ese «nosotros» está formado por empresas que compiten en un mismo mercado y que deberían ponerse de acuerdo para, además de hacer su trabajo habitual con los yates, gestionar un puerto y un varadero. Nada menos.

El GOB se hace trampas al solitario (y la prensa le sigue la corriente)

​​​​​​​A los ecologistas subvencionados con 281.000 euros por el Govern no les gustan los datos de las inspecciones de pesca porque contravienen su relato. Los medios, en lugar de ceñirse a las cifras, prefieren divulgar las impresiones percibidas “boca-oreja” por esta entidad.

La APB sólo tiene que elegir el precio del café

Puertos no puede seguir tirando el balón hacia delante con todos los asuntos que tiene sobre la mesa. Que decida: o hace caja o garantiza el acceso a los puertos de las economías medias. No hay más.

Ataque a los clubes: así se gentrifica la náutica de recreo en España

Todo el mundo en nuestro sector sabe que existe una trama organizada para acabar con los clubes náuticos y convertirlos en aparcamientos de yates

El caso vertidos y las cartas marcadas de Més

Es imposible que el partido político Més (y en general toda la izquierda española) pierda la partida: si un juez le da la razón, bien; si no, la Justicia es una cloaca. Y así con todo.

El PP también criminaliza a los navegantes

El portavoz popular compra el relato de Més y pide más vigilancia para evitar que "se tiren anclas sobre posidonia" en Ibiza y Formentera

Ibiza y el caso Puertos

La cuestión nuclear de esta nueva pieza separada está en la presunta extorsión al club náutico y la APB

La alargada sombra de la posidonia

La sorprendente revelación científica de que existen hábitats que necesitan «mucha más protección» y a los que nadie presta atención

El cartelito de los peces y la estafa de la sostenibilidad

El concierto de Los 40 pagado con la falsa ecotasa no tiene nada que ver con el medio ambiente, pero en el cartel hay delfines y medusas

El ecologismo mercantil se queda sin el pretexto de la posidonia

Ante la evidencia de que los fondeos en posidonia son residuales, los ‘antibarcos’ se buscan otros argumentos: la “saturación” y el “ruido de origen antropogénico”.

Plan de Puertos: Baleares condena la navegación a vela

Sólo el 9% de los barcos matriculados son veleros porque no hay amarres. El Govern ha aprobado un plan de puertos que prohíbe ampliar las instalaciones y apuesta por las motoras. Todo muy sostenible.

La APB necesitá cambios más profundos

No basta con sustituir al director nueve meses después de la operación de la Fiscalía Anticorrupción

Més y el PP deciden no remover la mierda

Dos partidos que teóricamente están en las antípodas el uno del otro escenificaron un paripé para que no se note que están de acuerdo en no pisarse la manguera

El ninguneo de Yllanes a la feria náutica virtual

La Cámara de Comercio, dispuesta a sacar adelante el Balearic Yacht Show digital con independecia de lo que opine el IDI

Gracias, diputado Ferrá, nos anima usted a seguir

No exageremos. Ni la democracia ni la libertad de información están en peligro porque un político de segunda línea insulte a Gaceta Náutica. La cuestión es que el diputado Ferrá no puede refutar la veracidad de nuestras informaciones sobre los vertidos. Por eso las llama “campaña”

Si funciona, apuesta por ello

Baleares se ha dado de bruces abruptamente con las consecuencias de un modelo basado en el monocultivo del turismo y es preocupante que en lugar de buscar alternativas realistas, como la náutica, donde tanto tenemos que ofrecer, nuestros gobernantes ya hayan decidido que seguirán dándole la espalda al mar

Gual y la teoría de la conspiración

La Fiscalía, la Guardia Civil y el Juzgado habrían actuado al dictado de una supuesta mafia, según la tesis que han puesto a circular personas allegadas al ex presidente

Son de secano

Podemos estigmatiza a la náutica con su campaña de impuestos a los ricos mientras su líder en Baleares dirige el Palma Boat Show y subvenciona a las asociaciones de grandes yates

El Govern debe exigir al Estado todas las competencias portuarias

La crisis del Covid-19 pone de manifiesto la discriminación que sufren las empresas náuticas que operan bajo competencia de Puertos del Estado

La unión (de la náutica) hace la fuerza

El sector está demostrando desde hace dos meses su fortaleza gracias a la suma de todos sus actores, desde la industria más grande hasta el más humilde navegante. Ojalá este espíritu de equipo perdure más allá de la pandemia