MEDIO AMBIENTE

ESTUDIO

Hallan dos ejemplares vivos de nacra en aguas de Cabrera

Buceadores del Centro Oceanográfico de las Baleares han encontrado los moluscos, que sufre actualmente una epidemia de mortandad extrema
M.P.

Personal del Centro Oceanográfico de las Baleares-Instituto Español de Oceanografía (COB-IEO) ha encontrado dos ejemplares vivos de nacra (Pinna nobilis) en aguas del Parque Nacional de Cabrera.


El hallazgo se ha realizado en el marco de un programa piloto, iniciado a principios de este año, por el Servicio de Protección de Especies de la Consellería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, que tiene como objetivo localizar y preservar ejemplares de este molusco bivalvo endémico del Mediterráneo.



La nacra sufre actualmente una epidemia de mortandad extrema que, en solo tres años, la ha extinguido prácticamente de las costas españolas, se va extendiendo por todo el Mediterráneo y pose en riesgo serio la pervivencia de la especie.



En las Islas Baleares, los últimos dos años, se han detectado media docena de ejemplares que, aparentemente, han resistido el ataque del parásito que provoca este episodio de extinción masiva. Esta cantidad, a pesar de que representa una cantidad ínfima del número de nacras que había en aguas del archipiélago, supone una esperanza en orden a la recuperación de la especie en el futuro.



Algunos de estos ejemplares ya han sido trasladados a lugares más seguros, con unas condiciones que minimicen los riesgos que, más allá del parásito, afectan la especie, como la recolección ilegal, la contaminación, el impacto de anclas o los depredadores naturales. El último ejemplar se trasladó, con éxito, a aguas de Cabrera, el pasado día 29 de abril, coincidiendo con la conmemoración del cumpleaños del Parque Nacional.



El proyecto piloto cuenta con el asesoramiento científico del COB-IEO y estará en marcha hasta el mes de noviembre. La Consellería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca ha realizado un llamamiento a pescadores, navegantes y a todo el mundo que buceen en aguas de Baleares para que comuniquen inmediatamente la localización de cualquier ejemplar vivo que encuentren pues aseguran que la colaboración es fundamental para la preservación de esta especie que se encuentra en una situación crítica.



En este sentido, hay que destacar que dos de los cuatro ejemplares encontrados este año han sido por observadores particulares.