CRUCERO

COMPETICIÓN

La Superyacht Cup Palma levanta el telón con la Pantaenius Race

Huckleberry, Velsheda y el Win Win, diseñado por el mallorquín Javier Jáudenes, son los primeros líderes de la competición que se estrenó ayer en la Bahía de Palma. 
M.P.

El Nilaya, un balandro de casco oscuro y velas negras de 34 metros de eslora, ha sido el primero en atravesar la línea de salida de la Pantaenius Race, prueba inaugural de la Superyacht Cup Palma, que ha comenzado con la flota de Clase A.


Club de Mar

Si bien la llegada en tiempo real ha sido totalmente inversa al orden de salida, tras la compensación de tiempos aplicada con el sistema ORCsy, la embarcación diseñada por el mallorquín Javier Jaudenes, Win Win, se hacía con la victoria del día en su clase, seguida de Open Season y con Nilaya en tercera posición. El Win Win ya ha sido el campeón de su clase en las últimas dos ediciones de la regata, y vencedor general en la edición de 2016.



La Clase B ha protagonizado sin duda la competición más reñida, con el actual defensor del título, el Clase J Velsheda haciéndose con la victoria tan solo 15 segundos por delante de su compañero de Clase J, Topaz. “Siempre vamos muy igualados y nos encanta empezar juntos - jugamos limpio pero jugamos duro” señaló el proa de Topaz, Peter Holmberg. “Está muy bien competir contra Velsheda, que es la referencia de la clase, con su velocidad y su trabajo de equipo, siempre lo hacen muy bien”, aseguró.



La jornada también ha estado muy disputada en Clase C, con los tres primeros barcos separados entre sí por tan solo 37 segundos en tiempo compensado. Huckleberry, que debuta este año en la Superyacht Cup, ha logrado una ajustada victoria sobre el yol Espíritu de Tradición Bequia, con el clásico moderno Kealoha, de Hoek Design, completando el podio. Por su parte, la goleta de 52 metros Meteor, la embarcación más grande de la regata, se lleva a casa el cuarto puesto del día.



“Pensábamos que iríamos más cerca de Bequia, pero es genial haber estado tan igualado con Huckleberry. Nos estamos divirtiendo mucho a bordo, tenemos una tripulación feliz y un propietario feliz”; aseguraba el skipper de Kealoha, James Saddington.



Tras las competición en el mar, los propietarios, invitados y tripulaciones ha podido disfrutar de un tiempo de relax en la popular Happy Hour ofrecida por Southern Spars, tras la que se ha celebrado la entrega de trofeos y la Superyacht Cup Dock Party.