HISTORIA, PATRIMONIO, LITERATURA

 

Un naufragio, diez muertos, un destierro y un hermanamiento

La tragedia del vapor Miramar, ocurrida hace 100 años en el Cabo Ortegal, conmocionó a la sociedad mallorquina de la época y ensalzó el valor de los pescadores gallegos que arriesgaron sus vidas para salvar a los náufragos. Un escritor fue condenado por atribuir al empresario Juan March la responsabilidad del accidente.
JOSÉ LUIS MIRÓ

El pasado mes de febrero se cumplió un siglo del naufragio del vapor Miramar, propiedad de la compañía Isleña Marítima, en el Cabo Ortegal. El suceso, que conmocionó a la sociedad mallorquina del momento, se saldó con la muerte de diez tripulantes, la pérdida de la embarcación y la condena y posterior destierro de un periodista y escritor mallorquín que responsabilizó de la tragedia al empresario Joan March. También supuso el hermanamiento de la ciudad de Palma con el pueblo pesquero Puerto de Cariño, muchos de cuyos habitantes pusieron en riesgo sus vidas para salvar a los náufragos mallorquines.