OPINION

LA TRIBUNA DE LA MAR

MIGUEL FÉLIX CHICÓN RODRÍGUEZ


TRIBUNA DE LA MAR

El Migjorn

En la Torre de los Vientos de la Acrópolis los helenos llamaban al viento del sur Notos, el portador de la lluvia
FÉLIX CHICÓN

El cálculo de la posición de un buque en la mar siempre ha sido algo de vital importancia para el marino. De ello depende su propia seguridad, llegar a buen puerto y evitar situaciones comprometidas. Actualmente se dispone de una gran cantidad de ayudas y dispositivos electrónicos que facilitan el cálculo de la posición de un buque. Pero imaginemos que no podemos contar con ellos tal y como sucedía siglos atrás. 


Mientras se puedan tomar referencias visuales de la costa el problema se puede resolver de forma relativamente sencilla. Pero una vez estas se pierden, los cálculos se hacen algo más complicados ya que dependen de la navegación por estima, sujeta a infinidad de variables difíciles de calcular, y de la observación de los astros. Sin embargo, de los dos referencias que conforman las coordenadas geográficas que señalan nuestra posición en una carta náutica, la latitud siempre ha sido bastante fácil de calcular y, además, con mucha precisión. Para ello, explicado muy someramente, basta medir con un instrumento adecuado, como un astrolabio o un sextante, la altura del sol sobre el horizonte cuanto se encuentra en su máxima elevación del día. El ángulo observado lo restamos de 90º resultando la distancia cenital del sol que, sumada o restada a su declinación en ese preciso momento, tomada de un almanaque náutico, nos da como resultado nuestra latitud.



Ese momento en que el sol culmina, es decir, cuando se encuentra en su máxima altura, es justo el mediodía, coincide con el meridiano y, en el hemisferio norte por encima de trópico de Cáncer siempre señala exactamente al sur. A este cálculo se le llama observar la meridiana y siempre ha sido un ritual en los buques porque facilita la latitud con precisión al mediodía. Indefectiblemente, desde el Mediterráneo miramos exactamente al sur cuando el sol está en el meridiano y ese instante coincide justo con el mediodía, el migjorn, de ahí que sea una referencia astronómica inmejorable para nombrar un viento o un rumbo, independientemente de la altura de culminación y de la declinación del sol. El nombre deriva del latín vulgar medio diurno, medio día, así de sencillo. Sin embargo, encontramos Rosas de los Vientos en las que el cardinal sur está señalado con una O.



Es la O de Ostro, que es como llaman al viento del sur o sud en Italia. Deriva del latín auster, vocablo del que también derivan parte del nombre de Australia y austral. En la Torre de los Vientos de la Acrópolis los helenos llamaban al viento del sur Notos, el portador de la lluvia, que vacía un jarro de agua y bajo cuya escultura encontramos un reloj de sol con formas perfectamente simétricas, a diferencia de los que pueden verse en las otras caras, lo cual es lógico ya que está alineado exactamente con el meridiano y encarado al sur, dividiendo el día en dos partes iguales.



Pero al igual que pasa con el levante, el nombre migjorn o mediodía no sólo hace referencia al viento. Existen infinidad de lugares a los que llamamos así: el Midi Pyrénées junto con el Miègjorn Occitano nos señala todo el sur de Francia; las playas de Migjorn las encontramos en Formentera y Menorca; También nombramos así la zona sur de Mallorca; el Mezzogiorno es todo el sur de Italia. Nombrar al viento con ese nombre en la Rosa de los Vientos es lo más natural. 



El viento del sur también da nombre a un sinfín de variadas cosas: libros (Ian Gibson, Antonio Capilla, Norman Douglas, Elmar Grin, David Rosales); el nombre en clave (Südwind) de la operación con la que el ejército alemán reconquistó momentáneamente Budapest poco antes del final de la Segunda Guerra Mundial; películas, series, vinos, canciones, programas de radio… ¿Tal vez reflejo de cómo afecta a nuestro comportamiento el viento del sur cuando sopla en según qué zonas al igual que hace la tramontana en Girona? Esperemos que esta vez el migjorn se comporte como Notos y derrame agua beneficiosa para todos tal y como señala la Torre de los Vientos, es hora ya.


CONTENIDO PATROCINADO POR

RCN Port de Pollença

TRIBUNA DE LA MAR

El Xaloc

El amanecer de Sirius por el sureste, por el xaloc, ya era muy celebrado por los egipcios, que la consideraban el Ojo del Cielo.


 

El Levante



 

Por qué al nordeste lo llamamos Gregal

Tenemos que considerar su origen latino y situarnos en un punto imaginario central del Mare Nostrum: es el viento que sopla desde Grecia


LA TRIBUNA DE LA MAR

La Tramontana

El único viento con nombre femenino, que deriva del latín transmontanus, de más allá de las montañas, ya sean los Alpes o los Pirineos


LA TRIBUNA DE LA MAR

La Rosa de los Vientos

Su invención se atribuye al mallorquín Raymundus Llullius (Ramón Llull) basándose en trabajos descritos en el Libro II de Geografía Fisica, de Plinio El Viejo


LA TRIBUNA DE LA MAR

‘Navigare necesse est’

Ahora que estamos capeando un duro temporal seamos, más que nunca, consecuentes con ello y naveguemos con determinación para arribar todos a buen puerto. Es hora de navegar, es necesario.

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.