HISTORIA, PATRIMONIO, LITERATURA

MENSAJES EN BOTELLAS

El idioma de las nubes

Las nubes le hablan al navegante. Y le hablan en tiempo real, porque cuando vemos una nube densa, no muy alta con los cantos muy suaves, pero bien definidos como si fuera una escultura de vidrio ahumado, sabemos que viene viento fuerte
OSCAR SICHES

La nube bienvenida, blanca, con aspecto de copo de algodón que se forma a veces en un atardecer temprano de verano y nos permite “salir del horno” de la castaña solar que nos abrasa, es posiblemente la única nube bienvenida.  Digo en general porque están las nubes del agricultor que riegan los sembradíos cuando toca, las del ciclo de vida de la naturaleza. Y las que acojonan, donde se forman los truenos, las que se creía que llevaban en su interior a los dioses que manifestaban su enojo acribillándonos a relámpagos con estruendo y que nos hacían darnos cuenta de lo mortales que éramos. Eso hasta que Benjamín Franklin levanto su cometa y se cargó a todos los Olimpos juntos, demostrando en 1753 que eso no eran lanzas divinas sino electricidad dando paseos desordenados.