PUERTOS

MEDIO AMBIENTE

Los ferrys dejarán de contaminar el aire de Palma en 2022 gracias a la nueva conexión eléctrica

El sistema, que cuesta un millón de euros y se empezará a instalar a principios de 2020, no sirve para los cruceros turísticos porque la red actual no lo permite
JOSÉ LUIS MIRÓ

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha terminado de redactar el proyecto para la instalación de tomas de electricidad en los muelles comerciales del puerto de Palma. Una vez concluida la obra, que se iniciará a finales de este año o principios del que viene, los ferrys que recalan en la capital balear podrán parar máquinas y conectarse a la red eléctrica, lo que supondrá que dejen de contaminar el aire de la ciudad. No así los grandes cruceros turísticos, ya que “la red eléctrica actual no lo permite”, según ha explicado un portavoz del ente portuario.