CÓDIGO AZUL

JOSÉ LUIS MIRÓ

Periodista desde 1991. Subdirector de Mallorca Press y de Gaceta Náutica. He sido redactor jefe y columnista de El Mundo de Baleares. Ejerzo de responsable de comunicación y jefe de prensa de varias entidades náuticas que nada tienen que ver con lo que aquí opino. Asesoro a empresas en materia de comunicación. Navego cuando puedo.

Mis amigos de la pesca submarina

Atletas que antes eran considerados héroes han caído en el ostracismo social por una campaña gubernamental de desprestigio que no tiene asidero

Un pescador submarino necesita sumergirse en apnea para localizar y capturar una sola pieza.

El domingo pasado tuve el honor de ser invitado a la gala anual del Club de Investigaciones y Actividades Subacuáticas (CIAS), entidad que cuenta entre sus varios ilustres miembros con el tricampeón mundial de pesca submarina Pep Amengual, quien, además de leyenda del deporte, tiene la inmensa fortuna de ser el marido de Loreto Mera, mujer generosa y carismática a la que todo el mundillo de la pesca recreativa mallorquina quiere y respeta. Ambos fueron homenajeados en un acto sin boato pero lleno de emoción. El artista Carlos Terroba, algunas de cuyas espectaculares obras pueden contemplarse en el hotel Artmadams (se lo recomiendo), le regaló a Loreto uno de sus corazones de metal y a más de uno, entre los que por supuesto me incluyo, se le humedecieron los ojos. 

A estas alturas de la vida, habiendo dejado por la popa la encrucijada de los 50, nada aprecio más que la belleza y la honestidad. Me gusta la gente auténtica, sin dobleces. Por eso me siento muy a gusto con mis viejos amigos de la pesca submarina, mujeres y hombres  genuinos, pioneros de la exploración de las profundidades (de ahí la “i” del CIAS) y grandes apasionados de la mar. Como yo.

No hay un solo mallorquín de mi generación que no sepa quién es Pep Amengual. Recuerdo a mi padre, a quién jamás vi sumergirse en el mar por encima de la cintura, narrar las hazañas del “mejor submarinista del mundo”. Que un paisano pudiera destacar internacionalmente en lo suyo, fuese lo que fuese, era un motivo de enorme orgullo.

Entonces no teníamos a Nadal, pero todos habíamos oído hablar del ciclista Timoner, del pescador Amengual e incluso del luchador Oliver, el “Coloso balear”. Hoy sería imposible que un deportista de una disciplina minoritaria pudiera alcanzar ese nivel de celebridad. Pero, bueno, no quiero regodearme en la nostalgia. Cada época tiene sus héroes y está bien que así sea.

No voy a ocultar, sin embargo, que el otro día sentí una cierta tristeza al comprobar lo sola que se ha quedado la gran familia mallorquina de la pesca submarina, sin apenas cobertura mediática y asediada desde dos poderosos frentes: por un lado, la administración pública, con su brunete legislativa y su milonga de las reservas de interés pesquero, y, por otro, todas esas asociaciones ecologistas al servicio bien remunerado del relato oficial.

¿Cómo aquellos atletas que en su día formaron parte de la cultura popular han podido caer en el ostracismo? ¿Qué ha ocurrido para que la admiración que despertaban se haya transformado en indiferencia, incluso en animosidad? Supongo que, como con todo en la vida, no existe una sola causa. La sociedad ha cambiado mucho desde la fundación del CIAS en 1973. Cosas que entonces interesaban han dejado de hacerlo y con otras ha ocurrido justo lo contrario.

Pero no se puede ignorar que la pesca submarina ha sido objeto de una campaña de criminalización feroz desde que Joan Mercant, pescador profesional en excedencia, se hizo cargo de la dirección general de Pesca en Baleares. No soy experto en la materia (no lo soy en ninguna, la verdad), pero a mi discernimiento le ha chirriado siempre mucho que quienes se dedican a arrastrar redes por el lecho marino, arrasando indiscriminadamente todo cuanto encuentran a su paso, anden quejándose de los daños medioambientales que puede causar un submarinista en apnea. Sería para tomárselo a risa si la idea, a base de repetirla un día sí y el otro también, no hubiera calado en el inconsciente colectivo y los aficionados a la pesca submarina no fuesen hoy poco menos que unos apestados sociales.

Y no me vengan con el cuento de que un furtivo ha vendido un mero en un restaurante. Sé distinguir lo sustancial de lo accesorio, y tengo ya la experiencia vital suficiente como para que un político con evidentes intereses en el sector y unos cuantos vividores de la sostenibilidad vengan a endosarme la parte por el todo. Un poco de respeto, por favor. Hace mucho tiempo que dejé de chuparme el dedo.

La penosa realidad es que mis amigos los pescadores submarinos han sido arrinconados. El gobierno autonómico y sus terminales clientelares han conseguido que la sociedad los vea con malos ojos. Era su objetivo desde el principio y no han escatimado mentiras ni hipérboles ni dinero para alcanzarlo. Pronto, si no espabilan, ocurrirá lo mismo con el conjunto de los navegantes, cuyo crédito social cotiza a la baja desde hace más de una década.

