COMPETICIÓN

Comienza la 67ª Rolex Giraglia, la regata total

La 67ª edición de la clásica Rolex Giraglia se celebra entre el 7 y el 15 de junio. Su atractivo formato, que combina una serie de pruebas costeras en la bahía de St. Tropez con la regata de 241 millas que da nombre al evento, atrae este año a una flota internacional de más de 270 barcos.
JAVIER SOBRINO

Entre la representación española destacan el Aifos 500 de la Armada Española y el Porrón IX de Luís Senís, ganador de la serie costera de clase Swan 45 en 2018. Por segunda vez en su historia, la etapa oceánica de la Rolex Giraglia finalizará en Mónaco.



 


Independence Space 20 por ciento menos

El completo programa deportivo de la Rolex Giraglia comienza el viernes, 7 de junio, con un corto sprint desde Sanremo hasta Saint-Tropez seguido por una serie de regatas costeras en la bahía francesa desde el domingo 9 y hasta el martes 11 de junio. Este año, y por segunda ocasión en su historia, Mónaco acogerá la llegada de la prueba oceánica de 241 millas náuticas que da nombre a la Rolex Giraglia, y que comenzará en Saint-Tropez el miércoles, 12 de junio. La regata ya finalizó en Montecarlo en 2014 coincidiendo con la inauguración de la espectacular nueva sede del Yacht Club de Monaco (YCI) en Port Hercule, que volverá a acoger la entrega de premios final el sábado, 15 de junio. 

Nacida en 1953 para estrechar lazos entre Italia y Francia tras la Segunda Guerra Mundial, el evento supone una cita ineludible en el calendario anual de grandes regatas del Mediterráneo. Ejemplo de la relación de Rolex con deportes que demuestran compromiso, excelencia, precisión y espíritu de equipo, y con instituciones que personifican los mayores estándares de excelencia, la Rolex Giraglia es posible gracias la excelente relación entre clubes náuticos de la talla de la Société Nautique de Saint-Tropez (SNST) o el Yacht Club Italiano (YCI). “La Rolex Giraglia es una experiencia comunal”, explica el presidente del YCI, Nicolò Reggio. “La asociación resulta clave para el éxito de nuestro deporte, y es algo que nuestro club está realmente orgulloso de mantener. Trabajamos codo con codo con todos nuestros clubes colaboradores y con Rolex para desarrollar la Giraglia año tras año. Todos los involucrados compartimos los mismos valores: camaradería, competición igualada, dedicación, compromiso, espíritu amateur y enfoque profesional. Hacer el evento supone formar parte de la historia de la vela”. La Rolex Giraglia está patrocinada por Rolex desde 1998.

Alrededor de la roca Giraglia

El icono indiscutible de la regata larga que da nombre al evento es la roca Giraglia, que emerge apenas a una milla de la costa septentrional de Córcega y que ejerce de baliza de paso obligado para la flota. Aunque más corta que el resto de regatas oceánicas del dossier Rolex –como la Rolex Sydney Hobart (628 millas) o la Rolex Fastnet Race (605 millas)–, la Rolex Giraglia también es conocida por la exigencia de su formato. Su menor longitud requiere intensidad, poniendo un extra de presión en unas tripulaciones que apenas pueden descansar para conseguir el mejor rendimiento en condiciones a menudo inestables. La tradición indica que los vencedores suelen decidirse en las millas finales a meta. 

Robert Scheidt –quíntuple medallista olímpico, dos veces elegido Rolex World Sailor of the Year y actual embajador Rolex–, sabe muy bien los desafíos a los que se enfrentan los participantes. En 2009, navegando con Luna Rossa, vio cómo se escapaba la victoria en tiempo real en la aproximación final a la línea de llegada. Al margen de la decepción del resultado, el brasileño reconoce que el mero hecho de competir ya constituye todo un logro: “Una regata larga como esta es un desafío. Tu éxito es el del equipo. Hay tanto trabajo detrás... Conseguir llevar el barco a la línea de salida, preparar las velas, el palo, la tripulación,... Gestionar el paso del día a la noche, mantener a la gente descansada y en buena forma para que puedan realizar bien su trabajo. Es una regata fantástica con un entorno maravilloso. La roca Giraglia es particularmente especial”

Una flota heterogénea con participación española

La flota de 273 barcos que competirá por la 67ª Rolex Giraglia es todo un repaso a más de un siglo de historia de la navegación. Incluirá embarcaciones recién botadas junto a veteranas joyas como el cutter áurico de 31 metros Moombeam of Fife (1903) o el FI15 de 27,8 metros Mariska (1908), ambos diseños de William Fife. La participación del ketch de 54,9 metros Marie establece un nuevo récord absoluto como barco más grande de la historia de la regata. Brillar en las pruebas costeras, completar el recorrido alrededor de la Giraglia, lograr la victoria en tiempo real o alzar el Challenge Rolex Trophy como vencedor absoluto son los objetivos más populares entre los inscritos.

Máximo aspirante a la victoria en tiempo real este año es el Rambler de George David, monocasco más rápido en la Rolex Fastnet 2017 y cuatro veces vencedor en tiempo real en la Rolex Middle Sea Race. En la que será su primera Rolex Giraglia, el equipo de David tiene la mirada puesta en el actual récord de la prueba, establecido en 2012 por el maxi esloveno de 100 pies Esimit Europa en unas impresionantes 14 horas, 56 minutos y 16 segundos. Si la meteorología acompaña, el rápido diseño de Juan Kouyoumdjian es más que capaz de batir esa marca.  

Un año más, la flota española contará con representación en la línea de salida. No faltarán dos insignes participantes del circuito Swan One Design (para el que la Rolex Giraglia ejerce como tercera prueba puntuable de la temporada 2019): el ClubSwan 50 Aifos 500 de la Armada Española, patroneado por Ricardo Álvarez Maldonado, y el Swan 45 Porrón IX de Luís Senís, ganador de la serie costera de clase Swan 45 en 2018. También competirán por esta 67ª edición el Shipman 50 Moondance de Luís Gutiérrez Ramada, el Swan 56 Intriguede Joaquín Verona, el X46 X-Merit de Tito Moure y el Fortuna 12 Ascata III de Yamandú Rodríguez.