OPINION

MENSAJES EN BOTELLAS

OSCAR SICHES


 

Mujeres y náutica

En el Paraíso, Dios mostraba esa fruición de crear normas y reglas para todo, como futuramente haría España. Plantó a los dos tortolitos en el Jardín del Edén y les prohibió tocar las manzanas.  La serpiente, que vestía de morado, convenció a la primera mujer que daba igual, que en España el incumplir sería cosa de todos los días, algo anecdótico.  El resto es bien conocido, Dios se lo tomó en serio y Adán y Eva se transformaron en los primeros candidatos a ser okupas.


Fue también el comienzo de la mala fama de la mujer, a la que siempre cargaron con la culpa de haber perdido el Paraíso.  Se la asoció con el pecado y se la relegó a parir, cocinar y llevar la casa, y si era en silencio, mejor. Sólo durante el siglo XX se les reconocieron derechos como conducir o votar. En todos los órdenes han destacado mujeres poco reconocidas: científicas, deportistas, políticas (de las buenas), escritoras, periodistas, las hubo y las hay. El reconocimiento crece, aunque el recelo todavía está allí, latente pero despierto.



En los últimos 40 años, la mujer (no las niñas, que ya navegaban desde hacía un tiempo) llegó a la náutica mayor con ímpetu. Por un par de nombres que nos suenan conocidos (Ellen Mc Arthur, Florence Arthaud, Theresa Zabell) hay decenas en podios olímpicos, circunnavegantes solitarias, y ejemplos de tesón y par de huevos (los latinos medimos la destreza y valentía con los huevos) que desafían la anatomía tradicional.



Británicas, francesas, australianas, neozelandesas, americanas y hasta una polaca, Krystyna Chojnowska-Liskiewicz, que fue la primera femea que con 40 tacos dio en 1978 la vuelta al mundo en solitario en un velerito de 9,5 metros.  Fueron las precursoras de las que como tripulantes profesionales llegaron a los yates a limpiar, ordenar y unas pocas a cocinar. Estas recién llegadas se adaptaron e integraron y tomando responsabilidades mayores en embarcaciones cada vez mas grandes, navegaron miles de millas, hicieron cursos y decidieron que esa sería su carrera, pese a que la náutica no era considerada un trabajo serio, y menos para una mujer. En los 80, haciendo charter en Grecia y el Caribe, los clientes nos preguntaban a mi mujer y a mí “a que nos dedicábamos en la vida real”.



Hoy son tripulantes de la gran mayoría de los yates a partir de 25metros. Cubren puestos de azafatas y chefs de cocina como antaño, pero también de mayordomo, primer oficial o capitán.  Hay asociaciones de tripulantes femeninas muy bien organizadas. Ada, mi mujer, navegó 10 años conmigo en los 80 y 90, y fué una tripulante formidable. 



La mujer tiene cualidades propias que el hombre conoce pero se le hace cuesta arriba poner en práctica.  Ellas desarrollan muy rápido y muy profundamente la lealtad, la dedicación, el orden, la responsabilidad, la compasión. Son excelentes discípulas y poseen un sexto sentido al que hay que prestarle atención.



Conozco unas cuantas a las que admiro, y bajo cuyas órdenes no tendría ningún problema en trabajar, ya que están a la altura del que más. Con Mónica me iría de tripulante sin pensarlo a negociar el canal de Menorca o Bonifacio con Mistral, yo vomitando y ella riendo, seguro. Con Nerea, treintañera amiga de mi hija, me embarcaría en su queche “Alcatraz” para compartir cualquier aventura marina. Destacan como agentes de charter, son excelentes gestoras de puertos, directoras de empresas náuticas, presidentas de asociaciones, y la lista sigue...



Chicos: paremos con la tontería, olvidemos la manzana y sus consecuencias. Este recelo que todavía está allí, latente, nos hace retrógrados.


CONTENIDO PATROCINADO POR

Inspace

 

Hemingway, el canario y el mar

Gregorio Fuentes, natural de Lanzarote y futuro patrón del Pilar, nunca pudo disfrutar del personaje que inspiró en la novela El viejo y el mar: no sabía leer


 

La danza macabra de la APB

Las claves internas por las que de repente la APB pone en duda el derecho del RCNP a renovar su concesión. No son nuevas: responden a un patrón que el autor de este artículo, antiguo gestor portuario, conoce muy bien.


MENSAJES EN BOTELLAS

Los fondeos y el mal de Corfú

No es bueno actuar por política sin un razonamiento lógico. Las soluciones existen y todos, especialmente los nautas, estamos a favor de proteger el medioambiente marino.


MENSAJES EN BOTELLAS

No aflojemos

Observo que el sector náutico es un ejemplo a escala de lo bueno que nos deja el virus: esa capacidad de sobreponerse, de tirar para adelante, de sentirse unidos...


MENSAJES EN BOTELLAS

Autoridad Portuaria, concesiones y ética

Tras invertir 2,5 millones, cuando solicitaron la conexión de los transformadores ya instalados, Endesa les informó de que no era posible, que no podían abrir las calles de media ciudad para disfrute de unos pocos. Y la APB lo sabía.


OPINIÓN

Un favor envenenado

Francesc Antich tomará la presidencia de la APB y sólo firmará o autorizará lo que le diga Armengol. Irá a algunas reuniones de Puertos del Estado en Madrid, donde se mimetizará con las cómodas butacas de la sala de juntas. Dentro de tres años todavía no sabrá diferenciar un muelle de un rompeolas.


MENSAJES EN BOTELLAS

Astronómica

La navegación clásica nos permite ser un Robinson Crusoe en nuestro propio barco, depender de poco o casi nada


MENSAJES EN BOTELLAS

Caso APB: tristeza y vergüenza ajena

Radiografía del funcionamiento de la Autoridad Portuaria de Baleares


MENSAJES EN BOTELLAS

¡Se hunde! A ver si cuela

El peligro de hundimiento debe determinarlo un perito, no quien contrata los servicios o los provee, y en el caso del Super Servant 4 no había riesgo de vidas humanas porque toda la tripulación había desembarcado en perfecto estado de salud.


MENSAJES EN BOTELLAS

Anticlímax y catarsis

Mucha gente nos necesita, y pequeños actos de solidaridad significarán enormes diferencias para ellos

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.