OPINION

TINTA DE CALAMAR

DIEGO RIERA


TINTA DE CALAMAR

Vela latina, nuestros clásicos populares

La flota de Cala Gamba es súper amigable y siempre hay hueco para un tripulante en sus regatas mensuales de llaüts y botes con historia
DIEGO RIERA HEVIA

Navigare necesse est es una frase que Plutarco atribuye a Pompeyo y un mantra en la Gaceta Náutica. Y lo cierto es que no sólo es necesario, sino fácil y barato. Una piragua de enésima mano puede ser gratis, suficiente para dar una vuelta por la bahía y visitar alguna cala. Un galeón con un motorcito fueraborda haría las delicias de los ingleses fanáticos del daysailing. No sé cuántos remolques puede haber en todas las rampas de Ports Ib un día de verano, pero sin duda son muchos los que disfrutan del mar botando y varando sus barcos sin la complicación de tener un amarre.


Si queremos comenzar a competir -especialmente los más pequeños- los clubes náuticos proporcionan el primer optimist. Y el segundo no tiene por qué costar un potosí. A partir de aquí se puede complicar un poco: un laser, un 420 o un 29er pueden salir por un pico. Si queremos competir en alguna clase concreta y exclusiva, tenemos que hacer un buen planteamiento. Un Dragon de madera o un Fife no están al alcance de cualquiera.



Pero aquí damos un salto mortal. El Club Nàutic de Cala Gamba organiza cada mes una regata con veleros clásicos que son accesibles.



Vayamos por partes. Cala Gamba es el centro mundial de la vela latina. Tal vez en Stintino (Cerdeña) tengan una flota tan numerosa y bien conservada. Los veleros clásicos son nuestros llaüts a vela latina y los hay con 100 años en sus cuadernas, por lo que podrían participar perfectamente en la división Época (paréntesis, en el Facebook del Museu Marítim de Mallorca pueden encontrar la charla de Don Manuel Nadal El retorno de los clásicos y conocer la diferencia entre Época, Clásicos, Espíritu de tradición y RI Clásicos) y los hay con menos de 10 años pero siguiendo fielmente los dictados tradicionales. Por último, la flota es súper amigable y siempre hay un hueco para un tripulante: en la última prueba del Trofeu Hivern César y Xisco se presentaron con un ukelele y varias mandarinas, suficiente para ser admitidos en el Cabrera.



Me dejaba dos cosas en el tintero. Las regatas están divididas en tres categorías, la división paseo permite tomar una salida y hacer un recorrido balizado pero sin la presión de la competición lo que anima a la participación. Los gallos están en la división regata, pero no hace falta ser un magnate de las navieras griegas para codearse con los mejores.



A partir de Sant Antoni vuelven las regatas pero si quieren ver más veleros clásicos que en Saint Tropez acérquense la próxima Diada de Vela Llatina, a mediados de septiembre, a Cala Gamba.


CONTENIDO PATROCINADO POR

GrupoBarco

 

Cómo seguir una regata: instrucciones para papás con lancha

Una lancha atravesada en medio de una llegada es un plus de estrés para un niño de Optimist


 

Vela: ningún deporte nos da tanto

Contemplar la ciudad silenciada desde el mar te hace ver los problemas de forma distinta


 

ABoK: la biblia de los nudos marineros

Este librazo es una obra de consulta tan académico como poético, que incluye los nombres, usos, categorías y, en algunos casos, la historia de los nudos. Imprescindible.


 

Hexágono de invierno



MODA

La Slam       

La cazadora náutica por excelencia es un ejemplo de metonimia, como los kleenex o los danones, que tanto sirve para navegar como para uniformar escolares




TINTA DE CALAMAR

Una joyita llamada Flicka 20

Es un diseño de Bruce Bingham, un señor que cansado de pensar en barcos y no navegar lo envió todo a paseo, se compró una goleta y se puso a dar vueltas por el mundo


TINTA DE CALAMAR

Confinado Sant Jordi

Este enrole forzoso me ha pillado a contrapié, sin visitar librerías y con la biblioteca náutica en la casa de mis padres de Port de Pollença.


TINTA DE CALAMAR

Tatuaje

Un barco aparejado significa que el marinero ha cruzado el Cabo de Hornos; una golondrina, que ha navegado 5.000 millas; un ancla, que ha cruzado el Atlántico


TINTA DE CALAMAR

Tintín y los barcos

El autor repasa las obras de Hergé y descubre que en la serie del reportero más famoso del mundo hay referencias a 18 embarcaciones

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.