MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE

Menorca se convierte en la mayor Reserva de la Biosfera marina en el Mediterráneo

La UNESCO aprueba ampliarla hasta las 514.485 hectáreas y supone incorporar la zona marina que rodea la isla desde la costa hasta 12 millas mar adentro.
M.P.

La Reserva de Biosfera Marina de Menorca se ha convertido en la más grande del Mediterráneo con la aprobación ayer, miércoles 19 de junio, por parte de la Unesco en París de la ampliación de sus límites, de las 71.191 hectáreas actuales a las 514.485.


RCN Port de Pollença

La aprobación del proyecto de ampliación supone incorporar la zona marina que rodea la isla desde la costa hasta 12 millas mar adentro, lo que servirá para aplicar mejores políticas de sostenibilidad en el medio marino en torno a dos zonas núcleo: el de S’Albufera des Grau y la reserva marina del norte de la isla.



La decisión entra en vigor de forma inmediata e implica multiplicar por siete esa reserva establecida en 1993, por lo que si bien hay otras Reservas de Biosfera más grandes en su totalidad, “esta es la primera que tiene una mayor reserva marina en cuanto a superficie que su propio territorio”, aseguró la presidenta del Consell de Menorca, Susana Mora.



Cuando en 1993 se declaró la Reserva de Biosfera de Menorca no se incluyó la parte marina y fue la propia Unesco la que invitó a la isla a presentar el proyecto de ampliación, en un proceso que ha durado dos años, el tiempo de recuperar los datos científicos, ver dónde están las zonas más sensibles y más amenazadas y buscar el consenso social con los sectores socio económicos.



El informe elaborado por el Consell de Menorca fue presentado en 2017 al Comité Español del programa MaB de la UNESCO, con el objetivo de recibir la aprobación y ha contado con el apoyo de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar del Ministerio para la Transición Ecológica del Gobierno y de la conselleria de Medio Ambiente del Govern.



En el espacio marino incluido en la Reserva de Biosfera de Menorca se han identificado en total 10 tipos diferentes de hábitats, que se pueden subdividir en 24 categorías o subtipos diferentes. Su estado de conservación se considera entre bueno y muy bueno, sobre todo en comparación con los hábitats de las costas continentales, constituyendo una muy buena representación de los hábitats marinos típicos del Mediterráneo Occidental.



En cuanto a las especies, destaca la gran cantidad de aves y cetáceos que viven de forma permanente o bien utilizan el área como espacio de paso y alimentación. Destaca la abundancia de delfín mular, el delfín listado, el cachalote o el calderón. Aunque no tan común, puede divisarse también el delfín común y la ballena con pico de Cuvier. También se pueden llegar a observar rorcuales aunque son más comunes a otras zonas del Mediterráneo más productivas como el Golfo de León.