PUERTOS

UNA OBRA POLÉMICA

Gual califica de «desafío al Estado de derecho» e «insumisión» las quejas de los socios del Molinar

Los amarristas han protestado por la urgencia de la APB por desalojarles para iniciar la reforma del puerto en periodo electoral. La ACNB advierte: "Si hay nuevo concesionario, tendrán que poner el barco bajo una higuera".
JOSÉ LUIS MIRÓ

El presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares, Juan Gual, ha calificado hoy de “desafío al Estado de Derecho” las protestas del Club Marítimo del Molinar por la pérdida de su concesión de 101 años y la obligatoriedad de trasladar los  barcos a un pantalán flotante situado en Es Portitxol.



En declaraciones a Radio Nacional de España (RNE), Juan Gual ha asegurado que “estas actitudes de desafío al Estado de Derecho son insólitas en Baleares”. El presidente de la APB ha asegurado haber hablado con otros colegas del resto de España y le han dicho que “no se habían encontrado nunca con una insumisión de este tipo”.



La “insumisión” de la que habla Gual parece referirse a las quejas de los amarristas y a las críticas recibidas los últimos días por su proyecto de adecuación del puerto del  Molinar, que, según denunció el pasado viernes la Asociación de Clubes Náuticos de Baleares (ACNB), “no garantiza la continuidad del club”, contrariamente a lo prometido en febrero de 2017 por la APB a los socios de la entidad.



Entonces Gual dijo que el organismo portuario aceptaría el proyecto que le presentara el club siempre y cuando no contemplase la ampliación de las instalaciones. La realidad, dos años después, es que la APB ha hecho su propio proyecto y el Club Marítimo del Molinar deberá concurrir a un trámite de competencia si quiere conservar la gestión de la dársena.



El plan Gual no ha sido del agrado ni del Club Marítimo ni de la ACNB, que temen que la zona se convierta en un “beach club”.



Miquel Suñer, presidente de los náuticos de Baleares, ha asegurado a la misma emisora que los socios de Es Molinar temen no volver a su amarre de toda la vida. “Si entra otro concesionario –ha declarado–, tendrán que poner el barco debajo de una higuera”.


Skipper Sailing