MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE

Un robot submarino vigilará los fondeos sobre posidonia

La máquina, modelo ROV Trident, cuesta unos 2.000 dálres, es capaz de alcanzar los 100 metros de profundidad y será manejado por técnicos del IBANAT
M.P.

El Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat) contará este año para su campaña de control de  los fondeos de embarcaciones sobre posidonia de un robot submarino capaz de alcanzar los 100 metros de profundidad.


One Palma

Este aparato (modelo ROV Trident) también ayudará en la localización de especies invasoras en el fondo de la mar o de especies protegidas o en peligro, como por ejemplo la nacra. Finalmente, también se empleará para detectar posibles escapes en emisarios o para hacer seguimiento de posibles accidentes marítimos. En todo caso, será manejado siempre por técnicos del Ibanat especialistas en espacios marinos protegidos.



Este nueva herramienta fue presentada ayer por el conseller de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, Vicenç Vidal, tras reunirse con diversos responsables de su departamento, el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, Demarcación de Costas, Ports IB, Capitanía Marítima, la empresa adjudicataria SOLRAC y el 112 para coordinar la que será la tercera campaña de protección a la posidonia en el mar balear.



El robot submarino ROV Trident, que tiene un coste de unos 2.000 dólares, graba imágenes a una resolución de 1080 píxels y dispone de una batería para permanecer sumergido durante tres horas.



La campaña de control empezará mañana en Ibiza y Formentera, mientras en el resto de Baleares arrancará el 1 de junio y finalizará el 30 de septiembre. Según informó el conseller Vidal, el año pasado, el Servicio de Vigilancia de la Posidonia llevó a cabo 50.467 actuaciones. Se comprobó que 45.218 embarcaciones estaban bien fondeadas, se obligó a cambiar la ubicación de 5.249 y se trasladaron 74 actas de denuncia a la Guardia Civil.



"Este año hemos mejorado en medios técnicos y humanos", afirmó Vicenç Vidal en una rueda de prensa en la que anunció que Ports IB, por primera vez, instalará señales informativas en los puertos de su jurisdicción para alertar sobre las prescripciones del Decreto de posidonia.



Este año se mantiene el número de 15 barcos dedicados exclusivamente al servicio. Estas embarcaciones harán trabajo cada día comandadas por los vigilantes o patrones, que se encargarán de informar, comprobar y asesorar a las embarcaciones de recreo porque fondeen sin dañar la posidonia.



Estas 15 embarcaciones de vigilancia se ampliarán hasta 28 cuando se incorporen barcas de apoyo de entidades colaboradoras como las de las reservas marinas y espacios naturales protegidos, la Guardia Civil y Agentes de Medio Ambiente (AMAs), indicó el conseller.



Los AMA, por su parte, también han adquirido equipación nueva: 15 neoprenos cortos y 15 equipos de aletas, máscaras y tubos, como también 4 cámaras de video y 8 cámaras de fotos sumergibles.