OPINION

MENSAJES EN BOTELLAS

OSCAR SICHES


MENSAJES EN BOTELLAS

No aflojemos

Observo que el sector náutico es un ejemplo a escala de lo bueno que nos deja el virus: esa capacidad de sobreponerse, de tirar para adelante, de sentirse unidos...
OSCAR SICHES

No recuerdo un fin de año tan desapacible como el que acabamos de pasar. Cientos de millones de personas han transitado de una manera totalmente atípica los 10 días en los que despedimos un año, recibimos otro, y cumplimos protocolos sociales por afecto, obligación o conveniencia. Hace un año un chino se tomó una sopa de murciélago y terminó internado, y hoy nos bombardean con cifras que ya sólo significan, para la mayoría, la posibilidad de poder ir a un restaurante, a un concierto o a una estación de ski.


Borges definió las estadísticas como «resumir con veracidad», pero estas cifras, tan fáciles de manipular, se han transformado en cantidades carentes de certeza, instrumentos de justificación de medidas tomadas casi al azar, a ver si hay suerte y vamos controlando al bicho. Admitamos que ya no nos embaucan tanto como lo hicieron en marzo o abril, mientras el montaje del hospital de campaña en IFEMA fue un ejemplo donde técnicos en paro dieron una muestra de solidaridad y saber hacer y el ejército estuvo a la altura.  



Creíamos entonces que en unos meses todo iba a volver a la normalidad, que los turistas volverían en masa y asistíamos a un gobierno más entretenido tirándose los trastos que protegiendo a sus gobernados, no salvándose de ello ningún partido. Y entonces, salió a luz otra palabra de esas del bestiario político: la desescalada. Y salimos tímidamente a la calle, ocupamos terrazas reducidas, volvimos a los restaurantes de siempre y a los centros comerciales, conmiserándonos de aquellos comercios que ya no estaban por no haber podido superar la falta de actividad durante el confinamiento. 



Nos relajamos un poco para encontrar de vuelta esos meses perdidos, olvidar la angustia, juntarnos con quienes forman parte de nuestra vida fuera de casa. Y entonces cayeron en saco roto las promesas y su prima, la esperanza. Los ERTEs no aparecían, España era todavía zona de riesgo, los turistas llegaban con cuentagotas a unas Baleares de bares y restaurantes cerrados, sin tiendas de suvenires, y estaban obligados a hacer las comidas en el hotel donde residían.  Poco tardamos en asumir el panorama: adiós temporada turística. 



Los locales fuimos a la playa de a poquito, nos tomamos las cañas veraniegas en horarios prestablecidos, refrescándonos el garguero pero sin ponernos a tono, con tanto impedimento y diversión castrada, y seguíamos sin terminar de matar al bicho, y viendo como grupos de personas dejaban de tener cuidado y no querían utilizar las mascarillas o montaban fiestas. Me hacía recordar al suicidio masivo de algunas sectas.



Llegó la segunda ola y todavía no sabemos hacer otra cosa que separarnos. Esta ola es mucho mayor que la primera, los números ya no impresionan, casi aburren. Hace un mes que nos alimentan con la solución de la vacuna, esperanza que nos durará hasta mayo, porque el resultado dista de ser inmediato, y sin embargo allí estamos, aguantando como se puede, mostrando una entereza y una dedicación de las que muchos ignorábamos ser capaces. 



Nos ayudamos aunque sea manteniéndonos distantes, nos damos afecto con palabras. Y los nautas, industriales o practicantes seguimos al pie del cantil, saliendo a tomar aire fresco de mar en cuanto se puede, los puertos deportivos personificados más que nunca en antesala al paraíso marino.  Y las asociaciones como ANAVRE, ADN o ANEN siguieron trabajando (y consiguiendo resultados) para mejorar la situación de la náutica en un país que sin llegar a despreciarla, no la quiere.  Observo y veo que somos un ejemplo a escala de lo bueno que nos deja el virus: esa capacidad de sobreponerse, de tirar para adelante, de sentirse unidos. No aflojemos.


CONTENIDO PATROCINADO POR

Inspace

 

Mujeres y náutica



MENSAJES EN BOTELLAS

Autoridad Portuaria, concesiones y ética

Tras invertir 2,5 millones, cuando solicitaron la conexión de los transformadores ya instalados, Endesa les informó de que no era posible, que no podían abrir las calles de media ciudad para disfrute de unos pocos. Y la APB lo sabía.


OPINIÓN

Un favor envenenado

Francesc Antich tomará la presidencia de la APB y sólo firmará o autorizará lo que le diga Armengol. Irá a algunas reuniones de Puertos del Estado en Madrid, donde se mimetizará con las cómodas butacas de la sala de juntas. Dentro de tres años todavía no sabrá diferenciar un muelle de un rompeolas.


MENSAJES EN BOTELLAS

Astronómica

La navegación clásica nos permite ser un Robinson Crusoe en nuestro propio barco, depender de poco o casi nada


MENSAJES EN BOTELLAS

Caso APB: tristeza y vergüenza ajena

Radiografía del funcionamiento de la Autoridad Portuaria de Baleares


MENSAJES EN BOTELLAS

¡Se hunde! A ver si cuela

El peligro de hundimiento debe determinarlo un perito, no quien contrata los servicios o los provee, y en el caso del Super Servant 4 no había riesgo de vidas humanas porque toda la tripulación había desembarcado en perfecto estado de salud.


MENSAJES EN BOTELLAS

Anticlímax y catarsis

Mucha gente nos necesita, y pequeños actos de solidaridad significarán enormes diferencias para ellos


MENSAJES EN BOTELLAS

Un marinero experto en setas

El autor rememora su primer cruce del Atlántico en 1983 acompañado de un belga con "algo de experiencia"


MENSAJES EN BOTELLAS

Navegar: ciencia y arte

La ciencia se puede aprender, el arte sólo puede percibirse, envidiarse y respetarse


MENSAJES EN BOTELLAS

Liderazgo

Para esta gente, el liderazgo es algo asociado con grandes nombres del pasado, y hoy, completamente desconocido

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.