OPINION

TINTA DE CALAMAR

DIEGO RIERA


TINTA DE CALAMAR

Tintín y los barcos

El autor repasa las obras de Hergé y descubre que en la serie del reportero más famoso del mundo hay referencias a 18 embarcaciones
DIEGO RIERA HEVIA

¡Rayos y truenos! Esta iba a ser una columna sencilla y rapidita. Cuando les hablé de Sirius comenté que también era uno de los barcos que salían en las aventuras de Tintín y buscando información -lo mejor de escribir es documentarse- di con un blog en el que había un resumen de las embarcaciones que aparecen en los comics. Será fácil, pensé.


Pero luego, ¡ay!, Hergé hizo desde hidroaviones a submarinos pasando por barcos de guerra, sambuks y auxiliares. De hecho, protagonizan cuatro portadas: Stock de coque con una balsa, El secreto del Unicornio con un navío de 50 cañones, El Tesoro de Rackman el Rojo con un submarino y La isla Negra con un fabuloso bote como el que tienen los chicos de OldSalt en Sóller. Además, el compañero de Tintín es el capitán Haddock, aquí hay más flota de la esperada.



Recurro entonces a dos libros complementarios a las aventuras del reportero, El diccionario de Tintín de Toni Costa y ¡Rayos y Truenos! de Yves Horeau, que se editó para la exposición que hizo el Museu Maritim de Barcelona. En la contraportada deja clara la importancia de los barcos en la obra del autor: aparecen en quince de los veintitrés libros.



Dieciocho barcos son citados y representados en los dibujos, una quincena citados y no representados y cuatro más que se pueden identificar a pesar de no citarse su nombre. Y entre todos estos destacan el Karaboudjan en El Cangrejo de las pinzas de oro, el Aurora de La estrella misteriosa, el Unicornio protagonista en dos comics, el Sirius en las mismas aventuras y el Ramona en Stock de Coque. Ninguno de estos barcos es inventado. El último carguero citado es el S.S. Égypte del año 1946 y correspondiente al programa Hansa, el Sirius es un arrastrero de Ostende, el John-O.88. Y este detalle es importante, Hergé se documentaba excepcionalmente. Con las fotos mandó hacer una maqueta en unos astilleros. Una copia de éste se conserva en la Fondation Hergé y será, sin duda, el origen de todos los modelos que se pueden comprar por internet e, incluso, un modelo hecho con piezas de Lego impresionante (brothers-brick.com).



La cumbre de la preparación de una aventura son El Secreto del Unicornio, con abundantes detalles del navío, la tripulación y artillería, Francisco Caballero de Hadoque, el pirata Rackham el Rojo y la batalla entre los dos barcos, y Stock de coque, donde coinciden en el Mar Rojo desde un acorazado -Los Ángeles- a una balsa incluyendo dos sambuks, un mercante, dos botes, un yate, una lancha, dos submarinos y, por si fuera poco, cuatro aviones.



Sólo un pero: Tintín conduce coches, motos, bicicletas y también lo vemos a los mandos de aviones e incluso cohetes pero nunca lo hemos visto regateando. Y es una lástima, seguro que Hergé lo clavaba a bordo de un Snipe o un Dragón, el reportero sería un buen proel.


CONTENIDO PATROCINADO POR

Medusa Sail

 

Cómo seguir una regata: instrucciones para papás con lancha

Una lancha atravesada en medio de una llegada es un plus de estrés para un niño de Optimist


 

Vela: ningún deporte nos da tanto

Contemplar la ciudad silenciada desde el mar te hace ver los problemas de forma distinta


 

ABoK: la biblia de los nudos marineros

Este librazo es una obra de consulta tan académico como poético, que incluye los nombres, usos, categorías y, en algunos casos, la historia de los nudos. Imprescindible.


 

Hexágono de invierno



TINTA DE CALAMAR

Vela latina, nuestros clásicos populares

La flota de Cala Gamba es súper amigable y siempre hay hueco para un tripulante en sus regatas mensuales de llaüts y botes con historia


MODA

La Slam       

La cazadora náutica por excelencia es un ejemplo de metonimia, como los kleenex o los danones, que tanto sirve para navegar como para uniformar escolares




TINTA DE CALAMAR

Una joyita llamada Flicka 20

Es un diseño de Bruce Bingham, un señor que cansado de pensar en barcos y no navegar lo envió todo a paseo, se compró una goleta y se puso a dar vueltas por el mundo


TINTA DE CALAMAR

Confinado Sant Jordi

Este enrole forzoso me ha pillado a contrapié, sin visitar librerías y con la biblioteca náutica en la casa de mis padres de Port de Pollença.


TINTA DE CALAMAR

Tatuaje

Un barco aparejado significa que el marinero ha cruzado el Cabo de Hornos; una golondrina, que ha navegado 5.000 millas; un ancla, que ha cruzado el Atlántico

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.