OPINION

TINTA DE CALAMAR

DIEGO RIERA


 

Bucket hat: el sombrero del verano

Lo usan pescadores, militares, raperos... Aparece o desaparece según los inescrutables designios de la moda
DIEGO RIERA HEVIA

Los bucket hat, cuya traducción es sombrero de pescador y aquí se explica su origen, son otro objeto que aparece y desparece según los designios de la moda. Y ha vuelto con fuerza, no se extrañen de ver a todo los jóvenes con estos sombreros en la rampa de varada.


Vamos por orden. En castellano se los conoce como sombreros de pescador porque eran usados por pescadores irlandeses a principios del siglo pasado. Se fabricaban en fieltro o tweed de lana sin tratar para repeler la lluvia. El ala ancha e inclinada hacia abajo hacía el resto del trabajo. Cuando no se usaba, se plegaba y guardaba en un bolsillo.



El uso eminentemente práctico hizo que se usara en distintos ejércitos, desde el israelí, a poco de crearse, al estadounidense en la guerra de Vietnam, aunque ahí el tejido era de algodón. De ahí volvió al uso civil y a los pescadores amateurs.



Su practicidad ha hecho que nunca desaparezca del todo, pero va y viene según las temporadas. En los 80’s pego fuerte en el rap y fue seña de identidad de los Run DMC o de LL Cool J. En los noventa el estandarte indiscutible fue el señor Wilson de Un chapuzas en casa, siempre al otro lado de la valla y siempre bajo un bucket hat.



En estas dos décadas era parte de la vestimenta a bordo del Arlanda II. Por casa habrá fotos de mi abuelo con un Penguin la mar de pintón. Incluso habrá alguna instantánea de su seguro servidor en alguna travesía por Menorca. No se preocupen, ya me aseguraré que no vean estas últimas.



Este verano pueden encontrar estos sombreros desde de Prada a H&M, aunque los de Stüssy, Kangol o Carhart se llevarán la palma. ¡No lo duden, de algodón, sarga, liso, estampado o camuflaje, sobrio o chillón, es el sombrero del verano!


CONTENIDO PATROCINADO POR

Fan not

 

Hoy toca mar a motor

Gozada de navegación a bordo de una Fjord 42 por una de las costas más bonitas de Mallorca


 

Cómo seguir una regata: instrucciones para papás con lancha

Una lancha atravesada en medio de una llegada es un plus de estrés para un niño de Optimist


 

Vela: ningún deporte nos da tanto

Contemplar la ciudad silenciada desde el mar te hace ver los problemas de forma distinta


 

ABoK: la biblia de los nudos marineros

Este librazo es una obra de consulta tan académico como poético, que incluye los nombres, usos, categorías y, en algunos casos, la historia de los nudos. Imprescindible.


 

Hexágono de invierno



TINTA DE CALAMAR

Vela latina, nuestros clásicos populares

La flota de Cala Gamba es súper amigable y siempre hay hueco para un tripulante en sus regatas mensuales de llaüts y botes con historia


MODA

La Slam       

La cazadora náutica por excelencia es un ejemplo de metonimia, como los kleenex o los danones, que tanto sirve para navegar como para uniformar escolares




TINTA DE CALAMAR

Una joyita llamada Flicka 20

Es un diseño de Bruce Bingham, un señor que cansado de pensar en barcos y no navegar lo envió todo a paseo, se compró una goleta y se puso a dar vueltas por el mundo


TINTA DE CALAMAR

Confinado Sant Jordi

Este enrole forzoso me ha pillado a contrapié, sin visitar librerías y con la biblioteca náutica en la casa de mis padres de Port de Pollença.

¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.