CÓDIGO AZUL

JOSÉ LUIS MIRÓ

Periodista desde 1991. Subdirector de Mallorca Press y de Gaceta Náutica. He sido redactor jefe y columnista de El Mundo de Baleares. Ejerzo de responsable de comunicación y jefe de prensa de varias entidades náuticas que nada tienen que ver con lo que aquí opino. Asesoro a empresas en materia de comunicación. Navego cuando puedo.

Si funciona, apuesta por ello

Baleares se ha dado de bruces abruptamente con las consecuencias de un modelo basado en el monocultivo del turismo y es preocupante que en lugar de buscar alternativas realistas, como la náutica, donde tanto tenemos que ofrecer, nuestros gobernantes ya hayan decidido que seguirán dándole la espalda al mar

Baleares es una de las comunidades autónomas más castigadas por la crisis derivada de la pandemia de coronavirus. Ello se debe a la gran dependencia que la economía balear tiene de del turismo, cuya actividad se ha visto prácticamente paralizada. Los hoteles han estado cerrados la mayor parte del tiempo desde que se declaró el estado de alarma, y un sector tan importante como el de los cruceros ha caído un 90%. Mallorca ha pasado de recibir 1.700.000 turistas de cruceros en 2019 a 150.000 este año. Y no parece que la situación vaya a mejorar a corto plazo.

El sector náutico ha sido uno de los pocos que ha podido mantener una parte de su actividad. Los astilleros de mantenimiento, salvo los 15 días de confinamiento total,  han seguido trabajando; el chárter tuvo una temporada similar a la del año anterior, pero solo el mes de julio; los puertos deportivos han perdido alrededor de la mitad de su tránsito, aunque han seguido facturando los amarres de base, donde se espera a corto medio plazo un aumento significativo de la morosidad.

En este contexto ya han aparecido algunos políticos diciendo que, dado que la náutica “funciona”, no requiere ninguna ayuda; es decir, que, como no ha tocado fondo, puede seguir sometida a la fuerte carga fiscal que la caracteriza e incluso se pueden implantar nuevas tasas, como la que estrenó el pasado julio, en plena pandemia, el subsector de la reparación.

La conocida miopía de nuestros gobernantes se acentúa en cuanto miran al mar. Porque, me pregunto, ¿no sería más lógico fomentar mediante exenciones fiscales o moratorias parciales de cánones el único sector que ha demostrado que puede hacer frente a una crisis como la que estamos viviendo? ¿No deberíamos apostar por esa tan cacareada economía azul y fomentar el acceso de nuestros jóvenes a las diversas profesiones que ofrece nuestro sector?

Baleares se ha dado de bruces abruptamente con las consecuencias de un modelo basado en el monocultivo del turismo y es preocupante que en lugar de buscar alternativas realistas, como la náutica, donde tanto tenemos que ofrecer, nuestros gobernantes ya hayan decidido que seguirán dándole la espalda al mar, un espacio por el que, a pesar de vivir en un archipiélago, jamás se han interesado.

La alargada sombra de la posidonia

La sorprendente revelación científica de que existen hábitats que necesitan «mucha más protección» y a los que nadie presta atención

El cartelito de los peces y la estafa de la sostenibilidad

El concierto de Los 40 pagado con la falsa ecotasa no tiene nada que ver con el medio ambiente, pero en el cartel hay delfines y medusas

El ecologismo mercantil se queda sin el pretexto de la posidonia

Ante la evidencia de que los fondeos en posidonia son residuales, los ‘antibarcos’ se buscan otros argumentos: la “saturación” y el “ruido de origen antropogénico”.

Plan de Puertos: Baleares condena la navegación a vela

Sólo el 9% de los barcos matriculados son veleros porque no hay amarres. El Govern ha aprobado un plan de puertos que prohíbe ampliar las instalaciones y apuesta por las motoras. Todo muy sostenible.

La APB necesitá cambios más profundos

No basta con sustituir al director nueve meses después de la operación de la Fiscalía Anticorrupción

Més y el PP deciden no remover la mierda

Dos partidos que teóricamente están en las antípodas el uno del otro escenificaron un paripé para que no se note que están de acuerdo en no pisarse la manguera

El ninguneo de Yllanes a la feria náutica virtual

La Cámara de Comercio, dispuesta a sacar adelante el Balearic Yacht Show digital con independecia de lo que opine el IDI