¿Es injusto? Sí, mucho, por eso hay que defenderse. Y por eso hay que hacerlo cuando aún hay tiempo y con contundencia. Si es usted aficionado a la navegación y no concibe la vida sin disfrutar de la libertad que el mar le proporciona, debería tomar nota del caso de la pesca submarina. Está el siguiente en la lista.

Angel Matías despliega su plumaje en el aniversario de la APB

Ports de Balears homenajea a su ex director, sentenciado en el caso Mar Blau por alteración de concursos y prevaricación administrativa

El GOB se hace trampas al solitario (y la prensa le sigue la corriente)

​​​​​​​A los ecologistas subvencionados con 281.000 euros por el Govern no les gustan los datos de las inspecciones de pesca porque contravienen su relato. Los medios, en lugar de ceñirse a las cifras, prefieren divulgar las impresiones percibidas “boca-oreja” por esta entidad.

La APB sólo tiene que elegir el precio del café

Puertos no puede seguir tirando el balón hacia delante con todos los asuntos que tiene sobre la mesa. Que decida: o hace caja o garantiza el acceso a los puertos de las economías medias. No hay más.

Ataque a los clubes: así se gentrifica la náutica de recreo en España

Todo el mundo en nuestro sector sabe que existe una trama organizada para acabar con los clubes náuticos y convertirlos en aparcamientos de yates

El caso vertidos y las cartas marcadas de Més

Es imposible que el partido político Més (y en general toda la izquierda española) pierda la partida: si un juez le da la razón, bien; si no, la Justicia es una cloaca. Y así con todo.

El PP también criminaliza a los navegantes

El portavoz popular compra el relato de Més y pide más vigilancia para evitar que "se tiren anclas sobre posidonia" en Ibiza y Formentera

Ibiza y el caso Puertos

La cuestión nuclear de esta nueva pieza separada está en la presunta extorsión al club náutico y la APB

Lío monumental en el varadero

La burocracia amenaza con liquidar a las empresas de mantenimiento de yates

La alargada sombra de la posidonia

La sorprendente revelación científica de que existen hábitats que necesitan «mucha más protección» y a los que nadie presta atención

El cartelito de los peces y la estafa de la sostenibilidad

El concierto de Los 40 pagado con la falsa ecotasa no tiene nada que ver con el medio ambiente, pero en el cartel hay delfines y medusas

El ecologismo mercantil se queda sin el pretexto de la posidonia

Ante la evidencia de que los fondeos en posidonia son residuales, los ‘antibarcos’ se buscan otros argumentos: la “saturación” y el “ruido de origen antropogénico”.

Plan de Puertos: Baleares condena la navegación a vela

Sólo el 9% de los barcos matriculados son veleros porque no hay amarres. El Govern ha aprobado un plan de puertos que prohíbe ampliar las instalaciones y apuesta por las motoras. Todo muy sostenible.

La APB necesitá cambios más profundos

No basta con sustituir al director nueve meses después de la operación de la Fiscalía Anticorrupción

Més y el PP deciden no remover la mierda

Dos partidos que teóricamente están en las antípodas el uno del otro escenificaron un paripé para que no se note que están de acuerdo en no pisarse la manguera

El ninguneo de Yllanes a la feria náutica virtual

La Cámara de Comercio, dispuesta a sacar adelante el Balearic Yacht Show digital con independecia de lo que opine el IDI

Gracias, diputado Ferrá, nos anima usted a seguir

No exageremos. Ni la democracia ni la libertad de información están en peligro porque un político de segunda línea insulte a Gaceta Náutica. La cuestión es que el diputado Ferrá no puede refutar la veracidad de nuestras informaciones sobre los vertidos. Por eso las llama “campaña”

Si funciona, apuesta por ello

Baleares se ha dado de bruces abruptamente con las consecuencias de un modelo basado en el monocultivo del turismo y es preocupante que en lugar de buscar alternativas realistas, como la náutica, donde tanto tenemos que ofrecer, nuestros gobernantes ya hayan decidido que seguirán dándole la espalda al mar

Gual y la teoría de la conspiración

La Fiscalía, la Guardia Civil y el Juzgado habrían actuado al dictado de una supuesta mafia, según la tesis que han puesto a circular personas allegadas al ex presidente

Son de secano

Podemos estigmatiza a la náutica con su campaña de impuestos a los ricos mientras su líder en Baleares dirige el Palma Boat Show y subvenciona a las asociaciones de grandes yates

El Govern debe exigir al Estado todas las competencias portuarias

La crisis del Covid-19 pone de manifiesto la discriminación que sufren las empresas náuticas que operan bajo competencia de Puertos del Estado

La unión (de la náutica) hace la fuerza

El sector está demostrando desde hace dos meses su fortaleza gracias a la suma de todos sus actores, desde la industria más grande hasta el más humilde navegante. Ojalá este espíritu de equipo perdure más allá de la pandemia