MEDIO AMBIENTE

ESTUDIO

La isla del Toro es la Reserva Marina con más biomasa de Baleares

El valor medio logrado en 2018 cuadruplica el de 2005 según un muestreo elaborado por la Conselleria de Medio Ambiente.
M.P.

La isla del Toro, situada en el municipio de Calviá, es el lugar con mayor biomasa de entre los 36 puntos estudiados en un muestreo de las reservas marinas de las Islas Baleares. La última campaña de seguimiento de los peces de hábitats rocosos litorales ha registrado en ese lugar un valor de 34,8 kg/250 m2, superando al Faralló de Cala Gat (en la Reserva Marina del Levante de Mallorca) y s’Espardelló (en la Reserva Marina dels Freus de Ibiza y Formentera) como los puntos de mayor biomasa.


Port Adriano

Dentro de la misma Reserva Marina del Toro, el espacio de Rafalbeig (9,3 kg/250 m2) también se sitúa a los lugares con mayor biomasa, con un valor prácticamente idéntico al de s’Espardell (reserva integral dentro de los Freus de Ibiza y Formentera).



La biomasa total del conjunto de especies vulnerables ha aumentado de manera continua en la reserva del Toro. El valor medio logrado en 2018 (16,2 kg/250 m2) cuadruplica el de 2005.



Otro indicador del efecto que produce la reserva en la fauna es la distribución de la biomasa entre especies, que ha mostrado una evolución muy clara en el Toro. Se ha pasado de una comunidad íctica dominada por espáridos (principalmente el sargo, Diplodus sargus, y la variada, Diplodus vulgaris) a una donde especies longevas y de elevado nivel trófico (como la corvina, Sciaena umbra, y el mero, Epinephelus marginatus) suponen la mayor parte de la biomasa. Esta tendencia ha continuado el 2018, y ha pasado de una contribución conjunta de la corvina y el mero del 50% en 2016, al 65% en 2018.



El mero continúa exhibiendo signos de recuperación en la reserva del Toro con un importante aumento de ejemplares desde 2005. Esta tendencia es paralela a la de la densidad, contando también con un aumento de las tallas.



El caso de la corvina es parecido. En el Toro muestra una recuperación ininterrumpida a lo largo de toda la serie, con factores de incremento interanuales de biomasa muy elevados. La Reserva Marina de la isla del Toro fue creada en 2004. Desde entonces, se han llevado a cabo campañas de seguimiento de los peces de hábitats rocosos litorales.



Esta serie temporal, que lleva 14 años desde su creación, corresponde a los muestreos del llamado estrato superficial, entre 0 y 15 metros de profundidad. El método de muestreo empleado para este seguimiento es un método no destructivo que se usa a la mayoría de áreas marinas protegidas (AMP) mediterráneas, el cual consiste en censos visuales con escafandra autónoma.