Estudios de impacto en la costa balear y miedo a la reserva integral

Informes demuestran la inutilidad de las reservas de interés pesquero. El autor, director del departamento de Parques y Reservas de Federación Española de Actividades Subacuáticas, se pregunta por qué la Fundación Marilles valida este modelo "ineficaz" y sobredimensiona el furtivismo en la pesca de recreo.

Las redes abandonadas representan el 53% de los plásticos de los océanos.

Las consejerías de Agricultura y Pesca de comunidades autónomas costeras solían, hace ya más de dos decadas, encargar a científicos de prestigio (del CSIC o CEAC de Blanes, o catedráticos de ecología, por ejemplo) estudios previos al proyecto de nuevas Áreas Marinas Protegidas (AMP) en los que sustentar sus propuestas y, a medida que estas AMP entraban en vigor, estudios que evaluaran la mejora alcanzada.

Diez o quince años más tarde, la evaluación de esa esperada mejora, realizada por estos mismos científicos en la Reserva des Freus, concluyó lo siguiente:

-Sólo se había producido un aumento relevante de la biomasa y mejora en el reducido espacio de reserva integral (cara E y N de l’Illot de S’Espardell ), en el que no está autorizada ninguna modalidad de pesca profesional o recreativa.

-No se había aumentado la biomasa en la reducida zona de veda, por el intenso tráfico marítimo entre Eivissa y Formentera.

-Mejora inapreciable en el resto de la zona de reserva (98% de la superficie total), en que seguía autorizada a faenar la flota de artes menores de Ibiza y Formentera (trasmallos de 1 kilómetro y palangres hasta 500 anzuelos, mayoritariamente) en todo el restante espacio a proteger, pero en el que llevaba 15 años prohibida la pesca submarina recreativa (5 kilos por licencia y día más 1 pieza), regulada hasta la creación de la reserva.

Las recomendaciones de los autores de este seguimiento fueron consecuentes: más espacio de reserva integral, introducir algunas restricciones a la pesca profesional de artes menores  o “artesanal” y no medir la protección marina por el número de kilómetros de costa bajo ese modelo.

Además, se ponía de manifiesto el efecto devastador en la salud des Freus de algas invasoras y de los vertidos mal depurados de los emisarios submarinos, de los que son responsables los grandes ayuntamiento y entes locales. ¡Con la Iglesia hemos topado!

Estudios de profesionales reconocidos fueron al fondo del cajón y la Conselleria a buscó otros “expertos” locales más razonables y benévolos con el GOIB, que justifiquen el modelo de reserva marina de interés pesquero. Ahí aparecen Marilles y sus expertos repatriados, pagados por “un mecenas holandés”, poniendo orla a intenciones desproporcionadas que extiendan un modelo mal valorado por los científicos mencionados, con intención de superar de largo el % de costa con (falsa) reserva marina respecto a lo comprometido en el Green Deal 2030 UE.

Finalmente, motivado por las prisas, se publican o se hace referencia a informes de impacto que aseguran que “el aumento de biomasa es de 4 veces la inicial”, normalmente sin publicar copias del Estudio que se elabora al dictado o sólo se firma ya por los técnicos de la Conselleria.

Ya conocemos bien el mapa resultante de promover la creacion y ampliacion de (falsas) reservas sin parar y no hacer ningún caso a los estudios de estado o desarrollo de esos espacios llevados a cabo por científicos reconocidos, que se sustituyen por el marketing y reuniones sectoriales con conclusiones preestablecidas (y tendenciosas) de la Fundación Marilles y sus expertos o, cuando conviene al director general de Pesca, elaborados a medida por tecnicos de la propia Conselleria, sin validez científica alguna, tal como si diéramos tal validez a un anuncio de Coca-Cola.

¿Pueden explicar Marilles y la Dirección General de Pesca su insistencia en artículos y foros con las bondades de la pesca profesional y del modelo de reservas marinas de interés pesquero, la sobrevaloración de “la pesca furtiva” y la pesca submarina recreativa, por cierto la modalidad de pesca más selectiva y sostenible según la UNESCO? ¿Por qué en sus artículos y foros se soslayan aspectos tan relevantes como los siguientes?

-Los vertidos accidentales continuos y los mal depurados (recurrentes) de los emisarios,

-La insuficiente inversión pública para su eficacia

-La extendida y creciente presencia de redes y aparejos de pesca profesional perdidos en el fondo marino que siguen pescando indiscriminadamente y suponen a nivel mundial el 53% del plástico en nuestros mares.

-El rechazo sistemático a las propuestas de más espacios de reserva integral y menos kilómetros de falsa reserva de interés pesquero, un modelo mucho más eficiente de protección de especies y hábitats, según nuestros científicos.

Para ilustrar la baja consistencia científica y alta carga política mezclada con populismo de los estudios y argumentos de los que hace gala la Dirección General de Pesca y Asuntos Marítimos del GOIB, puede constatarse que los estudios a los que alude para ensalzar su labor, en lo referido a la alta densidad de tráfico marítimo recreativo, tratan de justificar a la vez:

-“La mejora sustancial de la biomasa (densidad de peces) en la zona des Freus de Ibiza y Formentera”

-“El impacto desequilibrante y reductor de la biomasa” de ese mismo tráfico marítimo para justificar y dar alas a un nuevo proyecto de (falsa) reserva marítima en la costa de Calvià, justificada así su necesidad por el propio ayuntamiento.

 De más reservas integrales y fondeo de embarcaciones en la posidonia, mejor hablamos en otra ocasión.

Saquen ustedes mismos sus propias conclusiones.

--

Sergi Pérez es director del departamento de Parques y Reservas de Federación Española de Actividades Subacuáticas (FEDAS)

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.

Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.

Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.

Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.

Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.

QUIERO COLABORAR