OPINION

BOTÓN DE ANCLA

ANTONIO DEUDERO


BOTÓN DE ANCLA

Vuelta a Mallorca 2020

105 días encerrados en el domicilio no ha sido moco de pavo, para nadie, así que hemos hecho de esta situación una oportunidad y decidimos algo que tenía en mente desde hacía años: dar la vuelta a Mallorca.
Antonio Deudero

Nada nuevo si afirmo que este verano está siendo muy atípico. Tras el estado de alarma y el confinamiento, en casa necesitábamos buscar espacio, salir. Habíamos estado centrados en hacer las cosas adecuadamente y lo cierto es que 105 días encerrados en el domicilio no ha sido moco de pavo, para nadie. Haciendo de esta situación una oportunidad, decidimos algo que tenía en mente desde hacía años: dar la vuelta a Mallorca.


Tras las rutinas para mantener una vida ordenada en el confinamiento, se abría la aventura de navegar. La idea y los preparativos fueron por sí solos una bocanada de aire fresco. En la mesa del salón la carta náutica en papel y la tablet para programarlo todo.

Dos opciones: a levante o a poniente, el parte meteorológico daría la pauta. Cada etapa de unas 4 horas a 7 nudos de media, con parada intermedia para «hacer un capfico» y comer. Y para dormir, siempre un fondeo seguro, con alternativa de amarre en puerto.

Alquilar el barco nos deparó la sorpresa de unas tarifas bastante rebajadas. Todo estaba yendo viento en popa. Un excelente velero Beneteau Oceanis de 41 pies, con 3 camarotes dobles y dos baños completos, perfecto para la travesía y vida a bordo, de una semana de duración.

Zarpamos la tercera semana de junio, en sentido contrahorario (hacia el este). Del puerto de Palma a la playa de Es Trenc fue nuestra primera etapa. Hizo una noche preciosa, de mar llana y sin viento, cenando animadamente en bañera, con la satisfacción de la primera etapa completada. Y lo mejor: el despertar en esas aguas y tirarse al mar. ¡Qué lujo! Incluso pudimos acercarnos a tierra para pasear por la playa, que era para nosotros casi en exclusiva, ¡un paraíso!

Tras levar anclas hicimos breve parada en Es Carbó para comer a bordo y luego rumbo a Porto Colom, donde teníamos boya para pasar la noche. Paseo por tierra y cena en bañera.

La siguiente etapa fue entre Porto Colom y Cala Ratjada, donde teníamos reservado amarre en el club náutico. La parada intermedia fue en Cala Varques, donde compartimos la cala solos con otro barco, cosa que hubiera sido impensable en otras circunstancias.

En Cala Ratjada llamaba la atención la tranquilidad del puerto y lo cristalina que estaba el agua. El paseo al ocaso nos confirmó la ausencia de turistas en bares y restaurantes que provocaba la pandemia, donde llamábamos la atención como grupo de personas que buscaba mesa para cenar.

Al día siguiente zarpamos rumbo a Pollença, con parada en Es Caló. Fue la única etapa donde tuvimos viento y no era de proa, navegando a vela toda la bahía. La playa de Formentor estaba espectacular, siendo punto de partida de la siguiente etapa hasta el puerto de Sóller, con parada para nadar y comer en la Cala de Sant Vicenç. Además de lo espectacular del paisaje, lo que más me sorprendió es que no nos cruzamos con ni un solo barco hasta llegar al Puerto de Sóller.

La penúltima etapa fue de Sóller al puerto de Andratx, con parada en Sant Elm, donde nos esperaba un agua de un azul fresco con fondo de arena que invitaba al baño y alegraba la vista.  

La vuelta a Mallorca tocaba a su fin con la escala Andratx-Palma. Dejamos El Toro y el Cabo de Cala Figuera por babor. Parada en Illetas. Y al final, Palma.

El tiempo fue inmejorable, tal vez un poco más de viento para navegar más a vela. Ha sido una ocasión única. Mallorca para nosotros solos.


CONTENIDO PATROCINADO POR

CN Estanyol

 

Un decreto chapuza para criminalizar al navegante

Un técnico del Govern señaló en 2011 que las actuaciones que afectan a la posidonia provienen en un 89% de la actividad terrestre. Esta realidad era de sobra conocida por el Pacte y , a pesar de ello, centraron su «lucha protectora» en los fondeos como reclamo político


 

Cambio de calles en Palma: sectarismo e involución

No se engañen, el motivo de la retirada de las calles a Gravina, Churruca y Cervera no es otro que el complejo de esta progresía para la que todo lo que conlleva el concepto España es objeto de rechazo


OPINIÓN

Convalidando que es gerundio

Con el Reino Unido fuera de la Unión Europea y con España desarrollando una normativa para poder trabajar en el sector náutico deportivo o de recreo, resulta que al final la solución que se propone es que el españolito que quiera trabajar proceda a convalidar y examinarse para obtener los títulos ingleses


OPINIÓN

El porqué de la Pascua Militar el día de Reyes

Un 6 de enero de 1782 Carlos III ordenó a los virreyes, capitanes generales, gobernadores y comandantes militares que, en la fiesta de la Epifanía, reuniesen a las guarniciones y transmitieran en su nombre, a jefes y oficiales de los ejércitos, su felicitación.


BOTÓN DE ANCLA

El llamativo silencio del sector náutico

Con la honrosa salvedad de las asociaciones de navegantes, que sí están defendiendo sus derechos y denunciando la criminalización de su colectivo, el resto del sector no dice nada


BOTÓN DE ANCLA

Tres grandes figuras

El almirante Farragut está considerado, junto con el presidente Abraham Lincoln y el General Ulises S. Grant, uno de los tres héroes de la nación Norteamericana.


BOTÓN DE ANCLA

España, lejos del mar

Bélgica que se chotea de nosotros y luego muchos armadores abanderan sus embarcaciones en ese país por conveniencia. Vergüenza como español debería de dar el llevar ese pabellón en la popa


IN MEMORIAM

Bartolomé Deudero: un hombre bueno y de mar

Antonio Deudero recuerda las cualidades marineras y humanas de su padrino, fallecido el pasado martes cuando se encontraba fondeado en Es Carbó junto a su familia a bordo del Cranc IV


BOTÓN DE ANCLA

Historia de una bandera

La senyera de la Corona de Aragón, aquella que sirvió de pabellón a su marina, es la que está representada en el tercer cuartel del escudo de España; y en el del Senado, y en el del Consejo de Estado; y en el del Poder judicia. Incluso está representada en cada uno de los tajamares (bandera de proa) de los buques de nuestra Armada española. Esa es la senyera que une, que suma.


BOTÓN DE ANCLA

Faltan 7.000 amarres

El Pacte insiste sin ruborizarse en el milagro de los panes y lo peces. El Estudio de Demanda elaborado en 2015 señalaba que en las Islas Baleares se requeriría esa cifra de nuevos puestos de atraque de aquí al 2025

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.