OPINION

TINTA DE CALAMAR

DIEGO RIERA


TINTA DE CALAMAR

Regreso a Na Guardis

DIEGO RIERA HEVIA

Para hablarles de Na Guardis -un pequeño islote frente a la Colònia de Sant Jordi- y su importancia en la escuela de vela de ese puerto he de empezar un poco más lejos.


Durante la cuarentena queríamos salir y navegar. Llegar a una playa o una cala, todos tenemos un festino favorito. Cuando fuimos pasando las distintas fases, los que teníamos que trabajar en las escuelas de vela nos las veíamos y deseábamos para organizar protocolos, limpiezas y desinfecciones o toma de temperaturas. Por no hablar de que nadie era capaz de hacer una previsión de cómo iría el verano.



Por fin arrancamos pero, ¡ay!, Na Guardis, mi destino favorito con los niños de la escuela, era tabú y no se podía desembarcar en ella. Gracias a o debido al coronavirus, la gaviota roja se había desplazado desde Sa Dragonera y habían anidado allí. Había que esperar a que los polluelos volaran.



En agosto hemos podido visitarla. ¿Y por qué es tan importante? Para mí es todo lo que no es navegación, lo que de primeras no se explica en una escuela de vela pero es imprescindible para enganchar a los niños y convertirlos en enamorados del mar. Entenderán que hay que fondear en el lado de sotavento para estar protegidos, podemos hablar de los restos fenicios y los increíbles viajes de estos navegantes hasta Cádiz y vuelta, ver la naturaleza en acción con sus sargantanes, cangrejos y caracoles. Recoger plásticos y otras basuras para dejar una isla más limpia que cuando llegamos y concienciarnos del medio ambiente. Probar la sal directamente de los cocós o fijarnos en el faro abeja, su vecino el faro cebra y las demás balizas que nos indican el camino a puerto. Ver pasar veleros y saber diferenciar ketchs, yawls y goletas. Toda la cultura que lleva aparejada la navegación, ya sea a vela, remo o motor; navegues por diversión, deporte o trabajo. Aquello que acaba metiéndonos la sal en las venas y hace que tengamos que salir al mar.



Ya lo recordó hace poco Antonio Deudero aquí mismo: naviagare necesse est…


CONTENIDO PATROCINADO POR

Fan not

 

Cómo seguir una regata: instrucciones para papás con lancha

Una lancha atravesada en medio de una llegada es un plus de estrés para un niño de Optimist


 

Vela: ningún deporte nos da tanto

Contemplar la ciudad silenciada desde el mar te hace ver los problemas de forma distinta


 

ABoK: la biblia de los nudos marineros

Este librazo es una obra de consulta tan académico como poético, que incluye los nombres, usos, categorías y, en algunos casos, la historia de los nudos. Imprescindible.


 

Hexágono de invierno



TINTA DE CALAMAR

Vela latina, nuestros clásicos populares

La flota de Cala Gamba es súper amigable y siempre hay hueco para un tripulante en sus regatas mensuales de llaüts y botes con historia


MODA

La Slam       

La cazadora náutica por excelencia es un ejemplo de metonimia, como los kleenex o los danones, que tanto sirve para navegar como para uniformar escolares


TINTA DE CALAMAR

Una joyita llamada Flicka 20

Es un diseño de Bruce Bingham, un señor que cansado de pensar en barcos y no navegar lo envió todo a paseo, se compró una goleta y se puso a dar vueltas por el mundo


TINTA DE CALAMAR

Confinado Sant Jordi

Este enrole forzoso me ha pillado a contrapié, sin visitar librerías y con la biblioteca náutica en la casa de mis padres de Port de Pollença.


TINTA DE CALAMAR

Tatuaje

Un barco aparejado significa que el marinero ha cruzado el Cabo de Hornos; una golondrina, que ha navegado 5.000 millas; un ancla, que ha cruzado el Atlántico


TINTA DE CALAMAR

Tintín y los barcos

El autor repasa las obras de Hergé y descubre que en la serie del reportero más famoso del mundo hay referencias a 18 embarcaciones

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.