free porn videos free sex movies https://www.finans20.com/finans/ https://www.patisahiplen.com/ad_category/kedi/ buca escort izmir escort ankara escort ankara escort travesti porno izle altyazılı porno altyazılı porno

«En el mar me siento en otro mundo»

VELA LIGERA

DONES DEL VENT

«En el mar me siento en otro mundo»

María Perelló Mora (Palma, 2005), campeona del mundo de Optimist en 2017 y 2018, es la regatista infantil del momento en España
EMPAR ISABEL BOSCH

María Perelló Mora (Palma, 2005), estudiante de 2º de ESO en el colegio Sant Francesc, es la vigente campeona del mundo de vela en clase Optimist, título que ya obtuvo el año anterior. 

A sus trece años ha conquistado prácticamente todos los galardones que ha disputado. Campeona de la Copa de España 2017 y campeona de España 2018, también obtuvo en el año que acaba de concluir el bronce por equipos en el Campeonato del Mundo. 



Cuenta que entrena tres días a la semana: los viernes, después del colegio, de 15 a 18 horas; los sábados, de 10 a 18 horas, y los domingos, de 10 a 14 horas. Asegura que las competiciones no interfieren en sus estudios aunque algunas veces los viajes la obliguen a faltar a clase; de hecho, en 2016 fue distinguida por el Govern de les Illes Balears por su condición de deportista con mejor expediente escolar.  Sus asignaturas favoritas son Historia y, por supuesto, Educación Física. 

Se inició en la vela el verano en que había cumplido los cinco años en el mismo club náutico en el que todavía entrena, el de s’Arenal (Llucmajor), próximo a su domicilio.  La vela fue al principio una actividad en la que transcurrían los veranos de su infancia pero, cumplidos los nueve años, empezó a navegar también durante los fines de semana de invierno. Dice que, al principio, le daban miedo las olas y el viento pero que ahora el mar le proporciona seguridad y que le gusta estar sola a bordo: «Me siento como en otro mundo».

La madurez de su mirada y sus gestos se expresa también en lo parco de sus palabras de joven mujer del mar. Atiende las preguntas con la serenidad propia de quienes han afrontado tormentas.

Quienes siguen su trayectoria deportiva dicen de ella que se aúna a la embarcación en la que navega como una amazona que cabalga olas. Nunca ha sentido la pulsión de la pereza ni en los días de lluvia ni cuando los estudios y los exámenes se suceden en el calendario. 





Cuando el tiempo es benévolo recorre con su amiga Marta Cardona el trayecto que discrurre entre  su casa y el club náutico en bicicleta y dejan transcurrir juntas todas las horas posibles bien en el mar bien en las instalaciones del club,  donde celebran su amistad y su mutua afición. Perelló y Cardona navegarán y competirán juntas a partir del próximo verano en clase 420, aunque a ellas les gustaría estrenarse en FX o en 29er. 

Del club que es el suyo dice que lo siente como su casa y que allí se reúne con sus amistades más próximas, con las que comparte pasión y entrenamientos.

De las competiciones disfruta los viajes y conocer gente nueva con la que compartir experiencias de navegación. Acude a las competiciones siempre con su entrenador, Adrián Barceló, y a veces también con sus padres, quienes la acompañan en su afición pero nunca la presionan. 

Le gusta ganar, para eso compite, explica, pero no se enfada si no lo consigue: «Pienso que a ver si la próxima vez lo hago mejor».

Desde su más tierna infancia siempre quiso ser la primera, también en la fila del patio del colegio. Es competititva por naturaleza, le gustaría dedicarse profesionalmente a la vela y participar en unos Juegos Olímpicos.

Detesta la playa si no es para practicar windsurf, otro deporte que la apasiona. Antes de la vela, probó el badminton, la gimnasia rítimica y la danza, pero dice que ninguna actividad le gusta tanto como navegar.

De su primera competición recuerda que le dieron una embarcacion nueva y que la regata le fue muy bien. Conserva en su habitación la mayor parte de sus trofeos pero son tantos que algunos están guardados en cajas. No quiere deshacerse de ninguno.

Ha disputado competiciones en puntos geográficos tan distantes entre sí como Tailandia o Chipre, destinos que en su joven memoria son de la campeona del mundo que es. Le averguenzan las entrevistas que se suceden a lo largo de su carrera deportiva una tras otra pero lo que menos la intimida del mundo es la soledad en el mar.

 


FAN MALLORCA 2