PUERTOS

UNA OBRA POLÉMICA

La APB precinta el restaurante del Club Marítimo Molinar

Alega razones de seguridad, pero el club dice que hay un contrato en vigor y que no le consta que el cierre esté autorizado por un juez
JOSÉ LUIS MIRÓ

La APB ha precintado hoy el restaurante del Club Marítimo del Molinar de Levante (CMML) alegando “motivos de seguridad”. Según ha informado el presidente de la entidad náútica, Rafael Vallespir, un policía portuario se ha personado esta mañana en las instalaciones y ha colgado con unas bridas un cartel en el que se lee: “Se informa que (sic) la Autoridad Portuaria de Baleares ha ordenado, por motivos de seguridad, la paralización y cese de la actividad del local restaurante. Disculpen las molestias”.


Icrea Soluciones

Vallespir ha asegurado que no le consta que la paralización esté avalada por un juez y, por tanto, la considera “sin valor”. Asimismo ha explicado que el concesionario del restaurante tiene un contrato en vigor y que un eventual cierre le obligaría a despedir a los trabajadores. El CMML gestiona provisionalmente el puerto en virtud de una Autorización de Ocupación Temporal (AOT).



 “Nuestros asesores jurídicos nos han dicho que esto lo tiene que autorizar un juez. Aquí hay un plan de obra aprobado y no se ha justificado la razón de seguridad que aduce la APB para no cumplirlo. En cualquier caso, es evidente que para proceder al desahucio de un negocio se requiere una autorización judicial que aquí no ha visto nadie”, ha añadido.



La APB  ha iniciado la obra de reforma del Club Marítimo del Molinar después de que expirara la concesión de esta entidad, la más antigua del sector portuario de  Baleares.  La intención de este organismo público es realizar la reforma del puerto con sus propios recursos económicos y luego convocar una competencia de proyectos para la gestión del puerto y el restaurante.  



La situación en el barrio del Molinar es de mucha tensión, dado que los socios del Club Marítimo temen no poder recuperar sus amarres (de momento están ubicados provisionalmente en un pantalán flotante de Es Portitxol) y un número creciente de vecinos y comerciantes  se opone a que las obras causen molestias durante el  verano.



Este malestar se ha plasmado en la recogida de 700 firmas solicitando la paralización de la reforma y de un mayor consenso con la comunidad afectada. La APB, sin embargo, ha contraatacado con el precinto del restaurante  y ha trasladado al club su firme intención de seguir adelante con su plan “cueste lo que cueste”, de acuerdo con una fuente del propio ente público.



El presidente de la APB, Juan Gual, es el principal valedor de un proyecto que cuenta con el apoyo incondicional de los partidos del Pacte de Progrés y de los grupos ecologistas locales, pero al que se resisten cada vez más vecinos de la zona.



La relación personal entre Vallespir y Gual tampoco contribuye, que se diga, a pacificar la situación. El presidente del Club Marítimo ha denunciado ante la Policía al de la APB por coacciones, después de que éste fotografiara a su familia y le enviase las imágenes a través de la aplicación Whatsapp. A raíz de este incidente, el Club Marítimo del Molinar ha recusado a Gual, invocando “enemistad manifiesta”,  para que no pueda participar en ninguna decisión que incumba a la entidad.  Esta recusación deberá debatirse en el Consejo de Administración de la APB.    



Los principales partidos políticos que concurren a las elecciones autonómicas del 26 de mayo –a excepción de VOX y Ciudadanos– se han mostrado claramente a favor de que el puerto del Molinar sea transferido al Govern balear y deje, en consecuencia, de estar bajo competencia de la Autoridad Portuaria de Baleares, organismo que depende del Ministerio de Fomento y que no aplica en sus concesiones la Ley de Puertos de Baleares, sino la del Estado.



PP, PSOE, Més y PI opinan que las dársenas deportivas situadas en los puertos de interés general deberían ser transferidas a la comunidad autónoma, mientras que Ciudadanos no termina de tenerlo claro y Vox se manifiesta contrario a cualquier nueva cesión de competencias.