CÓDIGO AZUL

JOSÉ LUIS MIRÓ

Periodista desde 1991. Subdirector de Mallorca Press y de Gaceta Náutica. He sido redactor jefe y columnista de El Mundo de Baleares. Ejerzo de responsable de comunicación y jefe de prensa de varias entidades náuticas que nada tienen que ver con lo que aquí opino. Asesoro a empresas en materia de comunicación. Navego cuando puedo.

Son de secano

Podemos estigmatiza a la náutica con su campaña de impuestos a los ricos mientras su líder en Baleares dirige el Palma Boat Show y subvenciona a las asociaciones de grandes yates

Hace algo más de un año, el presidente de la Asociación de Navegantes, Gabriel Dols, pidió a los representantes del PSIB en un acto en la Cámara de Comercio que, por favor, si volvían a ganar las elecciones, como así fue, no pusieran a gestionar asuntos que afectaran al mar a políticos o partidos que sintieran «odio visceral» por la náutica.

No pronunció ningún nombre, pero todos los presentes supimos que se refería al antiguo conseller de Medio Ambiente, hoy senador, Vicenç Vidal, autor intelectual del decreto de posidonia que satanizaba a los navegantes y se autoindultaba del desastre provocado por los vertidos de aguas residuales de los que su departamento era  (y sigue siendo) responsable directo.

Hubo elecciones, las ganó el PSOE, y en el reparto de carteras, cargos y demás prebendas la gestión del medio ambiente le volvió a tocar a Més, que, por supuesto, seguirá con su campaña contra los usuarios del mar en cuanto se levante el estado de alarma. De momento ya ha conseguido tumbar la creación de nuevos varaderos con los que los socialistas pretendían reactivar y diversificar la economía. Y lo ha hecho, como no podía ser de otra manera, con la ayuda inestimable del tercer socio de gobierno, Unidas Podemos, cuya aversión por los barcos, de sobras conocida, se ha visto elocuentemente plasmada en su campaña de subida de impuestos a las «grandes fortunas».

La propuesta podría haberse ilustrado perfectamente con una imagen aérea cenital del chalé del líder de la formación, Pablo Iglesias, pero los propagandistas del partido morado han considerado que lo más adecuado era hacerlo con un gran yate... Hasta que Iglesias tenga el suyo.

Pero todo gesto mercadotécnico –aún más si se trata de política– corre el riesgo de retratar la incoherencia de sus autores. No ya por el asunto Galapagar, que está muy trillado, sino porque Podemos es el partido que gestiona, con sumo gusto de su líder balear, Juan Pedro Yllanes, el Salón Náutico Internacional de Palma, donde se registra anualmente una de las mayores concentraciones de grandes yates del Mediterráneo.

El juez felizmente metido a político (lo prefiero en el Parlamento antes que en un juzgado) se ha mostrado a favor de promover la industria de la reparación y mantenimiento de superyates, incluso ha subvencionado a la entidad asociativa que reúne a las empresas de este sector, lo cual casa  mal con el flyer adjunto y aún peor con las presiones para que el PSIB renunciara a la creación de nuevos varaderos de interior donde, en ningún caso, se hubieran podido construir o reparar superyates, sino embarcaciones de pequeña eslora; donde hubieran podido florecer, quién sabe, empresas medianas destinadas a cubrir la demanda de esa náutica social que siempre termina sufriendo los daños colaterales provocados por los prejuicios de una izquierda trasnochada que identifica las actividades marinas con la destrucción del medio ambiente o la riqueza más suntuaria.

Todo se reduce a lo que decía Dols: no les gustan los barcos. Ni grandes ni pequeños. Son de secano.

El GOB se hace trampas al solitario (y la prensa le sigue la corriente)

​​​​​​​A los ecologistas subvencionados con 281.000 euros por el Govern no les gustan los datos de las inspecciones de pesca porque contravienen su relato. Los medios, en lugar de ceñirse a las cifras, prefieren divulgar las impresiones percibidas “boca-oreja” por esta entidad.

