CARTA DE LA DIRECTORA

ELENA PIPÓ

Elena Pipó, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, es la directora de Mallorca Press, empresa editora de Gaceta Náutica, Diario de Regatas y Gaceta Náutica Radio. También es la directora de todas estas publicaciones y de sus versiones digitales. Cada mes escribe la "Carta de la directora", dirigida a los lectores de GN, en la que opina sobre los temas de actualidad que afectan a la náutica española.

Unos premios viento en popa

No es nada fácil elegir a los ganadores entre todo el talento de la náutica balear, ya sea en la rama deportiva, asociativa o empresarial

Gaceta Náutica creó en 2016 los Premios Timón, unos galardones cuyo objetivo es reconocer públicamente la labor de las personas, entidades y empresas más destacadas de la náutica balear. Recuerdo que cuando los pusimos en marcha, mucha gente, con toda su buena intención, nos preguntó si de verdad pensábamos que nuestro «pequeño mundo» daría para otorgar seis timones anuales.

Para entonces, esta publicación ya llevaba 14 años de singladura y quienes la hacemos, que venimos siendo prácticamente los mismos desde el primer día, teníamos plena consciencia del potencial del sector náutico en todas sus ramas: la deportiva, la social, la portuaria y la empresarial. Solíamos responder, medio en broma, que en estas Islas hay suficiente talento para dar 20 premios timón cada año, aunque en el fondo es la verdad.

Cada año nos encontramos con el bendito problema de tener que seleccionar a uno solo entre los muchos merecedores de nuestro pequeño pero muy sincero homenaje. Esa selección incluye, por ejemplo, tener que decantarse entre varios campeones del mundo o de Europa, lo que no es nada fácil. Lo mismo podría decirse de las entidades o personalidades que se han significado por contribuir al desarrollo, la visualización o la divulgación de lo que aquí llamamos «cultura de la mar», ya sea desde el asociacionismo, la empresa o la comunicación. Son muchos y son buenos. 

Me siento muy orgullosa de ver cómo estos premios se han afianzado en apenas seis años hasta convertirse en un verdadero referente para el sector náutico de nuestras Islas, del que siempre nos hemos sentido parte integrante, sin renunciar por ello al espíritu crítico que necesariamente debe marcar el rumbo de un medio de comunicación. 

La ilusión y la alegría con la que los galardonados reciben la noticia de su elección me produce, por un lado, una gran felicidad personal, mientras, por otro, me recuerda la gratitud que le debemos a todos los colaboradores que nos han venido apoyando desde la primera edición, cuando esto no era más que una incierta iniciativa. Sin su ayuda hubiera sido imposible consolidar la marca de los Premios Timón en tan poco tiempo. Por ello siempre digo que, si bien están organizados por Gaceta Náutica, estos galardones pertenecen a todo el sector.

Dentro de ese proceso de afianzamiento, este año hemos dado un paso muy importante para que los Premios Timón, además de reconocer a deportistas y personalidades, sirvan para fomentar la innovación empresarial, una de las asignaturas que teníamos pendiente.
Gracias al apoyo de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB), la categoría de Innovación está dotada este año con un premio de 2.000 euros y, lo que sin duda es más importante, con el aval directo del organismo público que gestiona los puertos de interés general de las Islas. En el momento de escribir estas líneas, unos días antes de que se conociera el nombre del ganador, habíamos recibido diez proyectos, a cuál más interesante. El jurado no lo iba a tener nada fácil. 

Nos encanta la idea de servir de plataforma para que las ideas y proyectos más audaces vinculados a la náutica tengan la visibilidad que se merecen gracias a los Premios Timón. Nuestro trabajo principal es informar, pero no les negaré que también nos gusta sentirnos un poco protagonistas de la evolución de ese mundo sobre el que un día decidimos poner la mirada. 

Mahón, unas bases para la esperanza

Los amarres son el medio con el que los clubes pueden cumplir su fin: fomentar el deporte

La campaña de cada año

El sector náutico tiene que combatir las mentiras y medias verdades que perjudican a los usuarios del mar y exigir respeto

Ecologismo sin sustancia

La sociedad civil se ocupa de lo importante mientras las autoridades y sus entidades afines y subvencionadas se dedican a lo accesorio.

Dos formas de hacer política

Xavier Ramis ha dado la cara en la polémica por los errores en los exámenes, mientras Vicenç Vidal nos ha querido tomar el pelo

La “apuesta por la náutica” es siempre un farol

La competencia en la Península se ha puesto las pilas y cada vez son más los barcos y las empresas de reparación que optan por otros destinos

El fin de las AOT amenaza la industria náutica a corto plazo

La APB debe explorar una fórmula legal que impida que embarcaciones que tienen reserva para reparar en Mallorca busquen otro destino, lo que, de hecho, ya está pasando

Conciencia por el patrimonio

"Seamos positivos: en pocos años hemos visto nacer dos museos marítimos y ahora el Gobierno habla de proteger barcos históricos"

Incivismo en el mar

«La náutica debe marcar distancia frente a quienes no merecen ser considerados navegantes, aunque se desplacen en barco»