TRIPULANTE 18

VELA

Entramos en la fase Post-Covid

JAUME SOLER
No habrá Copa del Rey MAPFRE, solo el Trofeo Caixa Bank Conde de Godó se la juega.

Después de haber estado oficialmente más de tres meses confinados, el 21 de junio acabó el estado de alarma y en consecuencia las famosas fases que, de la 1 a la 3, han ido pasando distintas las regiones sanitarias, que nada tenían que ver con las regiones políticas, porque recordemos que el virus no entiende de fronteras.



Desde el confinamiento más radical al que nos obligaron en el mes de marzo, en donde las calles desiertas parecían sacadas de la novela del escritor Manuel de Pedrolo Mecanoscrito del segundo origen; al desconfinamiento más heterodoxo a partir de la fase 2, donde podían diez personas juntarse a comer y beber en un bar, pero en cambio, en un barco no podía navegar más de una. Por no hablar de la fase 3 en las que, perdónenme la expresión, ha sido un cachondeo. 

 


Que el confinamiento era necesario, era evidente. Al menos por ahora se ha demostrado que los enfermos han disminuido drásticamente haciendo que la curva empezara a bajar en mitad del encierro, hasta el punto de que hoy apenas hay nuevos casos. Pues ahora estamos ya en la fase post-COVID, aunque a nadie se le olvide que el virus ha llegado para quedarse.

Pero la incoherencia de nuestro gobernantes no tiene fin. Llevamos ya varias semanas con fútbol a diario, mientras el resto de deportes lo único que pueden hacer es entrenar y la única competición que pueden ver es la del  ‘deporte rey’ a través de la pequeña pantalla. Regatas lo que se dice regatas no las tendremos hasta el mes de julio, y esto con un poco de suerte volveremos poco a poco a lo que se han empeñado en llamar nueva normalidad. Pues, que quieren que les diga, este término inventado a mi no me acaba de convencer. O es normalidad o no es normalidad.



Entiendo que haya regatas como el Trofeo de la Reina de Valencia que se cancelara, demasiado cerca de la nueva normalidad o la Copa del Rey MAPFRE, por motivo evidentes –ya no solo deportivos– tenía todos los visos de seguir el mismo camino. 



La única regata que ha decidido jugársela ha sido el Trofeo CaixaBank Conde de Godó, que tras retrasarla dos meses, ha decidido tirar para adelante e intentará buscar rédito de la flota mediterránea, la catalana claro está, pero también de la balear y la valenciana, así como de Clásicos, que este año no tendrán ni Puig ni Illes Balears Clàssics, que como todo el mundo están necesitados de competición. Veremos si la jugada les sale bien.



Para agosto esperemos que este mal sueño haya pasado sino del todo, casi; y la Copa del Rey de Mahón pueda volver ser la de la real normalidad.



TRIPULANTE 18

El futuro de la vela está en juego

La presidenta de la RFEV sigue atrasando todo lo que puede el inicio del proceso electoral


FEDERACIONES

Javier Sanz anuncia su candidatura a la presidencia de la RFEV

El ex vicepresidente de la federación y del RCN de Palma es el primero en confirmar su intención de dirigir la vela española