OPINION

TINTA DE CALAMAR

DIEGO RIERA


TINTA DE CALAMAR

Una joyita llamada Flicka 20

Es un diseño de Bruce Bingham, un señor que cansado de pensar en barcos y no navegar lo envió todo a paseo, se compró una goleta y se puso a dar vueltas por el mundo
DIEGO RIERA HEVIA

A veces se te ocurre escribir sobre algún barco pero piensas que no tendrá chicha suficiente. Entonces recibes inputs suficientes para verte obligado a hacerlo. En este caso, el último fue vía Instagram. Y aquí estoy, hablando de una joyita que me ha quitado el sentido. 



Una de las últimas veces que salí al mar, allá por marzo, me crucé con un velerito aparejado en cutter, de poca eslora, mangudo y una cabina chata. El que lo diseñó se inspiró sin duda en algún barco de trabajo. Todo un carácter, una silueta redondeada y fuerte. Si fuera un jugador de rugby sólo podría ser un talonador.


Estos días de confinamiento entré en alguna web para mirar barcos de hasta 7 metros y apareció de nuevo. ¡Vaya, estaba en venta justo ese barco! Puede ver fotos del interior y la cabina era realmente espaciosa para un barco de 20 pies. Una cocina en la banda de babor y frente a ella un banco corrido; a proa, sin ninguna separación, una litera ocupa todo el espacio. Tiene pinta de que se puede estar en el interior de pie.



Me entretuve investigando y esto es lo que les puedo decir. Es un diseño de Bruce Bingham, un señor que cansado de pensar en barcos y no navegar lo envió todo a paseo, se compró una goleta y se pueso a dar vueltas por el mundo tal como se puede leer en la entrevista que le hicieron en 1977 en el New York Times.



En origen se vendían los planos para la fabricación amateur. El siguiente paso fue producir un kit a partir del molde que hizo el propio Bingham pero que vendió a un astillero. Te podías hacer con el kit y acabarlo tú o ya el barco completo. Un segundo astillero se hizo con el molde y lo estuvo fabricando durante veinte años.



Las webs y revistas consultadas hablan de un barco resistente y marinero, con una confortabilidad mayor de lo esperado para un velero de 6 metros de eslora y muy evocador. De hecho, lo comparan con Elvis o Prince, artistas que con citarlos se nos aparecen nítidamente.



Hay webs dedicadas a este modelo (flicka20.com) o a un barco concreto (flicka20-wookie.com). En la primera hay una relación de casi 200 unidades repartidas por el mundo, incluyendo al Flicka mallorquín. Están muy cotizados por lo que el precio es salado para un barco de esta eslora pero adecuado a una joya. Está claro que nunca entrará en los artículos de la (muy) británica Classic Boats que dedica a los Affordable Classics.



Sí, estaría bien hacer un listado de clásicos accesibles que podemos encontrar en nuestras aguas, ¿se apuntan?


CONTENIDO PATROCINADO POR

Medusa Sail

 

Cómo seguir una regata: instrucciones para papás con lancha

Una lancha atravesada en medio de una llegada es un plus de estrés para un niño de Optimist


 

Vela: ningún deporte nos da tanto

Contemplar la ciudad silenciada desde el mar te hace ver los problemas de forma distinta


 

ABoK: la biblia de los nudos marineros

Este librazo es una obra de consulta tan académico como poético, que incluye los nombres, usos, categorías y, en algunos casos, la historia de los nudos. Imprescindible.


 

Hexágono de invierno



TINTA DE CALAMAR

Vela latina, nuestros clásicos populares

La flota de Cala Gamba es súper amigable y siempre hay hueco para un tripulante en sus regatas mensuales de llaüts y botes con historia


MODA

La Slam       

La cazadora náutica por excelencia es un ejemplo de metonimia, como los kleenex o los danones, que tanto sirve para navegar como para uniformar escolares




TINTA DE CALAMAR

Confinado Sant Jordi

Este enrole forzoso me ha pillado a contrapié, sin visitar librerías y con la biblioteca náutica en la casa de mis padres de Port de Pollença.


TINTA DE CALAMAR

Tatuaje

Un barco aparejado significa que el marinero ha cruzado el Cabo de Hornos; una golondrina, que ha navegado 5.000 millas; un ancla, que ha cruzado el Atlántico


TINTA DE CALAMAR

Tintín y los barcos

El autor repasa las obras de Hergé y descubre que en la serie del reportero más famoso del mundo hay referencias a 18 embarcaciones

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.