¿Qué factores han provocado la muerte masiva en el Mar menor?

El IEO remarca que cualquier diagnóstico de este nuevo evento debe ser realizado desde el rigor científico que proporciona el análisis exhaustivo de las evidencias existentes

Expertos del Instituto Español de Oceanografía (IEO, CSIC) están analizando las evidencias científicas disponibles en relación a las causas del nuevo evento de mortalidad masiva acontecido los días 15 y 16 de agosto en el Mar Menor, incluyendo su origen como fruto de déficit de oxígeno tanto en el agua como en el sedimento.

La mortalidad se ha producido en animales pertenecientes a una amplia variedad de especies -especialmente peces y crustáceos- que desarrollan su actividad en el fondo o muy cerca del mismo, pero de talla predominantemente pequeña con menor capacidad de escape y, por tanto, más vulnerables frente a factores de estrés como la temperatura, la anoxia o la toxicidad de algún tipo de elemento contaminante.

Ninguno de estos factores y sus múltiples interacciones puede ser descartado a priori sin disponer de más evidencias, siendo la temperatura solo uno entre los diversos factores que pueden haber dado lugar a este evento.

Como se mostró en el informe presentado por el IEO en julio de 2020, tanto la temperatura media del agua como la frecuencia e intensidad de los eventos extremos de calor mantienen una tendencia creciente durante las últimas décadas. Es, por tanto, esperable que este factor contribuya al deterioro del Mar Menor y dificulte su recuperación.

Sin embargo, por un lado, los organismos que habitan en este tipo de ecosistemas lagunares se encuentran especialmente adaptados a los cambios ambientales bruscos y fluctuantes por lo que resulta difícil que se vean afectados por un leve incremento de temperatura, dentro del máximo estival característico del Mar Menor. Por otro lado, la alteración previa que sufre el Mar Menor por la eutrofización (promovido a su vez por entrada de nutrientes a través de aguas superficiales o subterráneas) disminuye su resilencia, es decir, su capacidad para resistir alteraciones como las que puede provocar el estrés térmico de una ola de calor u otro factor.

RIGOR CIENTÍFICO

De acuerdo con lo anterior, cualquier diagnóstico del Mar Menor y de las causas que han desencadenado este nuevo evento debe ser realizado desde el rigor científico que proporciona el análisis exhaustivo de las evidencias existentes. Científicos del Centro Oceanográfico de Murcia expertos en estudio de la laguna durante décadas, realizan un muestreo continuado que ha permitido capturar algunos datos básicos en los días en los que ocurrió este último episodio, y se encuentran en estos momentos realizando el análisis de la evidencia disponible para aportar luz sobre las causas y consecuencias de este nuevo evento de mortalidad de fauna en la valiosa laguna hipersalina.

En la resolución de las relaciones causa-efecto ante estos eventos extremos o la existencia de tendencias asociadas, por ejemplo al cambio climático, los expertos consideran que se vería altamente facilitada mediante la creación de infraestructuras que permitieran el seguimiento en continuo y en tiempo real de las propiedades ambientales (temperatura, concentración de oxígeno o clorofila, corrientes…) de la laguna.

Respecto al papel de la temperatura es muy precipitado achacar a este único factor la muerte masiva de fauna sin realizar un análisis más detallado de series temporales a largo plazo de esta variable, que permita comprobar si se trata de algún tipo de anomalía térmica significativa, capaz de causar la muerte de los organismos. El IEO mantiene desde hace años una red de sensores sumergibles de temperatura tanto en el Mediterráneo como en el Mar Menor y en estos momentos los expertos se encuentran analizando la serie temporal desde la década de los 80 para comprobar si hay algún evento extremo y significativo que explique por si solo esta mortalidad.

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.

Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.

Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.

Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.

Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.

QUIERO COLABORAR