OPINION

CARTA DE LA DIRECTORA

ELENA PIPÓ


 

El papelón que nos ha endosado el alcalde a cuenta de los almirantes

El triste episodio nacional de las calles de Palma es la suma de una peligrosa mezcla de sectarismo e ignorancia, los dos ingredientes esenciales del totalitarismo

Se ha recurrido mucho estas últimas semanas a la famosa frase del ex presidente de la Generalitat de Cataluña Josep Tarradellas sobre que «en política se puede hacer todo, menos el ridículo». Algunos compañeros periodistas han recurrido a ella para sintetizar el papelón que el alcalde de Palma, José Hila, nos ha endosado a todos los mallorquines con el asunto de los cambios de calles. La concatenación de disparates ha sido histórica, nunca mejor dicho.



El primero ha sido acusar de «franquistas» a héroes de las batallas de Trafalgar (1805) y Cuba (1898), cuando ni el franquismo ni el fascismo existían. El segundo ha consistido en atribuir la medida al hecho de que los almirantes Churruca, Gravina y Cervera habían dado nombre a buques de guerra «franquistas», cuando la realidad es que dos de ellos combatieron del lado de la República e incluso formaron parte de la flota que hundió el crucero nacional Baleares. El tercero ha sido basar el cambio del nomenclátor de Palma en la obra de un ‘experto’ que confunde las batallas de Trafalgar y Lepanto. Y el cuarto no haber sabido callar a tiempo, abriendo un debate extemporáneo e innecesario que se sabía perdido de antemano. Porque no se puede ir contra los hechos ni hacer bandera de la ignorancia, por mucho que la mentira forme parte del ejercicio de la política actual.



La rectificación del alcalde, paralizando la medida y devolviendo a los almirantes las calles que en justicia les fueron dedicadas, llegó demasiado tarde. El ridículo se había propagado con el implacable acelerante de las redes sociales y no afectaba ya sólo al propio alcalde, ni siquiera al equipo de gobierno del Ayuntamiento, sino, por extensión, a todos los ciudadanos de Palma.



No se trata ya de que el político de turno no haga el ridículo, lo cual no pasaría de ser su problema, sino de que nos lo haga hacer a los demás. La imagen de una ciudad depende en gran medida de estas cosas. Lo que más me ha molestado de este asunto, sin embargo, no es toda la sucesión de errores antes citados. Lo grave es que no haya tenido ninguna consecuencia; que quienes se han propuesto cambiar la historia a la medida de sus ensoñaciones no hayan tenido el menor reparo en extender el estigma del fascismo sobre personajes –en este caso de la mar, y por tanto de nuestra competencia– que fueron anteriores al advenimiento de esta ideología y que destacaron, precisamente, por ser liberales e ilustrados, el perfecto antagonismo de lo que supuso muchos años después el franquismo.



La descripción que Galdós hace de Cosme Damián Churruca en los días previos a su muerte sobre la cubierta del San Juan Nemopuceno debería haber bastado para que la famosa comisión de memoria histórica que propuso dejar al almirante sin su plaza en el barrio de Son Armadams depusiera su enfermiza obsesión por calificar de franquista todo lo que conlleve la idea de España. Pero para eso les hubiera hecho falta leer Trafalgar, lo que es seguro que no han hecho.



El triste episodio nacional de las calles de Palma es la suma de una peligrosa mezcla de sectarismo e ignorancia, los dos ingredientes esenciales del totalitarismo. Porque lo que de verdad irrita de todo esto es que nos quieran dar lecciones de historia y de democracia unos presuntos asesores que cobran del erario y se caracterizan por no dominar ninguna de estas dos materias. Por eso es tan grave lo que ha ocurrido y por eso los responsables deberían ser apartados de sus cargos.


CONTENIDO PATROCINADO POR

PROEX NOTICIAS

 

Dar la batalla para cambiar el relato

«La náutica está mal vista por la sociedad porque algunos políticos abusan de su poder para que sea así sin apenas oposición»


CARTA DE LA DIRECTORA

Hacer política contra todo un sector

Medio Ambiente regula asuntos que afectan a la náutica sin criterios científicos y sin hablar con sus representantes


CARTA DE LA DIRECTORA

Un año decisivo para la náutica

La pandemia ha demostrado que nuestro sector ha de ocupar un lugar preferente en el modelo económico


CARTA DE LA DIRECTORA

No sois ecologistas, sois hipócritas

Las depuradoras de EMAYA podrían haber arrasado más de 200 hectáreas de posidonia en la Bahía de Palma


KITE SURF

Gisela Pulido: “He vuelto porque necesitaba competir”

La diez veces campeona del mundo regateará este fin de semana en la tercera prueba de la "Fórmula Kite Spain Series" que se disputa en el Club Nàutic s


CARTA DE LA DIRECTORA

Apuesten por la náutica de una vez

No es que la náutica no requiera apoyo porque ha sobrevivido a lo peor de la crisis del Covid-19 (si es que ya ha pasado, que lo dudo), sino todo lo contrario


CARTA DE LA DIRECTORA

Fondeaderos ilegales y falta de amarres

El fondeo, aunque sea ilegal, se viene realizando desde hace décadas y permite el acceso al mar de personas que no pueden permitirse un amarre o llevan años esperando a que se les asigne uno en algún puerto de gestión directa.


CARTA DE LA DIRECTORA

Estáis ahí para dar soluciones

A los políticos les espera este mes de julio una paga doble cuando muchos de sus compatriotas carecen de ingresos mínimos


CARTA DE LA DIRECTORA

La náutica se ofrece a la sociedad

La estrategia de reindustrializar la economía balear pasa por potenciar la actividad de los astilleros, varaderos y el resto de actividades náuticas


CARTA DE LA DIRECTORA

Pronto volveremos a navegar, pero de momento quedémonos en casa

Más que nunca se puede decir que nuestra nación es un enorme barco; estoy segura de que estaremos a la altura de las mejores gentes de la mar

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.