SECTOR NÁUTICO

SUCESOS

La Guardia Civil toma declaración a los tripulantes del Dream Land tras su llegada a Palma

Quedaron en libertad tras ser interrogados hasta las cinco de la mañana. Una patrulla de Fronteras custodia el barco en espera de su registro por la unidad de Policía Científica.
JOSÉ LUIS MIRÓ

El velero Dream Land, alquilado el 4 de enero para un chárter de 11 días por aguas de Baleares y cuya desaparición fue denunciada por el hijo de uno de sus tres tripulantes, arribó anoche, sobre las 23.00 horas, a su base en Palma sin más novedad que una rotura en la vela mayor. El patrón de la embarcación, Álvaro Aguirre, contactó por radio con la empresa de alquiler cuando se encontra a seis millas de la bocana del puerto de Palma y solicitó permiso para amarrar el barco y dirigirse a su hotel a descansar con el resto de la tripulación antes de realizar el check-out. 



La Guardia Civil, que investiga las extrañas circunstancias que han rodeado la travesía, aguardó la llegada del barco y, tras una breve conversación con el patrón, decidió trasladar a los tripulantes a la Comandancia de Palma para tomarles declaración. Tras el interrogatorio, que se prolongó hasta las cinco de la mañana, quedaron en libertad y se dirigieron a su hotel. 



Ante la imposibilidad de solicitar un precinto judicial entre la noticia de la arribada del velero y su atraque, los responsables de las pesquisas acordaron vigilar el acceso a su interior. Una patrulla del grupo Fiscal y de Fronteras de la Guardia Civil se encuentra apostada frente al Dream Land para garantizar que nadie sube a bordo antes de la llegada de la unidad de Policía Científica.



José María Jiménez, propietario de la empresa armadora, ha asegurado que el Dream Land se encuentra en aparente buen estado. "Nos han dicho que tiene una rotura en la mayor y hemos visto cinta en el carro de esta vela, dos averías sin demasiada importancia", explicó Jímenez, quien el 18 de enero denunció la apropiación indebida del barco y asegura que temió perderlo. "Han sido días de mucha incertidumbre; de hecho, aún no sabemos qué ha pasado", añadió.



El Dream Land fue alquilado el 4 de enero en el puerto deportivo Lonja Marina Charter, situado en el puerto de Palma. El contrato limitaba la navegación a aguas de Baleares; sin embargo, puso rumbo a Italia. El hijo de Álvaro Aguirre denunció la desaparición de su padre el 11 de enero e inició una campaña de recogida de firmas para solicitar que Salvamanto Marítimo saliera a buscarlo. El 23 de enero se produjo el primer contacto de la tripulación con tierra desde su salida. Álvaro Aguirre llamó por teléfono a su hijo y le informó de que estaba navegando cerca de Sicilia y se dirigía a Siracusa con la mayor rota, pero insisitió en que no era necesario que nadie fuera a recatarle. El 4 de febrero, el día en que se cumplía un mes desde el inició de la travesía, el patrón comunicó por vía telefónica a la empresa de chárter que estaba en Palermo y que pondría rumbo a Palma en cuanto amainara el temporal.


Clegss