CARTA DE LA DIRECTORA

ELENA PIPÓ

Elena Pipó, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, es la directora de Mallorca Press, empresa editora de Gaceta Náutica, Diario de Regatas y Gaceta Náutica Radio. También es la directora de todas estas publicaciones y de sus versiones digitales. Cada mes escribe la "Carta de la directora", dirigida a los lectores de GN, en la que opina sobre los temas de actualidad que afectan a la náutica española.

Mahón, unas bases para la esperanza

Los amarres son el medio con el que los clubes pueden cumplir su fin: fomentar el deporte

No estoy al corriente de lo que ocurre con otros deportes en Baleares, pero no creo que haya muchos que puedan presumir de ser la primera potencia nacional ni de haber conseguido colocar a dos de sus representantes en la élite de los últimos juegos olímpicos, obteniendo además una medalla de bronce y un diploma. La gestión de la vela balear es un ejemplo de trabajo bien hecho y de cooperación entre clubes y federaciones. No siempre fue así. Hubo un tiempo en que todo el mundo iba por su lado, pero no vale la pena recordarlo, pues ya forma parte de un pasado lejano.

Hizo muy bien la presidenta de la Federación Balear de Vela, Cati Darder, en hacer partícipes a los clubes náuticos de los éxitos de sus deportistas. La Gala de la Vela de 2022, celebrada el pasado 28 de mayo, fue la primera en la que la organización corrió a cargo conjuntamente de la federación y la Asociación de Clubes Náuticos de Baleares (ACNB), que aprovechó la ocasión para presentar su nuevo vídeo corporativo y reivindicar la parte importantísima que le corresponde del gran momento que están viviendo tanto la vela como el piragüismo balear. Dos datos que hablan por sí solos: el 95% de las licencias de vela y el 85% de las de piragua corresponden a socios deportivos de clubes náuticos.

El acto sirvió, como es lógico, para homenajear a los 76 regatistas que el año pasado obtuvieron 134 podios en campeonatos nacionales e internacionales, así como a los olímpicos de Baleares, pero sobre todo para recalcar la labor fundamental de los clubes náuticos ante las autoridades presentes, entre ellas los responsables de los organismos públicos que han de decidir el futuro de estas entidades.

El fomento del deporte náutico no está al alcance de cualquier operador portuario porque no consiste únicamente en organizar cursillos de verano y en tener barquitos colectivos para sacar a pasear a veraneantes. Los técnicos de las autoridades portuarias andaban muy errados a este respecto y por eso, y otras razones menos confesables, le otorgaron el Club Marítimo de Mahón a Trapsayates (que ni se molestó en cumplir los pliegos del concurso) o han propiciado la aparición de clubes fake como el Club Básico 12 Millas.

Los Deportes Náuticos, en mayúsculas, son licencias federativas; son directores deportivos, técnicos y monitores en plantilla; son lanchas de apoyo; son trabajadores cualificados capaces de organizar regatas (no basta con pagar cánones de circuitos profesionales para que te monten el circo en el puerto); son participaciones regulares en campeonatos y copas de España, en europeos y mundiales; son la logística de los desplazamientos; y son resultados oficiales. Todo esto significa esfuerzo y dinero. El esfuerzo y el dinero que las empresas con legítimo ánimo de lucro (y remarco lo de legítimo) no están dispuestas a invertir a  costa de su cuenta de resultados.

Las bases del concurso para la concesión de los amarres que un día fueron del Marítimo de Mahón son esperanzadoras, por cuanto han puesto sobre la mesa todos los citados condicionantes. La sociedad, representada en los poderes públicos, tiene el derecho a reservar una parte de sus puertos al verdadero uso deportivo, sin excluir a nadie que esté dispuesto a hacer lo que los clubes hacen por el deporte y por la sociedad. Eso sí, que éstos no pierdan de vista que lo que les distingue es el deporte, no los privilegios adquiridos por sus amarristas cuando se otorgaron las concesiones que ahora acaban.

Los amarres son el medio, no el fin.

CONÉCTATE AL PODCAST DE GACETA NÁUTICA

La campaña de cada año

El sector náutico tiene que combatir las mentiras y medias verdades que perjudican a los usuarios del mar y exigir respeto

Ecologismo sin sustancia

La sociedad civil se ocupa de lo importante mientras las autoridades y sus entidades afines y subvencionadas se dedican a lo accesorio.

Dos formas de hacer política

Xavier Ramis ha dado la cara en la polémica por los errores en los exámenes, mientras Vicenç Vidal nos ha querido tomar el pelo

La “apuesta por la náutica” es siempre un farol

La competencia en la Península se ha puesto las pilas y cada vez son más los barcos y las empresas de reparación que optan por otros destinos

Unos premios viento en popa

No es nada fácil elegir a los ganadores entre todo el talento de la náutica balear, ya sea en la rama deportiva, asociativa o empresarial

El fin de las AOT amenaza la industria náutica a corto plazo

La APB debe explorar una fórmula legal que impida que embarcaciones que tienen reserva para reparar en Mallorca busquen otro destino, lo que, de hecho, ya está pasando

Conciencia por el patrimonio

"Seamos positivos: en pocos años hemos visto nacer dos museos marítimos y ahora el Gobierno habla de proteger barcos históricos"

Incivismo en el mar

«La náutica debe marcar distancia frente a quienes no merecen ser considerados navegantes, aunque se desplacen en barco»