La APB sólo tiene que elegir el precio del café

Puertos no puede seguir tirando el balón hacia delante con todos los asuntos que tiene sobre la mesa. Que decida: o hace caja o garantiza el acceso a los puertos de las economías medias. No hay más.

Ataque a los clubes: así se gentrifica la náutica de recreo en España

Todo el mundo en nuestro sector sabe que existe una trama organizada para acabar con los clubes náuticos y convertirlos en aparcamientos de yates

El caso vertidos y las cartas marcadas de Més

Es imposible que el partido político Més (y en general toda la izquierda española) pierda la partida: si un juez le da la razón, bien; si no, la Justicia es una cloaca. Y así con todo.

El PP también criminaliza a los navegantes

El portavoz popular compra el relato de Més y pide más vigilancia para evitar que "se tiren anclas sobre posidonia" en Ibiza y Formentera

Ibiza y el caso Puertos

La cuestión nuclear de esta nueva pieza separada está en la presunta extorsión al club náutico y la APB

Lío monumental en el varadero

La burocracia amenaza con liquidar a las empresas de mantenimiento de yates

La alargada sombra de la posidonia

La sorprendente revelación científica de que existen hábitats que necesitan «mucha más protección» y a los que nadie presta atención

El cartelito de los peces y la estafa de la sostenibilidad

El concierto de Los 40 pagado con la falsa ecotasa no tiene nada que ver con el medio ambiente, pero en el cartel hay delfines y medusas

El ecologismo mercantil se queda sin el pretexto de la posidonia

Ante la evidencia de que los fondeos en posidonia son residuales, los ‘antibarcos’ se buscan otros argumentos: la “saturación” y el “ruido de origen antropogénico”.

Plan de Puertos: Baleares condena la navegación a vela

Sólo el 9% de los barcos matriculados son veleros porque no hay amarres. El Govern ha aprobado un plan de puertos que prohíbe ampliar las instalaciones y apuesta por las motoras. Todo muy sostenible.

La APB necesitá cambios más profundos

No basta con sustituir al director nueve meses después de la operación de la Fiscalía Anticorrupción

Més y el PP deciden no remover la mierda

Dos partidos que teóricamente están en las antípodas el uno del otro escenificaron un paripé para que no se note que están de acuerdo en no pisarse la manguera

El ninguneo de Yllanes a la feria náutica virtual

La Cámara de Comercio, dispuesta a sacar adelante el Balearic Yacht Show digital con independecia de lo que opine el IDI

Gracias, diputado Ferrá, nos anima usted a seguir

No exageremos. Ni la democracia ni la libertad de información están en peligro porque un político de segunda línea insulte a Gaceta Náutica. La cuestión es que el diputado Ferrá no puede refutar la veracidad de nuestras informaciones sobre los vertidos. Por eso las llama “campaña”

Si funciona, apuesta por ello

Baleares se ha dado de bruces abruptamente con las consecuencias de un modelo basado en el monocultivo del turismo y es preocupante que en lugar de buscar alternativas realistas, como la náutica, donde tanto tenemos que ofrecer, nuestros gobernantes ya hayan decidido que seguirán dándole la espalda al mar

Gual y la teoría de la conspiración

La Fiscalía, la Guardia Civil y el Juzgado habrían actuado al dictado de una supuesta mafia, según la tesis que han puesto a circular personas allegadas al ex presidente

El Govern debe exigir al Estado todas las competencias portuarias

La crisis del Covid-19 pone de manifiesto la discriminación que sufren las empresas náuticas que operan bajo competencia de Puertos del Estado

La unión (de la náutica) hace la fuerza

El sector está demostrando desde hace dos meses su fortaleza gracias a la suma de todos sus actores, desde la industria más grande hasta el más humilde navegante. Ojalá este espíritu de equipo perdure más allá de la pandemia