OPINION

TINTA DE CALAMAR

DIEGO RIERA


MODA

La Slam       

La cazadora náutica por excelencia es un ejemplo de metonimia, como los kleenex o los danones, que tanto sirve para navegar como para uniformar escolares
DIEGO RIERA HEVIA

Ya refresca y es hora de sacar del armario la ropa de abrigo. Lo primero que saldrá será la Slam.



Cómo ha conseguido una cazadora de nylon con forro polar llegar a ser indiscutible y que sea un ejemplo de metonimia como los kleenex, los danones o el delco del coche es un misterio más de la moda, al menos para mí. Y, aunque me he documentado, no les puedo explicar el salto total de esta prenda náutica, pero lo voy a intentar.





Chichester con su chaqueta The Consort, de Henry Lloyd.



Henri Lloyd -que en realidad son dos personas- usaron Bri-nylon, cremalleras de plástico y cierres de velcro, revolucionando la ropa deportiva. Su primer gran éxito fue The Consort, un abrigo que usaron tanto Francis Chichester como Robin Knox Johnston en sus respectivas vueltas al mundo entre los años 66 y 69 del siglo pasado.


En los ochentas la moda se cruza con la náutica y los Paninaro de Milán usan la Consort para ir en moto por la ciudad. Éstos demandaron más variedad y Henri Lloyd comenzó a producirla en colores diversos, incluido el rojo. Según El Caballero, de B. Roetzel, esta moda fue adoptada en los USA -sí, era la chaqueta que llevaban Los Vigilantes de la playa- y de ahí pasó a ser global. Todas las marcas náuticas se habían apuntado al carro y crearon abrigos de todo tipo, largos, tres cuartos, cortos, canguros… Y una cazadora no deja de ser un abrigo corto, ajustado a la cintura y que da libertad de movimiento al conducir cualquier vehículo.



Hasta aquí puedo leer, lo que sigue es vivencial. Recuerdo que en el año 93 o así vi la primera cazadora que, por cierto, era de Henri Lloyd y roja. Y este detalle es importante porque el gastado del rojo era status, prueba de tener un nauta delante de ti. Después de esto la Federación de Vela y El Corte Inglés la daban como premio a los campeones de Mallorca de Optimist, los regatistas mas jóvenes empezaron a llevarlas y a circular por los colegios, convirtiéndose en la chaqueta de uniforme incluso de aquellos que no van uniformados.



Hará 10 o 15 años que es un básico, fondo de armario o un must, como ustedes prefieran, y un misterio para mí.



 

Cómo seguir una regata: instrucciones para papás con lancha

Una lancha atravesada en medio de una llegada es un plus de estrés para un niño de Optimist


 

Vela: ningún deporte nos da tanto

Contemplar la ciudad silenciada desde el mar te hace ver los problemas de forma distinta


 

ABoK: la biblia de los nudos marineros

Este librazo es una obra de consulta tan académico como poético, que incluye los nombres, usos, categorías y, en algunos casos, la historia de los nudos. Imprescindible.


 

Hexágono de invierno



TINTA DE CALAMAR

Vela latina, nuestros clásicos populares

La flota de Cala Gamba es súper amigable y siempre hay hueco para un tripulante en sus regatas mensuales de llaüts y botes con historia




TINTA DE CALAMAR

Una joyita llamada Flicka 20

Es un diseño de Bruce Bingham, un señor que cansado de pensar en barcos y no navegar lo envió todo a paseo, se compró una goleta y se puso a dar vueltas por el mundo


TINTA DE CALAMAR

Confinado Sant Jordi

Este enrole forzoso me ha pillado a contrapié, sin visitar librerías y con la biblioteca náutica en la casa de mis padres de Port de Pollença.


TINTA DE CALAMAR

Tatuaje

Un barco aparejado significa que el marinero ha cruzado el Cabo de Hornos; una golondrina, que ha navegado 5.000 millas; un ancla, que ha cruzado el Atlántico


TINTA DE CALAMAR

Tintín y los barcos

El autor repasa las obras de Hergé y descubre que en la serie del reportero más famoso del mundo hay referencias a 18 embarcaciones

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.